• Nicolás Fernández es cocinero y estudió gastronomía en el Inacap de La Serena. Cuenta que desde siempre le gustó viajar y desde joven lo hizo solo. Su aventura por el mundo lo ha llevado a conocer muchos lugares y a establecerse en otro país para emprender.
Crédito fotografía: 
Cedida
La historia de Nicolás deja en evidencia los sacrificios que están dispuestos a hacer algunos por los sueños, el amor y la vocación.

A Nicolás Fernández siempre le gustó viajar y se imaginaba viviendo fuera de Chile, pero jamás pensó que sería Colombia la nación elegida. Lleva cuatro años en Neiva, una calurosa ciudad a seis horas al sur de Bogotá. Para su asombro, allá es donde transcurre su vida y consolidó un exitoso emprendimiento. 

El joven vicuñense de 31 años de edad vivió por más de 15 en Peñuelas con su familia. Estudió gastronomía en el Inacap y antes de culminar la carrera tuvo oportunidad de realizar una pasantía de cuatro meses en Estados Unidos. En esa época conoció a su esposa Aura María Monje. 

“Esa es una historia bastante larga. Estuvimos juntos allá cerca de un mes y medio, y luego de eso me regresé a Chile a terminar mis estudios. Ella se devolvió a su país. Así pasaron casi dos años y medio entre que yo venía para Colombia y ella para Chile, fue un poco difícil todo ese tiempo”, rememora Nicolás a través de una nota de voz por WhatsApp.  

RETOS EN LA SERENA

Posteriormente, Aura María decide mudarse a La Serena y en el 2012 se casaron por el civil. Aunque Nicolás trabajaba en un restaurante de la ciudad, su esposa, quien es ingeniero industrial estuvo por año y medio buscando trabajo, sin conseguirlo. 

Ella misma cuenta a El Día lo complicado que fue todo ese proceso, primero de homologar su título profesional, buscar trabajo en distintas empresas desde mineras, supermercados y bancos, hasta tener que entregar hojas de vida en locales comerciales que sabía “quedaban guardadas”.

“Eso para mí fue muy frustrante porque yo en mi país siempre trabajé (…) un día me llamaron del supermercado Santa Isabel, pasé todos los filtros y me hicieron la entrevista final, pero creo saber por qué no quede: la persona me preguntó que si tuviera oportunidad de regresar a Colombia lo haría y yo le dije que sí, que no lo dudaría un segundo”, narra Aura. 

Fue entonces que en 2013 les salió un viaje a Colombia en el que además aprovecharon de casarse por la iglesia. 

La pareja se casó  en el 2012 por el civil en La Serena y al año siguiente
viajaron a Colombia para casarse por la iglesia. Finalmente decidieron
radicarse de manera definitiva en Neiva

 

LA DECISION

Cuando era momento de volver Aura María le dijo a Nicolás que se quería quedar en su ciudad natal, ya que además de no conseguir trabajo en La Serena, la diferencia en las comidas y el constante frío de la ciudad, eran razones de peso para no retornar. 

“Yo le dije a mi esposo que no quería volver a Chile, no me sentía feliz ni realizada. Le dije que ya lo habíamos intentado allá y no funcionó muy bien así que le propuse que nos diéramos la oportunidad de tener una mejor vida acá en mi país”, comenta Aura María. 

La joven agradece que Nicolás la apoyara en su decisión, basado en que ella había tomado el riesgo previamente, porque su situación en Chile “siempre fue la misma desde el primer día en que yo había llegado”.

Dos meses después se instalaron de manera definitiva en Neiva, una localidad en la que hace mucho calor, según cuenta Nicolás. Aunque en un principio él pensó en cambiar de carrera, se les dio la oportunidad de abrir un restaurant. 

“Se llama La Cava y lleva cuatro años abierto. Está enfocado en vinos y en comida internacional. Nos ha ido muy bien, aunque hemos tenido altos y bajos como en todo negocio. Mi esposa también colocó un local de ropa, además los papás de ella tienen una empresa y nos apoyan mucho, entonces fue una muy buena decisión”, asegura.

La Cava es un restaurant  de comida internacional en el que también
se oferta gran variedad de vinos. Funciona desde hace cuatro años y tiene
buena puntuación  por parte de los usuarios en redes sociales. 

 

LA VIDA COMO INMIGRANTE

Ante el desafío de ser inmigrante, Nicolás y Aura María son claros en que no es fácil vivir el cambio cultural, estar lejos de la familia o los amigos, y disfrutar de cosas o lugares que hay en la tierra de origen. 

“(…) Chile al lado de Colombia tiene muchas diferencias.  Colombia es desordenado, hay mucha corrupción eso es lo más complicado. Otra cosa es que La Serena y Coquimbo tienen mar, el valle está a una hora, es ordenado, limpio y bonito. Entonces venir a otra parte tan diferente es un poco difícil”, manifiesta Nicolás.

En contraste, destaca que la cultura colombiana es muy buena porque la gente “es bien alegre,  están de fiesta, y siempre son positivos”, También reconoce que Colombia es un país hermoso, extenso y con variado clima y pasajes  que ha tenido oportunidad de conocer casi completo, por eso lo recomienda para visitar. 

En tanto Aura María explica que aunque su experiencia en Chile no haya sido totalmente buena, hay muchas cosas que  valora de la región de Coquimbo, como la seguridad y el orden. 

“Chile es un país muchísimo más desarrollado que Colombia, de eso no hay duda. La seguridad con la que uno vive allá no se compara con la de aquí (…) nos dimos la oportunidad de ensayar en Chile y no resultó, las cosas en mi país han sido diferentes pero hay sacrificios, aunque no se descarta la posibilidad de volver. Pronto en Colombia empieza la carrera presidencial y no sabemos lo que vaya a pasar, sin embargo por  el momento estamos bien acá, con nuestros negocios y cada uno ejerciendo la profesión”, reflexiona.

LO QUE MÁS SE EXTRAÑA

“Una de las cosas que yo más amo es el mar y eso ha sido muy difícil para mí”, dice Nicolás, al agregar que el más cercano en Colombia le queda a cuatro horas.

“Uno crece escuchando las olas, con las gaviotas y pelícanos,  con el olor a puerto. Me hace mucha falta la comida también, el pan como el de allá no se encuentra aquí, quisiera comer un pan francés con palta por ejemplo”, comenta. Por eso, indica que no descarta la posibilidad de hacer negocios en Chile en un futuro. “Ahora estamos saliendo adelante por un sueño, para que nos vaya bien”, concluye.

Nicolás y Aura María  se conocieron en el 2008, cuando realizaron pasantías
por cuatro meses  en Estados Unidos a través de un programa especial. 

RECOMENDACIONES PARA VIAJEROS

Nicolás da un consejo especial para los residentes de la región de Coquimbo que tienen en mente salir y conocer otros lugares, ya que según su percepción, conocer el mundo permite salir de la zona de confort y es algo que abre la mente. 

“Nosotros hemos podido viajar a varios países y también buscamos esas oportunidades. Además de conocer Estados Unidos, conocimos Aruba, República Dominicana y muchas partes de Colombia”, detalla. 

 Por eso su recomendación, más allá de los desafíos que puedan surgir en el camino es  es hacerlo, porque “la vida es corta y si tienes las ganas de hacer todo, hazlo”. 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X