• Captura de pantalla | Niñas Araña
Crédito fotografía: 
Cedidas
El cineasta ha cosechado excelentes críticas con su ópera prima, el filme “Niñas araña”, inspirado en un hecho policial sobre tres adolescentes que escalaban los edificios para robar.

El pasado 18 de mayo, en las salas de cine de todo el país, se estrenó la película “Niñas araña”, filme que acá en la región fue exhibido el fin de semana en el Teatro Centenario de La Serena. Su director es el realizador coquimbano Guillermo Helo Juan-Oliver, de 42 años, en su primera incursión en la pantalla grande.

Inspirada en hechos reales, la película sigue a Avi, Cindy y Estefany, todas de 13 años. Tres adolescentes marginales que sueñan con conseguir todo lo que les ofrece la televisión y las vitrinas comerciales. Para lograrlo deciden escalar los edificios del barrio alto de Santiago y así poder entrar a los hogares y disfrutar de las cosas que otros poseen. Su único objetivo es huir del destino que la sociedad les impuso.
“Estamos contentos, la gente está yendo al cine, que es lo primordial. Hemos tenido buenas críticas. Así que estamos en general tranquilos”, sostuvo Guillermo Helo tras el estreno de su ópera prima, en una conversación exclusiva desde Santiago con Radio Mistral de La Serena, en el 95.1 FM. La producción ha recibido excelentes comentarios después del debut.

COQUIMBANO. Guillermo nació en el puerto el 16 de junio de 1975. Hijo de Guillermo Helo Bravo y Maritza Juan-Oliver Yurisic. Tiene parentesco con el recordado humorista nacional Carlos Helo.  “Es primo de mi padre”, consignó. Cursó sus estudios en el Colegio Serena. Posteriormente se fue a Santiago a estudiar a la Universidad UNIACC, convirtiéndose en comunicador audiovisual. Durante 7 años, trabajó como director ejecutivo del Área Dramática de Canal 13.

Sobre cómo decidió convertirse en cineasta, contó que “mi vocación fue desde siempre, por lo menos la de contar historias. Empecé a escribir  cuentos. Luego, cuando más adolescente, me empezó a interesar el cómic. Vi también películas. En esa época estaba el cine en Coquimbo, donde habitualmente íbamos. Y nada, simplemente me gustó, la verdad”.

“Posteriormente, cuando ya llegó la etapa de salir del colegio, me fui a Santiago a estudiar precisamente esto, Comunicación Audiovisual. Trabajé harto tiempo en televisión, antes de pasar al cine”, señaló. Para esta película, dirigió a las actrices Michelle Mella, Javiera Orellana y Dominique Silva, junto a Francisca Gavilán, Pablo Schwartz, Pablo Macaya y Patricio Contreras.

De sus recuerdos y vínculos con la Región de Coquimbo, indicó que “tengo toda mi familia viviendo allá, a la cual le mando un gran abrazo. En general, estoy completamente conectado con la zona. Trato de ir en la medida de lo posible, cuando el trabajo me lo permite. Y de hecho ahora estoy preparando un proyecto que está vinculado cinematográficamente con el valle de Elqui”.

Consultado sobre si seguirá con películas basadas en casos policiales, dijo que “en este caso, estoy trabajando con el tema de las cocinas solares en el valle de Elqui. Particularmente me interesan otros temas. Lo que pasó con las ‘niñas araña’, lo que pasa con el Sename, nos refleja como sociedad finalmente. Con esta historia de hace 10 años ellas estaban gritando que ya había un problema”.

“La otra historia que estoy trabajando (en la Región de Coquimbo) también nos describe con la sociedad. No estoy conectado necesariamente con los temas policiales, pero en la medida que uno empieza a investigar uno va viendo si sirve o no para las cosas que quiero contar”.

Y volviendo a su ópera prima, sostuvo que “el proyecto, desde que comenzamos a trabajar en el guión de la película, nos tomó algo así como 5 años, entre todo. Me refiero a que son varias etapas. Un año el guión, otro año el levantamiento del fondo. Nos ganamos un fondo del Consejo de la Cultura, pero eso sólo financió la mitad y hubo que hacer levantamiento de fondos públicos. El rodaje de la película fueron sólo 29 días. El resto fue producción, ver efectos especiales y todo ese tipo de cosas”.

“La película está basada en el hecho real de las ‘arañitas’, que vivían en una toma de Peñalolén y estaban escalando edificios del barrio alto en Santiago, para entrar a los departamentos a robar. A vivir una vida que no podían tener. Muchas veces no robaban, o sí lo hacían, pero se metían a los departamentos porque eran niñas muy marginales y en el fondo querían esa vida que no podían tener. Veían televisión, comían, etc.”

“Nosotros nos basamos en una obra de teatro que estuvo nominada a los premios Altazor 2008. Y sobre esa obra, más nuestra investigación, reconstruimos la ficción y armamos este guión que es el que está en las pantallas de los cines”, explicó Guillermo Helo. Eso sí, admitió que cuesta hacer cine en Chile, “básicamente por un tema de costos. Las películas son muy caras. Hay que dedicarles mucho tiempo también y eso igual se traduce en costos, en dinero”.
“Los financiamientos públicos, que son importantes, no alcanzan a cubrir los costos. Además, la gente en general no va a los cines a ver películas chilenas. Hay muchas cintas que están teniendo éxito afuera y es bueno que les den una oportunidad, que vayan a verla al cine y las disfruten desde ahí, porque son experiencias para verlas en la pantalla grande”.

Por lo mismo, Helo invitó a ver su cinta “Niñas araña”, que “está inspirada en hechos reales. Pero al mismo tiempo nos describe como sociedad. Es una película emocionante, que los va a entretener, los va a hacer reír, pero sobre todo los va a dejar pensando. Así que vayan”. Para que se vayan entusiasmando, el tráiler se encuentra a disposición de todos por You Tube.


“Es una película emocionante, con un relato ágil, llena de matices, que transita entre el drama, la acción y el humor negro”, sostuvo el director sobre su filme "Niñas Araña.
 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X