Profesora de Estado en Castellano, Elena Jiménez, es una poeta reconocida a nivel nacional, trabaja como funcionaria del Ministerio de educación en la región de Coquimbo, es miembro de la directiva de la SECH local y se apresta a participar en el XXIV Encuentro Internacional de Poetas en el País de las Nubes, en Oaxaca, México.

Comencemos por tu próximo viaje a México. ¿Qué harás allá y cómo surgió esta invitación?

“Hace varios meses me llegó una convocatoria para concursar, vi las bases en internet y postulé al XXIV Encuentro Internacional de Poetas en el País de las Nubes, en Oaxaca, México. Me gustó mucho la idea de poder participar, me agradó que fuera un encuentro internacional en el que se podía compartir con poetas de México y de diversos países y sobre todo que se trata solo de 40 poetas y que convocaba solo a mujeres. Después de varios meses tuve la agradable sorpresa de recibir un correo electrónico en que aceptaban mi postulación y que estaba oficialmente invitada por el Centro de Estudios de la Cultura Mixteca. Recibí el programa de actividades que se va a desarrollar entre el 13 y el 20 de noviembre. Soy la única poeta de Chile que va a participar este año, de modo que representaré a la región de Coquimbo y al país. Es un encuentro muy comunitario y tiene la idea de ir a distintos lugares para hacer lecturas poéticas, en escuelas donde se realizaran también talleres literarios con los niños y conversaciones con sus padres y apoderados y, también, mucha comunicación con las comunidades indígenas”.

Principalmente se trata de lecturas poéticas, entonces.

“Son lecturas y por supuesto hay que tener una ponencia en cuanto a la poética que uno desarrolla, qué sentido tiene para uno la poesía, y en mi caso esto lo tomo también como embajadora del país de Gabriela Mistral”.

Y a propósito, cómo está tu fase creativa como poeta. Recuerdo haber comentado tu libro “Fósiles” en 2014. ¿Hay algo nuevo?

“Sí, está casi listo Luces en el bosque, un libro que me imagino voy a presentar el próximo año, espero poder hacerlo con alguna editorial en Santiago”.

¿Desarrollas alguna temática en específico en el nuevo libro?

“En el último poema del libro Fósiles dice, en los últimos versos: Tiempo, tiempo de luces en el bosque, ahí había un anuncio de lo que venía. Desarrollo la trascendencia que tiene la naturaleza en la vida humana, todo lo que ella nos entrega y de dónde provenimos y finalmente hacia dónde vamos cuando ya seamos polvo. También el sentido humano que es lo que mueve la poesía y en este caso mi poesía también. Uno como poeta tiene un cierto estilo y lo va desarrollando en el tiempo, uno no podría hacer dos libros iguales y por eso cada libro tiene su propio universo, sus claves, su sentido. Y en este caso Luces en el bosque también es un libro diferente. Es un texto donde se respira el verde, según me han dicho algunas personas que han leído algunos poemas que he puesto a prueba, se respira la fuerza de la naturaleza”.

¿Qué nos puedes contar de tus anteriores creaciones como Ojo facetado (1993) y Piedras de trueno (1999)?

Ojo facetado es un libro objeto, esta es una denominación que se dio en Europa a libros que venían en una cajita o en otro formato no típico de libro y que podía ser leído desde el inicio, desde el centro o desde el final. Y todo funcionaba igual, de manera más lúdica. Mi compañero en ese tiempo, el poeta Tristán Altagracia, fue quien me propuso hacer un libro de este tipo.

“Piedras de trueno fue una publicación de LOM de 1999. Para ese libro yo gané el premio (me gusta decir premio más que beca) a la creación literaria del Consejo nacional del libro y la lectura de ese año. Obtuve el premio, terminé el libro y entre tanto le envié el texto a Raúl Zurita para que me diera una opinión. Yo lo conocía porque habíamos tenido muchas lecturas acá, en la Casa de la Cultura de Coquimbo, por ejemplo, había venido Elvira Hernández, Pepe Cuevas, Jaime Retamales, y Tristán. Raúl, en vez de enviarme su opinión me mandó las palabras para la contraportada del libro. Eso fue una tremenda sorpresa, realmente me emocionó porque en esas palabras él me dio un lugar de singular relevancia en la poesía chilena contemporánea. En ese momento él no había recibido el Premio Nacional de Literatura, sino al año siguiente. Y este año (2016) es Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda”.

Sé que has sido antologada en diversas partes. ¿Hay algún lugar, revista o libro, que quieras destacar?

“En la revista Nomadías N° 3 de la Universidad de Chile, la que estuvo a cargo de Elvira Hernández. Hay una situación que me interesa destacar y es que ese año (década de los 80) vino Elvira a la Feria del Libro de La Serena y la persona que estaba a cargo de la organización, Pamela Argandoña, me pidió ayuda porque yo conocía a escritores. Y hubo un error en el programa y se atribuyó la revista Nomadías a mí, y eso molestó mucho a Elvira. En realidad yo no tenía ninguna responsabilidad en eso pero ella se molestó. También me gustará destacar que algunos de mis poemas forman parte de la Antología mundial de poetas del siglo XXI, organizada por Fernando Sabido Sánchez”. (Se puede acceder mediante el link:  https://poetassigloveintiuno.blogspot.cl/2014/08/elba-elena-jimenez-12881.html)

En la última elección de la Sociedad de escritores de Chile, filial Coquimbo (SECH) fuiste elegida para formar la directiva 2016-2018 y ocupas la Vice presidencia de la entidad a nivel regional. ¿Has podido trabajar en esta instancia o se nota mucho aún la predominancia masculina?

“Es indiscutible e innegable la presencia masculina en la SECH, sin embargo ellos me han ido acogiendo, me he sentido muy bien, he tenido la posibilidad de plantear ideas y de expresar mis opiniones. Y de hacer discursos cuando se me ha pedido”.

¿Has pensado realizar alguna actividad para atraer a más mujeres y a más jóvenes a la SECH local?

“He pensado que es importante que exista un frente femenino dentro de la SECH porque aquí hay buenas poetas y buenas narradoras también. Es importante que participen activamente y ojala podamos realizar un encuentro de poesía de mujeres, convocando a distintas regiones del país mediante un buen proyecto ya para el próximo año.

Quisiera aprovechar la ocasión para relevar la presencia como Concejal recientemente electo en La Serena, del secretario general de la SECH regional, Luis Aguilera, como otro pilar importante para el desarrollo de  la Cultura y el apoyo a los escritores y escritoras”.

Quisiera saber qué piensas de los concursos literarios. Tú fuiste una de las ganadoras del Fondo Manuel Concha en 2012. ¿Te parece una instancia válida que un creador se someta a un jurado para poder publicar?

“Desde mi perspectiva, no es lo deseable. Lo ideal es que los creadores tuviéramos la posibilidad de publicar en editoriales grandes o pequeñas, que existiera esa posibilidad más concreta. Debieran existir formas que fueran menos complejas, que se facilitara la posibilidad de publicación. Sin embargo, la Municipalidad de La Serena con el fondo Manuel Concha (para narradores), con el concurso Stella Díaz Varín (poesía) y el concurso de cuentos para estudiantes de enseñanza media, ha creado una instancia valiosa. Hay que reconocer el valor que esta iniciativa tuvo desde el inicio y que se haya mantenido en el tiempo. No es fácil publicar, incluso para un escritor que ha logrado un lugar destacado, un reconocimiento. Felicito a la Municipalidad, al alcalde Roberto Jacob y, muy especialmente, a Róbinson Hernández porque fue él quien planteó esa iniciativa hace varios años ya. Estos concursos son un acierto y ojala se mantengan, es importante también que los ganadores retribuyamos con difusión de las obras e ir posicionando estos fondos”.

Sé que eres la presidenta del jurado del III Concurso de cuentos para estudiantes de enseñanza media que organiza la Municipalidad de La Serena con apoyo de diario El Día. ¿Puedes contarnos algo de este certamen?

“Me parece un concurso de una importancia extrema. Ya nos reunimos para constituir el jurado, con la asistencia de la directora de cultura, Claudia Villagrán, y fijamos los criterios de evaluación, ya están en nuestro poder los cuentos, son cerca de 150. Es muy valioso porque pueden participar los estudiantes de todos los colegios de enseñanza media de la comuna de La Serena y en esta tercera versión se recibieron cuentos de 20 instituciones diferentes”.

Ya hace cuatro años trabajas en el MINEDUC a nivel regional. ¿Es un lugar donde puedes desarrollar tu faceta de agente cultural o tu función tiene otro sentido?

“El año pasado estuve a cargo del Plan nacional de la lectura y Plan nacional de artes. Pero a pesar de que este año no estoy en una función propiamente relacionada con las artes se me brinda por parte de la jefatura la posibilidad de asistir a colegios y participar como jurado de concursos y otras actividades de carácter literario y cultural”.

¿Puedes contarnos de alguna actividad en que estés participando y que se relacione con el ámbito cultural local?

“Soy jurado en varios concursos como lo que ya hablamos y también en el Concurso Poético Senador Pablo Neruda que organiza el Senado y que tiene una instancia regional y otra nacional. También, por ejemplo en estos días, debo asistir al Colegio Elena Bettini de La Serena donde me han pedido que participe leyendo mi poesía en una actividad cultural que ellos organizan”.

 

Por curiosidad, me gustaría saber si aún sientes nostalgias de Chiloé, donde viviste varios años, o ya te acostumbraste de nuevo a La Serena.

“Sí, como dicen los portugueses, siento “saudades”. Sí, porque Chiloé es una tierra tan pródiga, tan maravillosa, es un lugar tan apacible, de tanta belleza y además donde yo fui muy feliz. Siempre quisiera volver allá. No sé si en algún momento se me dará esa posibilidad, si dios o la vida o yo misma me podré dar esa posibilidad, no lo sé pero me encantaría. Esto no quiere decir que no me guste La Serena y la región de Coquimbo. Yo vivo en La Serena desde que tenía 13 años, pero he ido y venido, más de una vez. He estado en Santiago, en Chiloé y en Santiago en diferentes periodos”.

¿Quisieras agregar alguna otra idea?

“Sí, me gustaría decir algo sobre la Feria del Libro de La Serena. Es una actividad que lleva muchos años, tiene una trayectoria, han venido importantes escritores chilenos y latinoamericanos. La Feria debe seguir trabajando para posicionarse cada vez más, como era una de las más importantes y más antiguas a nivel nacional. Y hay que darle también el carácter y el sello de esta región, como la región de Gabriela Mistral”.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X