Crédito fotografía: 
Guillermo Alday
El alcalde Roberto Jacob informó que la municipalidad iniciará las primeras conversaciones con el Arzobispado, actuales propietarios del inmueble.

El alcalde Roberto Jacob confirmó que la municipalidad de La Serena intentará la compra del edificio del Teatro Centenario de la ciudad, con el objetivo de desarrollar un proyecto cultural en el lugar.

El edil hizo el anuncio tras la sesión del concejo municipal del pasado miércoles 10 de octubre, ocasión en que el concejal Luis Aguilera, presidente de la Comisión de Cultura, comentó que el lunes 8 se había dado término al contrato de arriendo del inmueble a la familia Cuturrufo y que su futuro era incierto. “Ante esa realidad, la municipalidad podría analizar la opción de comprar el teatro”, planteó Aguilera.

Su moción obtuvo una positiva respuesta de sus colegas, quienes manifestaron el interés de mantener el edificio patrimonial con un sello cultural. De inmediato, el alcalde acogió la idea e instruyó a los representantes de la Secretaría de Planificación Municipal que inicien las gestiones pertinentes.

Al término de la sesión, Roberto Jacob expresó que “a mi me parece atractivo empezar a conversar”, aunque aclaró que “no puedo decir de un día para otro que vamos a comprar, hay que empezar a conversar para analizar cuáles son las condiciones, qué valor tiene el edificio y si hay interés en venderlo”.

Jacob fue enfático al afirmar que “no quiero que pase lo que sucedió con el Teatro Nacional, que fue vendido y luego demolido (...) El Centenario está en pleno corazón de la ciudad”.

A su juicio, tras las conversaciones con el Arzobispado se debería presentar un proyecto al Gobierno regional a objeto de obtener los recursos. “Creo que sería muy interesante que el edificio que quedase en manos del municipio”, concluyó.

La concejal Jocelyn Lizana (Evopoli) comenta que “es muy interesante que un teatro pueda seguir existiendo,siendo mi principal argumento que siga la cultura”.

Acerca del Centenario, Lizana precisa que “me gustaría que fuese el mejor quien administre o quien lo tenga (...)  si el municipio propone un plan de manejo a este concejo que mantenga vivo el teatro y su café aledaño, uno siempre está abierto a la opción de una compra, siempre y cuando nuestras finanzas lo permitan”.

Para ella, “si existe otro oferente, incluso que sea privado, que quiera mantener la línea del teatro, tampoco me restaría a esa posibilidad. Lo mejor que le puede pasar a la ciudad de La Serena es que el mejor gestor cultural administre el teatro”.

“No me gustaría que una de las esquinas más valiosas de la ciudad se transformara en un retail o en otras dependencias y se pierda el foco de lo que históricamente ha sido el lugar. Siempre preferiré una línea cultural”, expresó.

Por su parte, el concejal (PS) Robinson Hernández, celebró que el alcalde haya acogido la moción del concejal Luis Aguilera de iniciar las primeras tratativas para la compra del inmueble.

“Todo mi apoyo al alcalde en la búsqueda de una alternativa que sea razonable para el municipio y que permita  que esa esquina tenga  un destino patrimonial y cultural y que no se convierta en un sitio comercial o

mall chino más en la ya alicaída zona típica”, añade Hernández.

Para el concejal, una posibilidad sería que “todo el equipo de patrimonio y de extensión del municipio se instalará en el lugar que hoy está cerrado (...) solo espero que la decisión final apunte al resguardo del teatro de mucha importancia no solo en los últimos diez años si no que también por su valor patrimonial”.

RECUERDOS

El Teatro Centenario fue el principal centro de exhibición de películas y era prácticamente un panorama obligatorio durante los fines de semanas, en la década de los 60,70,80 y 90. El propio alcalde Roberto Jacob recuerda los años en que existían “los rotativos con películas como Tarzán, Cantinflas”. El edil rememora la época en que “no había televisión y las personas esperaban el día domingo para ir al teatro, son vivencias que son importantes”.

Robinson Hernández contó que cuando era estudiante junto a sus compañeros corría al teatro para acudir a ver las sinopsis de las películas que se exhibirán durante la semana. “Ver las sinopsis era gratis y un gran gancho para al cine después”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X