Crédito fotografía: 
Cedida
A los 17 años entró en contacto oficial con una tornamesa digital en la legendaria discoteque Kamikaze de Avenida Cuatro Esquinas. Hoy tiene su propia productora y trabaja como coordinador de piso del escenario principal de la sala de juegos de Enjoy Coquimbo.

Con más de 15 años de historia en la bohemia nocturna de la región de Coquimbo, el nombre de Jota Molina se ha transformado en sinónimo de fiesta, tendencia y revolución. Con 32 años de edad y dueño de una productora de eventos, se ha posicionado como uno de los DJ´s más connotados en la escena regional.

Todo comenzó en 2002, cuando cursaba su último año de etapa escolar, periodo en el que se dio cuenta que hacer de los sonidos una experiencia era lo suyo. Mientras se encargaba de musicalizar los recreos y aniversarios de su colegio, recibió una oferta para ser parte del staff de la emblemática discoteque Kamikaze, que en aquella época se encontraba emplazada en Cuatro Esquinas, casi llegando a la Avenida del Mar.

Es así como a los 17 años se transformó en el ayudante de Mauricio Mundaca, DJ residente del legendario recinto, trabajando los fines de semana y días festivos. Al recordar sus inicios, asegura que “fue una gran etapa en mi vida porque fue el impulso de llevarme a donde estoy hoy en día. Mauricio, a quien podría llamar como mi mentor, ya se estaba retirando del rubro y me dejó como semillero”.

Luego de un receso que afectó a la discoteque durante la temporada baja del 2003, el local nocturno volvió a abrir sus puertas un año más tarde, presentando nueva fachada, ubicación y renovación musical de la mano de Jota Molina, quien se convirtió en el DJ oficial del recinto. Durante cinco años, fue el encargado de prender la fiesta en Avenida Costanera, frente a Enjoy Coquimbo.

A lo largo de su carrera también ha desplegado su talento en Club Oxígeno, Club Votre (actual Living Loft), Insomnio Group y OVO Night Club. Hoy se desempeña como coordinador de piso / productor del escenario principal de la sala de juegos de Enjoy Coquimbo y como DJ residente de su club nocturno, además de estar a la cabeza de ACM producciones, productora de eventos que formalizó hace un año.

¿SE PUEDE VIVIR DE LA MÚSICA? Una de las principales interrogantes que enfrentan los jóvenes que se sienten atraídos por este oficio, es la posibilidad de convertir un hobby en una carrera profesional, lo que sin duda es el sueño de muchos. Jota Molina logró compatibilizar ambos caminos y según cuenta, la clave fue la perseverancia, esfuerzo y la adaptación a las nuevas tendencias.

“La respuesta es que sí. Sí se puede vivir de este trabajo, pero la clave es ser constantes. Hoy en día no es difícil ser DJ, ya que con las nuevas tecnologías y la facilidad de adquirir equipos a un buen precio resulta todo más cómodo. Lo claro es que lo difícil es mantenerse vigente en el rubro y en la región de Coquimbo somos pocos quienes lo hemos logrado”, reflexiona.

En relación a su estrategia, confiesa que lo esencial es “adecuarse a los tiempos y a las exigencias de la gente, las que cambian de manera acelerada. Antiguamente la gente iba a una discoteque a escuchar música porque no era tan accesible como hoy. Ahora las personas escuchan a través de Internet, Spotify, YouTube, entre otras plataformas, y no lo ven como una necesidad”.

Bajo este escenario, Molina tiene plena conciencia de que las nuevas generaciones están expuestas a un mayor bombardeo de información, lo que se traduce en poca tolerancia y paciencia. “Los jóvenes están cada vez más adelantados y yo tengo que llevar esa rueda, porque si no pedaleo me empiezo a quedar atrás y es ahí donde los DJ´s empiezan a desaparecer del circuito”, reconoce.

Este sentimiento de poca empatía y frustración, también se puede observar en la evolución que ha presentado la modalidad de acceso a los clubes nocturnos de la zona. El dueño y representante de ACM producciones cuenta que “antes existían credenciales de acceso a las discos, que cuando tú la tenías te sentías la persona más importante y te lucías con tus amigos, y ahora se puede entrar a cualquier hora gratis”.

NOVEDADES PARA EL VERANO. Se acerca la temporada estival y con ello comienza la promoción de festivales de música y la adaptación al concepto “Sunset” de diversos recintos nocturnos de la región. Como una de las grandes novedades que trae la costa serenense este verano 2018, Jota Molina adelanta que se vienen por lo menos “dos fiestas Pool Party muy potentes”.  

También cuenta que OVO contará con su propia terraza sunset, espacio que tiene como finalidad extender la fiesta veraniega. Al respecto, comenta que “el concepto llama la atención por lo distinto, porque conlleva música, trago, playa, sol, entretención a plena luz del día. Es el gancho para el carrete nocturno”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital