• Gracias a una alianza con la Corporación de Turismo de Coquimbo, Matías y Paulina son considerados los embajadores de la comuna puerto en el mundo.
  • Según su planificación, serían alrededor de 18 meses de viaje desde la Patagonia hasta Alaska, tiempo suficiente para volver a su tierra natal, Coquimbo.
  • Durante sus primeros días de viaje, Matías y Paulina se han dado tiempo para visitar a amigos que tienen en distintos puntos de Chile.
Crédito fotografía: 
Cedida
A más de un mes de iniciada la aventura sobre ruedas de Matías Rovano y Paulina Rojas, el periodista coquimbano desclasificó a El Día detalles de la primera etapa de su viaje, que tiene como objetivo recorrer desde la Patagonia hasta Alaska. Según relata, las inclemencias del tiempo no han sido impedimento para llevar a cabo la travesía.

El pasado jueves 12 de abril quedará en la memoria del joven coquimbano Matías Rovano (33), quien concretó uno de los principales anhelos de su vida. Y es que el mismo día de su cumpleaños se aventuró junto a su pareja Paulina Rojas (27) en un viaje en moto, que los tendrá durante un año y medio recorriendo las maravillas del continente americano.  

Los embajadores de Coquimbo en el mundo, quienes partieron la travesía en el lugar de la gigantografía en Peñuelas, se encuentran en la ciudad de Coyhaique, donde se quedarán al menos tres días. En las próximas semanas pretenden llegar al punto de partida en Ushuaia, Argentina para emprender su camino hasta Alaska en América del Norte.

En conversación con El Día, Matías relata que “ha sido bien intenso y hemos avanzado más lento de lo que habíamos planificado, porque como estamos viajando sin apuros nos hemos quedado más tiempo en lugares que nos gustan, como Pucón y Pichilemu. Ahora estamos en la carretera austral donde llevamos varios días”.

Como la mayoría de las historias presentadas en la sección “Coquimbanos por el mundo”, Matías y Paulina dejaron todo para apostar por nuevas experiencias. Él se desempeñaba como jefe de comunicaciones de Andes Iron y ella, sicopedagoga, trabajaba en una escuela de la comuna de Huasco en la región de Atacama.

Sobre sus proyectos antes del radical cambio de vida, comenta que “mi sueño como cualquier profesional era desarrollarme y tener una vida estable, pero de un momento a otro sentí la inquietud por viajar y decidí que era mucho más interesante que tener una vida rutinaria. Es mejor explorar, conocer, vivir de otra manera e interactuar con diferentes culturas”.

En este sentido, el motoquero de corazón expresa que junto a su pareja, “andábamos buscando tener una aventura interesante que contar en el futuro, una transición en la vida, romper un poco la rutina y conocer otras realidades, pese a que tenía un trabajo bueno”, argumentando que “viajar en una de las cosas que más experiencias y lecciones te deja”.

Primeras complicaciones

Si bien cuentan con un equipo técnico y protecciones adecuadas, admite que una de las principales complicaciones han sido las inclemencias del tiempo. “Lo más difícil que hemos sobrellevado en este mes de viaje ha sido el frío. Como estamos en el inicio del invierno en la zona sur de Chile, se nota mucho el cambio climático”, reconoce.

Por esta razón, la pareja se encuentra en constante actualización de la ruta a seguir, indicando que “estamos analizando permanentemente los pasos, dado que las carreteras se congelan, se escarchan en las mañanas y eso es bastante riesgoso para conducir. La idea no es tomar riesgos innecesarios que podrían terminar anticipadamente nuestro viaje”.

Por otra parte, Matías Rovano se declara feliz y conforme con la decisión que lo tiene viviendo los días más vertiginosos de su historia. “Hemos conocido harta gente y también pasado a ver a amigos que tenemos repartidos por el país, así que desde ese punto de vista todo ha salido impecable”, comenta.

Embajadores de la comuna puerto

Gracias a una alianza con la Corporación de Turismo de Coquimbo, Matías y Paulina son considerados los embajadores de la comuna puerto en el mundo. Y eso no es todo, porque también cuentan con el apoyo de varias empresas que les han ayudado a financiar costos de alimentación, alojamiento y mantención de la motocicleta.

Además de los distintos auspicios que han posibilitado en gran medida la travesía, Rovano detalla que también se sustentan en base a ahorros y proyectos personales. “Yo junté plata durante un tiempo, vendí algunas cosas antes de partir y dejé un par de negocios andando en Coquimbo que me generan recursos mensuales”, señala.

Para quienes quieran conocer detalles del viaje de estos dos aventureros, pueden revisar la página web de Matías Rovano, www.elrovano.com que tiene asociadas las redes sociales o el Fan Page e Instagram de Paulina, pautagonialaska. Su meta final es editar un libro  en que se presenten  las historias que descubrieron en este recorrido y también llevarlo a un trabajo audiovisual.

Hogar hay uno solo

Según su planificación, serían alrededor de 18 meses de viaje desde la Patagonia hasta Alaska, tiempo suficiente para volver a su tierra natal. En esta línea, Rovano asegura que regresará a Coquimbo, señalando que “independiente que haya lugares que me gusten, tengo tomada la decisión de vivir allá”.

Al estar lejos de su comuna querida, expresa que “extraño a mi familia y a mis amigos, la distancia es lo que cuesta harto. Ha sido lo más duro hasta ahora, pero se compensa con la gente que se va conociendo. Además he podido tener contacto con algunas personas que tenía vinculo solo a través de redes sociales, eso te va llenado el espíritu y el corazón”. 6001i

Recomendación para viajeros

La pareja coquimbana invita a las personas de alma cosmopolita a atreverse a cumplir sus sueños y principalmente a tomar la decisión.  “Lo más importante y lo más difícil es que deben tener la convicción de viajar porque no es fácil. A mí me costó harto tiempo decidirme y dejar un trabajo súper bueno con todo lo que significa. Hay que pensarlo bien y luego todo va fluyendo”.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X