• En su paso por Veracruz el grupo Ayelén realizó varias presentaciones, oportunidad en que fueron ampliamente reconocidos y aplaudidos por su calidad.
  • La cueca fue una de las representaciones de las tradiciones de nuestro país. Los bailes que mostraron recorrieron desde el norte a la Patagonia.
  • Isla de Pascua estuvo representada con bailes polinésicos. Es la primera vez que lo incluyen en su repertorio.
Crédito fotografía: 
Cedidas
La agrupación regional participó en un festival que se realiza en Veracruz, pero realizó presentaciones en otras localidades del país azteca, aquilatando experiencia internacional.

Una exitosa gira es la que realizaron los integrantes del grupo folclórico regional Ayelén por vera Cruz, México, oportunidad en que realizaron varias representaciones de bailes de nuestro país.

Sus integrantes y directores señalaron que se trató de una gira impresionantemente positiva que les sirvió para aquilatar experiencia internacional, pero también para representar los diferentes bailes de nuestro folclor.

El grupo fue invitado a participar de este festival el año pasado, por lo que estuvieron durante meses realizando actividades y presentaciones para reunir los recursos que les permitieran viajar a México.

Su directora, Margarita Bolvarán señala que el viaje surgió porque son parte de una página de internet donde aparecen todos los festivales folclóricos mundiales por lo que decidieron postular al encuentro de Las Culturas y Las Artes que se desarrolla en Veracruz, para lo cual debieron enviar todos los antecedentes del grupo, sus presentaciones y la trayectoria de los 38 años que tiene la agrupación folclórica, lo que les permitió ser seleccionados dentro de varios grupos nacionales que se postularon para representar a Chile y a la región de Coquimbo.

Una vez seleccionados prepararon la presentación que pondrían en escena, la que consistió en mostrar danzas de todo Chile, separadas en cuatro funciones en las que participaron

Bolvarán señala que la pasión que sienten por el folclor y las ganas de compartir otras experiencias las llevaron a trabajar duro para poder contar con los recursos que les permitieran viajar, ya que debieron costearse los pasajes los 20 bailarines que participaron y otros gastos, para lo cual recibieron un aporte de la municipalidad de La Serena.

De todas formas califican el paso por México como una experiencia maravillosa. “Yo insto a las agrupaciones postular a estos festivales, porque más allá de nosotros tener una trayectoria de 38 años en Chile, hemos tenido algunas experiencias fuera de nuestro país y eso nos insta a seguir creando, a seguir llevando y cultivando nuestras raíces”, señala su directora.

Una de las bailarinas que participó de este periplo, quien además es la tesorera de la agrupación, Andrea Araya, coincide en que fue un trabajo arduo de preparación, tanto en el escénico como en el tema de los recursos, ya que no solamente se debían costear los pasajes, sino que también vestuario para las puestas en escena.

Andrea Araya explica que comenzaron a preparar las presentaciones en el mes de noviembre del año pasado, especialmente las coreografías, puesto que hubo bailarines que debutaron como parte del elenco en los escenarios de México. “estamos muy orgullosos de ellos, porque la presentación que lograron en los escenarios fue espectacular”.

Destaca, por ejemplo que llevaron coreografías nuevas, como un cuadro de Rapanuí, que por primera vez incluían en el repertorio de Ayelén. “Fueron meses de mucho, mucho trabajo. El último mes antes de viajar a México eran ensayos casi todos los días de la semana”.

Señala a tono de broma que les decía que llegando de México no los querría ver ya que convivía con ellos casi más que con su propia familia, pero el esfuerzo dio buenos frutos y fueron muy aplaudidos por los mexicanos en cada presentación. “Cuando uno ve el resultado en el escenario, los aplausos del público en México, escucharlos gritar viva Chile, todo sacrificio de compensa”, indica la bailarina Andrea Araya.

LAS COREOGRAFÍAS

Las coreografías estuvieron a cargo de Gaspar Gómez, quien dice que se puso énfasis en llegar a la fibra del público en el escenario, ya que la persona que está apreciando el espectáculo no solamente es un observante pasivo, también es una persona que se incluye dentro del espectáculo, que es una de las características de Ayelén. “Nuestro sello no es solamente mostrar, sino que también hacer participar al público, ellos se incluyen”.

Gaspar Gómez dice que tanto es así, que en el público tuvieron a un chileno en la ciudad de Jico (Pueblo Mágico le dicen), donde, preservan y difunden de tal manera sus tradiciones que incluso aún mantienen sus calles empedradas. El connacional lleva 50 años residiendo en esa ciudad, procedente de Punta Arenas, y como dentro del cuadro de presentación dan una pincelada a la Patagonia, para este chileno fue tocarle el alma por lo que se emocionó hasta las lágrimas.

En las coreografías y bailes llevaron lo más representativo de nuestro país, porque dentro de los objetivos está “difundir nuestro folclor y nuestro país, por eso llevamos representaciones del norte, de la Patagonia, de huasos, campesinos y la parte polinésica, un cuadro que no teníamos, no porque no quisiéramos hacerlo, sino porque nos produce un profundo respeto la tradición de Rapanuí”, sostiene el director coreográfico Gaspar Gómez.

El grupo Ayelén, tras su periplo por México comienza a prepararse para una nueva incursión internacional, la que se planificará para el próximo año y buscan establecer sus actuaciones de este nivel realizando una gira internacional anual para el futuro.

EL IMPACTO CULTURAL

Consultados cómo los impactó la cultura mejicana, que está muy arraigada en su pueblo, Gaspar Gómez precisa que le llegó fuerte, ya que México no es solo mariachis ni rancheras, “es su gente, la que conocimos en Veracruz y Jalapa, que es donde hicimos como centro de acción. La gente es  el tesoro que tienen. Es tan cordial, tan educada, cariñosa con el extranjero y  si no fuese así es difícil que la gente vuelva, uno queda con ganas de volver, así de sencillo. Es tan cordial que uno se siente en casa, en ningún minuto nos sentimos fuera de Chile, porque es muy acogedora. Cuidan sus tradiciones y las quieren tanto, que la difunden con pasión y fuerza, que es lo que a uno le atrae y da envidia, porque tienen folclor los 365 días, así lo viven”.

Gómez dice que deberíamos aprender de cómo viven su folclor, su cultura, cómo venden su país, el turismo, ya que lo hacen en cada palabra, en cada espacio y movimiento. 1601

LA HISTORIA

El grupo folclórico Ayelén tiene una historia de 38 años. Cuenta con 20 bailarines (sin la parte musical). Cada uno de sus integrantes tiene actividades personales propias, lo integran profesores, estudiantes, kinesiólogos, matronas, vendedores, psicólogos, entre otros. Señalan que son prácticamente una familia, que se extrañan y que comparten en armonía

El grupo Ayelén, además, realiza desde hace 27 años los Encuentros Folclóricos Nacionales e Internacionales, lo que les ha permitido tener un público cautivo que participa activamente y no en menor número. También se suma el apoyo de la familia en cada actividad que realizan. De hecho, señalan que sin ese apoyo, por ejemplo, hubiese sido imposible viajar a México

Quienes sienten interés en sumarse a esta organización tienen las puertas abiertas, solo deben tener los conocimientos básicos de nuestro folclor, como mínimo bailar cueca.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X