• En la imagen se puede ver a Roberto en la entrada central del Museo del Louvre en París
  • Fotografía del año 2010 cuando estuvo becado en Inglaterra, en el Writtle College, cerca de Londres
  • Roberto junto a sus amigos Elisabeth del Río y César Núñez en Torre Eiffel
Crédito fotografía: 
Cedida
A un año de su viaje a España, Roberto fue diagnosticado de cáncer, enfermedad que frenó sus planes laborales y lo supeditó de por vida a un tratamiento médico. Tras un camino de transformación interior, se convirtió en coach y orientador espiritual, labor que desarrolla en Francia, donde actualmente reside, y que pretende difundir en la región de Coquimbo

Una aventura que estaría cargada de éxitos profesionales, se transformó en un viaje de autoconocimiento. Hace 14 años Roberto Salinas se desempeñaba como agrónomo en el Centro Regional de Investigación Agropecuaria, cuando decidió dejarlo todo por ir a perfeccionarse a Europa.

Si bien llevaba una carrera ascendente en la región de Coquimbo, se dejó llevar por una fuerte corazonada. Fue así como en el 2004 comenzó un doctorado en zonas áridas en España, donde vivió siete años. “Tenía la certeza profunda de salir de Chile, es algo inexplicable. Era una fuerza interior que era capaz de mover cielo y tierra por cumplirlo”, cuenta a El Día.

"He tenido la suerte de vivir fuera de Chile, de hablar tres idiomas, de ser doctor y tengo la fortuna de haberlo perdido todo. Y desde el vacío, puedo contribuir a la elaboración de sueños", Roberto Salinas, viajero 

Luego de un año de logros académicos, un examen médico cambió su vida para siempre. Salinas fue diagnosticado de leucemia mieloide crónica, enfermedad cuyo tratamiento en Chile tenía un valor de tres millones ochocientos mil pesos al mes, mientras que en varios países del continente europeo era gratuito.

“Mi sorpresa fue que en abril de 2005 todos mis planes cambiaron drásticamente. Un día me sentía un poco enfermo y fui al médico, me mandaron de urgencia al hospital y me dijeron que tenía una enfermedad que no tenía cura, pero afortunadamente sí tenía tratamiento. Nadie sabe cuánto tiempo va a durar”, relata.

Fue una etapa dura, un proceso de constante cuestionamiento. “Uno a veces planifica cosas y te salen por otro lado. Me tocó enfermarme, adelgazar siete kilos en dos meses, me toco quedarme sin ningún recursos económico, perder mi empleo, quedar lejos de mi familia y perder el contacto con mis hijos”, recuerda.

Está consciente de que si su decisión hubiera sido regresar a Chile, lo más probable es que estuviera muerto. Con esfuerzo y la ayuda de grandes amigos, Roberto Salinas ha construido una vida en España, Inglaterra y Francia, donde reside actualmente. “Aprendí a ser mucho más humilde, a cambiar mi mirada frente a la vida y comencé a preguntarme cosas”, señala.

Como resultado de este complejo camino de superación, el ingeniero y doctor, comparte su experiencia a través de su asesoría personal como coach, promotor de felicidad y orientador espiritual. Además de las charlas presenciales, también cuenta con un canal de Youtube llamado “revela2”.

Tocar fondo

Escapando de la gran crisis económica que afectó a España el 2008, Roberto se trasladó a Francia, hasta donde llegó junto a su pareja colombiana, de profesión psicóloga. Según cuenta, los primeros años vivieron en una habitación y ahora ya cuentan con un pequeño departamento que posee un hermoso jardín.

Fue un periodo duro de cuestionamiento y falta de recursos. “Viví una crisis profunda cuando llegué a París porque por un lado interrumpí mi tratamiento y comencé a ponerme débil, y por otro no tenía ni para pagar el alquiler. Caí en la crisis más importante en la historia de mi vida y dije basta, decidí salir de esa situación tan desesperada”, relata.

“Fue el camino de una serie de preguntas, pero aprendí que incluso en los momentos de más desesperación no tenemos que perder la calma. Me puse a pensar para qué era bueno, en qué podía aportar. La respuesta fueron mis conocimientos de informática y comencé a ganarme la vida así y hasta el día de hoy tengo buena clientela”, agrega.

Mientras reparaba computadores, estudiaba a destacados autores relacionados con el autoconocimiento. De esta manera, explica que “logré un back ground tan grande, recabé tanta información espiritual además de mi testimonio de vida, que escribí un libro que se llama ´La maravillosa experiencia del ser´”.

Inminente regreso

Luego de 14 años alejado de su país, Roberto Salinas estuvo de visita hace unas semanas en La Serena, donde vive su familia. Si bien estuvo sólo unos días, asegura que piensa volver para dar a conocer su mensaje y ayudar a que las personas puedan construir sus sueños, sin miedos ni vacilaciones.

“Quiero volver a dar esta nueva mirada, esta liberación del ser para que las personas puedan emprender con éxito. De todos los revolcones que me ha dado la vida, he tenido la suerte de vivir fuera de Chile, de hablar tres idiomas, de ser doctor y tengo la fortuna de haberlo perdido todo. Y desde el vacío, puedo contribuir a la elaboración de sueños”, expresa. 6001i

Recomendaciones para viajeros

Desde su experiencia, Roberto Salinas le entrega un sabio consejo a quienes están interesados en emprender una aventura fuera del país. “Es curioso porque queremos salir y conocer, cuando en realidad el único viaje que estamos haciendo es el interior, que confirma aquello que nosotros siempre hemos sabido”, comenta.

Respecto a la realización de los sueños, argumenta que “la mente te dirá que es muy caro, que no es posible o que da miedo, pero la mente no sabe, realmente tu voz interior es la que sabe”, agregando que “es importante irse con una idea clara, mi recomendación es que salgan de Chile con un plan”.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X