• Laguna El Cepo:  Una experiencia natural
    Laguna El Cepo: Una experiencia natural
En la zona existe una incipiente práctica de trekking con diversos senderos. Uno de los más atractivos es éste ubicado al interior del valle de Cochiguaz, conocido como Laguna Verde.

El valle de Elqui está lleno de atractivos para los visitantes y turistas que buscan tranquilidad y también quieren disfrutar de los cielos limpios, bonitos paisajes, astronomía, historia y el legado literario de Gabriela Mistral. Estos son los destinos habituales y que se ofrecen tradicionalmente.
A estos atractivos se está sumando un incipiente circuito de trekking que se adentra en la cordillera del valle de Elqui siguiendo las huellas de los arrieros. Muchos de estos lugares aún están alejados de la intervención del hombre y sólo algunos pocos han tenido la suerte de conocer. Uno de ellos es la laguna El Cepo, a 2.790 metros de altura al interior del valle de Cochiguaz, conocida también como Laguna Verde.
Al lugar se puede llegar de dos formas, una de ellas haciendo el sendero de a pie con algún guía o una persona que lo haya visitado anteriormente. La otra forma es a caballo, para lo cual se debe contratar algún tour de las diversas agencias de turismo que lo llevan a cabo.
El sendero no es difícil, es de trekking simple, por lo que se puede realizar fácilmente caminando. Sin embargo, el excursionista debe considerar, al menos, dos días de viaje, considerando ida y regreso.
Para llegar al inicio de la aventura se debe estimar que en bus se puede llegar hasta Montegrande y luego arrendar movilización hacia el valle de Cochiguaz. Los taxis cobran habitualmente 7 mil pesos hasta el sector de El Colorado. En tanto, en auto particular se puede ingresar hasta ese sector, específicamente hasta la parcela de la familia Canihuante, más al oriente del camping Río Mágico.
La experiencia que realizamos comenzó a las 07:00 horas, aprovechando al máximo la mañana para caminar. Esto porque al ser un valle muy “encajonado”, el sol comienza a golpear fuertemente pasada las 10:00 horas.
Es un sendero de arrieros que corre paralelo al río Cochiguaz, con hermosos paisajes, los cuales se recorren lentamente, ya que el camino es constante, con una pendiente relativa, que se combina con la flora y fauna del sector. Es común encontrarse con vacas, cabras, caballos, que merodean por los alrededores.
Cada cierto tiempo, cerca de una hora de camino, es posible descansar en lugares sombríos, para desarrollar el viaje más ameno. Si se comenzó alrededor de las 07:00 horas, con un andar tranquilo se puede llegar a las 13:00 - 14:00 horas a un sector con mucha vegetación, en donde, luego de cruzar un puente artesanal, existe un pequeño refugio, en el cual por un lado se puede elegir para almorzar, o bien llevar a cabo un campamento.
En el lugar es necesario descansar al menos una hora, pues el camino que continúa es el tramo más pesado.
El cruce es algo difícil de hallar a primera vista, ya que está escondido entre matorrales, y sólo un tronquito tendido entre 2 rocas es el puente. La opción de vadear el río no es muy buena, ya que éste viene profundo y turbulento en la entrada del cajón que lleva a la laguna.
Hay cuatro quebradas casi idénticas al lado del río. Sólo una se debe cruzar. Es fácil confundirse porque algunas tienen senderos muy marcados, pero que no llevan a ninguna parte (son usados por crianceros para trasladarse a sus corrales estacionales, “por lo mismo se debe estar muy atento, especialmente con el puente artesanal, que es la única pasada”, sostiene Luís Pastén Pallauta, aficionado al trekking, quien ha estado en el lugar tanto en invierno como en verano.
En total son 21 kilómetros de recorrido, considerando desde el sector de El Colorado hasta la misma laguna, los cuales se hacen pesados por la altura y el peso de las carpas y utensilios. A un paso calmado, sostiene Pastén Pallauta, son alrededor de 9 horas.
Luego del descanso de las primeras siete horas, que debería ser el más prolongado, hay que comenzar a subir el cerro en donde se encuentra la laguna, lo cual toma alrededor de dos horas. No es una cumbre muy pesada, pero se hace complicada por el trayecto caminado.

LA CUMBRE. Llegando a laguna El Cepo se puede hacer campamento, existen muchos lugares para realizarlo. Al costado de la misma laguna o bien en algunos refugios de arrieros. “Una vez que llegues a la Laguna te quedarás sin aliento frente a este espec-
táculo tan hermoso. El silencio del lugar y el reflejo de las montañas en el agua crean un entorno inolvidable”, enfatiza Juan Luis Pallauta, amante del trekking y asiduo escalador de cerros del valle de Elqui.
Pallauta explica además que, una vez instalados, “nos podemos aventurar a recorrer los alrededores y no es extraño ver cóndores sobrevolando la zona. Con las debidas precauciones, también es posible tomar un baño, pero es importante saber que, pese al calor, el agua de montaña es muy helada”, explica.
La noche es una muy bonita ocasión de disfrutar y compartir, con algún asado, comida al fuego o bien un bebestible, pues la persona “será un espectador privilegiado de la Vía Láctea y descubrirán por qué Chile, y en particular el norte, son el lugar favorito de los astrónomos de todo el mundo”, resalta María Inés Cortés, egresada de Administración Turística de la Universidad de La Serena, quien también hizo el recorrido.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X