La periodista, que vivió por años en Combarbalá, se refirió al desafío que significó dejar en evidencia en varios aspectos desconocidos al mítico animador. Anticipa que habrá una segunda parte del libro y se trabaja en una serie televisiva basada en su investigación. Y tiene en carpeta a otras personalidades

No han sido fáciles los últimos años para la periodista Laura Landaeta, quien tiene una sólida carrera de 18 años en la investigación periodística más pura y sin límites, aunque cuidando el rigor. Los tiempos recientes no han sido sencillos para ella, ya que a inicios de 2016 salió a la venta su libro “Don Francisco: Biografía no autorizada de un gigante”, donde revela con detalle y con una pluma ágil los altos y bajos en la vida de Mario Kreutzberger, uno de los animadores de televisión más influyentes y poderosos del país. Ese “poder” puso y sigue poniendo piedras en el camino para Laura, quien ya a fines de los '90 había hecho un reportaje para una importante revista nacional sobre el caso de acoso sexual que involucró al comunicador con Ana Isabel Gómez, ex modelo de Sábado Gigante en Miami. En esa oportunidad, cuando accedió a Kreutzberger, y estando en su vehículo, le pidió, no en muy buenos términos, que se bajara del auto, dejándola a ella y a una reportera gráfica “botadas”, en medio de la carretera y en plena noche. Luego del desencuentro, sin embargo ha tenido ocasión de verlo en algunas ocasiones e incluso compartir con él en giras de la Teletón. Por lo demás,  trabajó incluso con Vivi Kreutzberger. Laura lo deja bien claro en el libro. “Los Kreutzberger son así: si eres bueno, no importa lo que hiciste antes o lo que harás después, ellos te quieren en su equipo”. Sin embargo, escribir la biografía no autorizada de uno de los personajes más influyentes del país ha acarreado amenazas en su contra. Y no pocas, ya que desentraña aspectos muy distintos al animador carismático y solidario que se ve en pantalla y que la mayoría conoce en ese plano. 

-En el libro existe una interesante situación donde nos confrontamos a sus"debilidades", por ejemplo el ser "revanchista" con quien se le ha enfrentado o a posibles excesos ¿Cómo lograste convencer a tus entrevistados de contarte tantos detalles que develan lo que hay detrás de Don Francisco?

“Me demoré años. He trabajado en diferentes medios a nivel nacional entre la política y el espectáculo. Esos han sido mis frentes por casi 18 años. Y establecí una relación basada en la confianza con ellos desde que pensé en hacer este libro. Me avalaba mi trabajo previo y el hecho de que soy una persona muy discreta y quienes me conocen lo saben. De todas maneras necesitaba que los entrevistados, por muy anónimos que aparecieran en el libro, hicieran una promesa firmada de defender sus dichos en tribunales si se daba el caso. Entonces, no fue fácil. Perdí algunas entrevistas por eso. Pero no correría el riesgo de hacerme eco de rumores infundados Ellos, por su parte,tenían que atreverse, en caso de ser necesario, a dar la cara en un eventual juicio. Yo sabía que no sucedería porque sería una vergüenza mayor que el 'señor K' viese desfilar por tribunales a sus amigos, colaboradores y conocidos. Pero tenía que protegerme. Además, todo está muy bien fundado en hechos y no en especulaciones”.

-En una parte de tu libro, señalas que mientras más le conocen a Don Francisco, más le temen. ¿Percibiste ese miedo o temor en tus fuentes, y de qué forma?

“Sí, claro. Él es capaz de cerrar puertas en un santiamén. En el libro hay una larga lista de afectados por él que vieron truncadas sus carreras y sus vidas. No lo sabré yo que en estos meses he vivido situaciones bien incómodas, como salir en los créditos del programa en el que trabajo con apellido materno para que así no intervenga y afecte el producto. O su intercesión para que mi libro no tenga tribuna en Chile y el extranjero. Las solapadas amenazas de su círculo. El hecho de que haya pedido los servicios de Enrique Correa para enfrentar las repercusiones del libro y un sin fin de cosas más. Sólo no tengo pruebas de que las llamadas amenazantes que recibí en el verano en mi teléfono hayan sido de parte de él o a pedido de él, pero se referían a su libro y a que me iban a "cagar la vida por meterme con él". Estos meses no han sido fáciles. En Chile la elite intocable goza de privilegios inimaginables y el 'señor K' está en ese círculo de poderosos. Por suerte, para mi investigación eso no sucede en otras partes y hoy en día negocio convertir mi libro sobre este señor en una serie televisiva en el extranjero. Una serie basada en la biografía no autorizada. De una u otra forma, no puede pretender tapar el sol con un dedo”.

-¿Crees que el hecho de ser judío o estar vinculado al mundo político-empresarial le entrega una suerte de protección?

“La verdad me parece que no tiene nada que ver con ser judío. En el libro queda claramente explícito como usó información falsa sobre su pasado para ganarse el favor de los judíos poderosos cuando construía su imperio. Inventando, no sé si él o su familia, un paso por un campo de exterminio nazi de su padre que nunca existió. Es más, en los años en que ese campo de concentración existió en Polonia, su padre estaba en Chile y él estaba naciendo. Las cofradías de poderosos dueños del país no tiene que ver en absoluto con la religión o las creencias, de derecha o de izquierda, musulmanes, judíos o católicos, cuando se trata de protegerse y velar por sus intereses, esos temas quedan de lado. La Teletón por ejemplo, es el negocio más inteligente que haya existido en Chile, con ganancias que van más allá del porcentaje de dinero que se pierde en una poco transparente administración. Más bien se trata de un cerco de poder, negocios paralelos y protección de estos intocables, donde hay gente de muchas nacionalidades de origen, religiones diferentes y posturas políticas supuestamente antagónicas. Es cosa de ver la constitución de sus últimos directorios, con una significativa cantidad de integrantes involucrados en colusiones, boletas falsas y demases. Eso sin contar como Penta administró su capital por años y las coincidencias en cuentas en paraísos fiscales de muchos de ellos”.

-¿Se siente miedo al enfrentar a Don Francisco? ¿Has tenido nuevas amenazas en el último tiempo?

“De su parte jamás, pero como te digo, incluso recibí llamadas telefónicas amenazantes que tuve que denunciar en la policía. Cuando trabajé en temas de Derechos Humanos como el emblemático caso de Tucapel Jiménez, jamás pasé por algo así. Muchas veces personas que me conocen me confiesan, sobre todo cuando el libro estaba en período de promoción, que no podían ni siquiera mencionarlo por orden superior. Correa hizo bien su trabajo, o al menos dejemos que así lo crea. Otra cosa será la serie, ahí sí que no podrán callarlo”.

-¿Habrá una segunda parte del libro?

“Hay un tema que quedó pendiente pero que espero tocar en algún momento. Es más delicado que todo lo expresado y por eso, siendo consciente de las repercusiones que puede traer a mi vida, preferí dejarlo para más adelante. Yo quiero creer que en algún momento la gente se sacará la venda de los ojos con respecto a este personaje. Y mientras tanto sigo investigando para tener todo muy bien reporteado y sin espacio a dudas ni chaqueteos de ningún tipo. Pero sí, me lo debo”.

-Es interesante y valiente tu trabajo, desafiando a figuras públicas como Cecilia Bolocco o el propio Don Francisco ¿Crees que se ha podido avanzar hacia una mayor libertad de expresión en Chile gracias a trabajos como estos?

-”La verdad caí en esto por casualidad. Siempre quise escribir de poderosos y comencé con ellos porque son figuras mediáticas que trascienden a la televisión y que se instalan en el poder más absoluto. Pero mi trabajo ha ido mutando y hoy estoy en algo que me tiene muy apasionada. Y con respecto a la libertad de expresión. Cuando un libro sale a la venta y pocos se atreven incluso a exhibirlo y hablar de él, para bien o para mal, creo que queda mucho por avanzar en este tema. Cuando un gobierno supuestamente de ideales de izquierda permite que se encarcelen periodistas sin pruebas evidentes, como el caso de Felipe Durán; cuando las entrevistas a personajes nefastos como José Piñera son solapadas, chupamedias y carentes de contenido real; cuando los noticieros no informan sino que son como programas misceláneos intrascendentes y las cosas que pasan en la calle, los robos de cuello y corbata, no se tratan me parece que en realidad a este país le falta mucho en materia de libertad de expresión. De a poco se ha ido construyendo pero estamos super en deuda todavía”.

-A tu juicio ¿cómo debe desarrollarse un trabajo de la envergadura como el que tú has realizado, jugando al límite, pero buscando la verdad? ¿Cuál es tu método en cuanto al rigor?

“Yo creo que cada profesional tiene sus métodos. En mi caso, tener todo chequeado. En el libro la información está chequeada, hay testimonios importantísimos como el del ex Dina que asegura que Johnson´s los vestía, y que el Mamo Contreras decía que gracias a su amigo Don Francisco tenían ternos. O el de la especialista en Derechos Humanos en Alemania, que trabaja enseñando las repercusiones y el daño que causó el holocausto, y ella certifica, luego de haber trabajado en el campo de concentración donde supuestamente estuvo el padre del 'señor K', que nunca pasó por ahí. También está el expediente completo del juicio de paternidad de Patricio Flores Mundaca, desglosado para que la gente se entere de cómo fueron los peritajes y saque sus conclusiones. Lo único que tengo como profesional es mi palabra y mi ética. Sin eso, no valgo nada. Por eso uno debe siempre tener todo muy confirmado y cuidadosamente reporteado”.

-Como anécdota, al comprar tu libro en un mall de La Serena, no estaba en ningún estante o vitrina. Sin embargo, estaba en la bodega y aprovecharon de sacar varias copias para exhibirlas ¿No querrán mostrarlo o sólo fue un "olvido"?

-”No me sorprende, no eres la primera persona que me cuenta algo así. Ahora bien, en la calle se vendió bastante como libro pirata y en el extranjero funciona bien. En Argentina por ejemplo, se vendió mucho más de lo que habría imaginado, lo que en el fondo me tiene muy contenta porque lo que uno gana haciendo un libro es mucho menos de lo que normalmente gano, al menos yo, como periodista. Es un idealismo medio pelotudo el que me lleva a meterme en estos temas. Soy hija del rigor, perdí a mis padres muy chica, a los tres años, la dictadura causó heridas en mi familia y en mi vida que son terribles. Y es una cosa personal, una motivación muy poco ortodoxa esta de querer aportar al mundo con verdades, pequeñas, grandes, medianas. Supongo que es una herencia genética que me dejó mi madre”.

-¿Cuáles son tus próximos proyectos? Entiendo que tienes en carpeta a un personaje muy importante en América Latina y también a la Presidenta Bachelet...

“Tengo dos proyectos en carpeta que trabajo en forma simultánea. El primero de ellos y que me apasiona cada día más es un libro sobre la vida del sicario más importante del cartel de Medellín desde sus orígenes hasta el día en que se entregó a la policía hace 24 años. Uno de sus pocos sobrevivientes y mano derecha de Pablo Escobar: El Popeye. Nos contactamos y quiere que cuente la verdad y aporte nuevos antecedentes a los vínculos del cartel con gobiernos, poderosos en toda América Latina. Es un relato que mezcla los ultimos años de Pablo Escobar con la historia de este sicario. Y se convertirá en el primer documento oficial relatado por uno de los protagonistas del cartel, lo que lo vuelve aún más interesante. Al menos eso espero. Popeye estuvo 23 años preso en Colombia y hoy goza de libertad. Es cristiano, está arrepentido y por primera vez lo contará todo.También trabajo en la biografía de Bachelet, un thriller al nivel de la que te acabo de contar. La verdad ambos proyectos me tienen feliz. En el caso de Popeye, negocio además convertir el libro en serie, tal como lo hago actualmente con Bolocco y Menem, una especie de House of Cards sudaca y con “Don K”, otro thriller”.

-Tu vida tiene un capítulo muy importante: Combarbalá.

“Sí, no nací en Combarbalá pero es mi pueblo, mi tierra querida. Los mejores años de mi vida y los momentos más recordados con cariño vienen de ahí, incluyendo a mi hija mayor (ríe). Soy de la Cuarta Región, combarbalina y de Los Loros. Amo mi región y mi gente, los choclos, la uva, el pisco, las sandías en verano, los tomates,la alegría de vivir incluso en las condiciones más extremas. El esfuerzo, porque somos gente luchadora los de la Cuarta, frente a las catástrofes, a las injusticias. No nos vienen con cosas. Ahora por ejemplo, mi pueblo está en franca lucha por decir “no” a la termoeléctrica. Y ahí estoy, apoyando en todo lo que puedo. Por eso el año pasado acepté ir a la Feria del Libro de La Serena, porque quería hablar de mi trabajo en mi región, con mi gente”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital