• El interés de Ana María Hurtado por documentar el encuentro de Felipe Cusicanqui, con su sorprendente linaje inca, nació desde el primer momento en que la directora supo de esta historia: La de un artista de apariencia blanca, ojos claros y con un sorpresivo pasado incásico. Foto: Cedida.
El documental de Ana María Hurtado llega el próximo 8 de septiembre, como parte del programa MiraDoc. La cámara sigue al artista visual Felipe Cusicanqui en un viaje a través de Bolivia. La cinta será exhibida en el Teatro Centenario de La Serena y el Centro Cultural Municipal de Ovalle.

“Felipe creció escuchando que él era un príncipe inca, era como una leyenda familiar, una cosa que el abuelo contaba pero nadie sabía si era cierto. Y cuando el abuelo murió, heredó unos papeles antiguos que dicen que sí, que él desciende de Túpac Yupanqui, el que hizo la mayor expansión territorial”. 

El relato es de la cineasta Ana María Hurtado, quien se interesó por documentar el encuentro del pintor Felipe Cusicanqui con su sorprendente linaje inca. Así nació la película “El príncipe inca”, que después de su paso por Sanfic llegará a 29 salas de todo el país el 8 de septiembre, gracias al programa MiraDoc. Esto es es financiado por el Programa de Intermediación Cultural, Convocatoria 2015; y el Fondo de Fomento Audiovisual, Convocatoria 2016; del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

En  busca de los origenes

Ana María Hurtado advirtió el potencial narrativo y visual del reencuentro de Cusicanqui con su pasado. La perspectiva de tener una historia de tintes mitológicos, desarrollándose en paisajes del altiplano, sumado a la riqueza visual de la obra de Felipe, eran elementos muy atractivos para un documental. “Le dije Felipe, quiero que hagamos este viaje a tus orígenes, me gustaría llevarte a cambio de que me dejes grabar todo tu proceso. Y me dijo al tiro que sí, que estaba esperando que el momento adecuado llegara”.

Hurtado visitó a Cusicanqui y le ofreció llevarlo a Bolivia, para que por fin diera el salto a la asignatura que mantenía pendiente: La de acercarse a su origen perdido. “Felipe siempre se sintió distinto. Un bicho raro que ni de niño ni de adolescente lograba encajar en la realidad que le decían que era la suya: La de un descendiente de la realeza inca versus la realidad que vivió como un chileno ‘blanco’, parte de la tradición generalizada del latinoamericano mestizo que reniega de sus orígenes indígenas”.

“El viaje interior y de búsqueda del origen queda reflejado a lo largo del documental en un viaje físico, cuyas imágenes en el altiplano, en los salares, en el lago Titicaca, o en las ruinas del camino del inca, son un juego de espejos y una metáfora de lo que pasa por la cabeza y el espíritu del protagonista”.
“Quería mostrar lo que le pasaba a él mientras caminaba por cerros, buscaba debajo de las piedras o intruseaba entre ruinas, que es lo que hace a menudo en su trabajo de artista plástico”, contó Ana María Hurtado. “El príncipe inca” dialoga perfectamente con “Palestina al sur”, anterior documental de la realizadora sobre  los refugiados palestinos que llegaron a Chile en el año 2008.

“En ambas películas hay un choque de dos mundos, y es un choque que va más allá del tiempo, y para eso sirve el cine. En el fondo es juntar sincrónicamente, pasado y presente”, sostuvo la realizadora. Hurtado igual hizo el documental “Imágenes paganas” (2005), junto con Tatiana Lorca.
Sobre su estreno de ahora en salas, la directora señaló que “MiraDoc es lo más potente que ha pasado en la difusión de documentales en Chile. Gracias a ellos podremos mostrar ‘El príncipe inca’ en grandes salas y en lugares más alejados y pequeños, que es dónde más pondremos atención, porque esa es la vocación de nuestra productora Antipoder: Hacer grandes las pequeñas historias”.

Cinta se exhibirá este mes 

Para la directora, “El príncipe inca” invita a conversar sobre nuestro origen e identidad. “No todos venimos de donde mismo geográfica o socialmente. La mayoría no tiene un abuelo perdido en el altiplano, pero vale la pena preguntarse qué es lo importante de tu origen, qué heredé, qué me condiciona”.
“De eso habla la película, de la importancia de reconectarse con ese lugar de donde uno viene a nivel físico y metafísico. Hay un momento en que uno tiene que hacerse cargo de la identidad para poder compartir con los demás, afirmarse bien,  para poder abrirse”, remarcó Hurtado.

En La Serena, la cinta será exhibida los días 8, 9, 10,  15, 16 y 17 de septiembre a las 20:00 horas, en el Teatro Municipal de La Serena (adhesión de $2.000). Por otro lado, el 9, 15, 22 y 29 de septiembre, a las 19:30 horas, es el turno Centro Cultural Municipal de Ovalle ($1.500). 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día