• Son varias las opciones que hay tanto en La Serena como en Coquimbo para practicar por una o dos horas y desarrollar destrezas en el baile
  • En el último tiempo, cada vez son más los que se interesan por bailar ritmos latinos en la región.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Géneros como la salsa y bachata suenan en pubs y discos de la zona que incluso tienen noches especiales dedicadas a ese tipo de música. Allí se reúnen con frecuencia los alumnos de las diversas escuelas que funcionan en la conurbación para practicar lo aprendido en clases, bajo un ambiente jovial y hasta familiar.

Al salón de clases entras con la curiosidad y las ganas de aprender unos cuantos pasos. Comienzas a disfrutarlo, y si te dejas llevar, desde el primer o segundo instante la timidez será solo un vago recuerdo, porque mover el cuerpo al ritmo de melodías tan alegres y apasionadas hace que te olvides de todo, te llenan, te gustan, sonríes y pasas a vivir solo ese momento.

Las palabras quedan cortas para describir lo que se siente, experimentarlo no tiene comparación. Las razones para atreverse pueden ser muchas: socializar, por pasión, como terapia, afición o la emoción de dejarse seducir por una práctica que en pareja o en grupo resulta divertida y liberadora.

Y en la región de Coquimbo el movimiento está tomando fuerza. Entre cuatro y cinco escuelas ofrecen clases de salsa cubana o en línea, bachata, e incluso baile de ritmos latinos con coreografías, mientras que un grupo cada vez mayor de habitantes de la conurbación se animan, -así no tengan experiencia previa-, a ser parte de esta comunidad que tiene por objetivo  entretenerse, generar lazos de amistad y bailar por gusto.  

Además de las clases y de los "sociales", los alumnos de la escuela que funciona en el Club Pingüinos han hecho presentaciones en eventos y malls, además de ruedas en la playa. Foto: Cedida

 

ENTUSIAMO POR EL BAILE                    

La mayoría de los que asisten regularmente a clases manifiestan que siempre han sentido afinidad por bailar y eso los impulsó a buscar espacios en la región para perfeccionar sus pasos, además de tener con quien practicar.

Así lo expresa Liz Galleguillos, quien se declara una “apasionada por el baile” y que en su tiempo libre colabora como profesora en las clases que se dictan los lunes, miércoles y viernes en el Club Pingüinos de La Serena.

“Yo nunca he bailado de forma profesional ni de manera constante, pero desde chica he amado el baile y a través del tiempo practiqué otras cosas hasta que conocí la salsa porque una amiga me llevó a una clase en Santiago. Yo no tenía muchas ganas de ir, pero cuando entendí el submundo que significaba esto, me enamoré”, relata.

Liz reconoce que en la capital el nivel es muy alto, además de existir una gran cantidad de escuelas y espacios para bailar, sin embargo, asegura que en la región cada vez hay más opciones.

“Encuentro que con los años esto ha tomado fuerza, ha sido lento pero siempre hay un público seguidor y fiel que está apasionado por la salsa y tiene con ganas de seguir aprendiendo. Lo más lindo de todo es que motiva a gente nueva a que se acerque a las clases, porque se dan cuenta que hay una energía tan rica, una buena vibra que contagia (…) solo se trata de disfrutar”, agrega.

Lo mismo piensa Carlos Andrés Villanueva, quien lleva más de siete años bailando salsa y unos cinco afinándose en bachata.

Aunque comenzó a bailar en Antofagasta donde hay escuelas consolidadas, Carlos ahora vive en La Serena y en conversación con El Día revela sus motivaciones detrás de su hobby.

“Siempre me ha gustado bailar, es un buen ejercicio, te ayuda a botar el estrés y conoces gente. Mi fuerte era el baile individual, no en pareja. Pero cuando comencé a practicar, ahí me empezó a gustar y estoy en un continuo aprendizaje”, señala Carlos.

Recuerda que hace un par de años la gente de la región “bailaba pero no mucho. Ahora como hay varios profesores y escuelas el nivel ha avanzado considerablemente, además tienen hartas instancias donde se puede bailar, hay locales, bandas en vivo y eso en otras regiones se ha perdido, así que igual hay que aprovecharlo”.  

PASIÓN A FUEGO LENTO

Hay otros que en cambio no se imaginaron que al entrar a clases, el baile les gustaría tanto como para desplazar otros pasatiempos.

Fue el caso de Frank Azola, quien comenzó a bailar salsa este año.

“El motivo principal para inscribirme en una escuela de baile latino es porque me voy a Europa y encontré que sería una buena forma de socializar allá en pubs latinos (…) pero la consecuencia que tuvo esto es que nunca pensé que me iba a gustar tanto. Yo estudié 10 años en el Liceo de Música de Copiapó, además de mi profesión que es ingeniero, y mi hobby número uno siempre ha sido la música, pero ahora yo creo que es la salsa cubana”, confiesa.

Comenta que también ha tomado clases de bachata, y aunque le parece “bien simpática y entretenida, no cambio la salsa cubana por nada”.

Por su parte Ángel Herrera explica que, aunque siempre le gustó bailar nunca había tomado clases, pero se acordó de esa atracción cuando estaba en búsqueda de hacer alguna actividad entretenida y que le ayudara a desestresarse del diario vivir.

“Mi hermano se había inscrito en estos cursos de baile, así que me invitó a participar y comencé en diciembre de 2017. Ya llevo siete meses en salsa y casi dos meses en bachata, la verdad es que ha sido súper fructífero. No es una actividad deportiva propiamente tal, pero ayuda tanto al físico como al alma, porque la música te llena, te hace estar más feliz y tranquilo (…) bailar salsa y últimamente bachata ha contribuido a sentirme mejor y a pasarla bien”, dice.

La comunidad de salseros y bachateros en la región comparte no solo en clases, también lo hacen en los eventos y reuniones que se organizan para compartir.

ACTITUD Y PERSEVERANCIA SON CLAVES

Las escuelas en las que se enseñan bailes latinos en La Serena y Coquimbo comenzaron como iniciativas de personas que consideran que estos ritmos se están afianzando en Chile, tendencia que se constata con los premios ganados en los últimos años a nivel mundial por agrupaciones nacionales de salsa y bachata.

Así lo manifiesta Erik González, profesor de salsa en el Club Pingüinos de La Serena, espacio que desde hace año y medio está abierto para fomentar el casino cubano en la ciudad.

“Yo me he especializado en Escuela Nacional de Danza de Cuba y todo lo que sé, lo aprendí allá. Con respecto al ambiente en la región, está fuerte pues hay hartas escuelas que están haciendo clases, además tenemos varios lugares donde bailar los días miércoles, jueves y sábados con bandas en vivo, así podemos practicar lo que se aprende en las horas de clase”, acota.

“Los chilenos tenemos ritmo, especialmente en salsa casino, movimiento que es muy fuerte en el país”, Erik González, profesor de salsa cubana.

Por su parte Felipe Cisternas, profesor de la escuela The Dance Studio, en donde se dictan clases dirigidas de danza árabe, jazz, ritmos latinos y urbanos, certifica que una de las clases que más se llena es precisamente la dedicada a géneros como la salsa, bachata, música tropical o samba.

“El público que llega a esa clase es más adulto y usualmente las clases de baile o danza en La Serena están enfocadas en los más chicos. Aquí hay mucho hip hop, ritmos más urbanos, y aunque hay escuelas de salsa o bachata, faltaba una de ritmos latinos en la que se hicieran coreografías. Eso ha gustado mucho, porque pasamos por varios estilos de baile y combinamos con técnicas de danza”, precisa.

Si bien Felipe sostiene que en la región hay gente interesada en asistir a clases de estos ritmos, aún existe “mucha vergüenza y pudor (…) además al chileno le cuesta salir de su zona de confort o de lo conocido”.

“Acá en chile están muy preocupados del que dirán, del cómo me voy a ver, si me voy a ver ridículo, o si ya estoy vieja para eso. Me ha llegado mucha gente que tenía este prejuicio y cuando prueban la clase les cambia la perspectiva completamente porque se dan cuenta que cuando se enseña paso a paso, pueden hacerlo (…) lo que yo más recalco es la actitud, porque no importa si no sale un paso, lo importante son las ganas.

"Aún existe mucha vergüenza y pudor (…) además al chileno le cuesta salir de su zona de confort o de lo conocido”, Felipe Cisternas, instructor de ritmos latinos.

El público de la clase de Ritmos Latinos es The Dance Studio es más adulto, según cuenta el instructor, Felipe Cisternas.

 

Finalmente, Joel Espinoza, oriundo de la provincia de Catamarca, en Argentina, y quien lleva 3 años en La Serena como profesor de salsa y bachata en la academia E'motion sugiere que, más allá de tomar las clases para relajarse, la idea es que las personas que asistan realmente aprendan algunas técnicas.

“Siempre hay cosas por mejorar, creo que cada profesor en La Serena y Coquimbo hace su trabajo como debe ser, toma clases aparte, le brinda a sus alumnos lo que es mejor para ellos.  Yo creo que con el paso del tiempo esto va a crecer muchísimo más porque he notado que cada vez son más las personas que se motivan, pero el tema de la constancia hace falta, porque entran con mucho entusiasmo, pero a veces por cualquier circunstancia dejan de asistir y la perseverancia es importante en el baile”, reflexiona. 6101iR

"Yo no tenía muchas ganas de ir, pero cuando entendí el submundo que significaba esto, me enamoré”, Liz Galleguillos, salsera.

¿DÓNDE ASISTIR A CLASES?

  • Clases de Salsa Cubana:

Dirección: Club Pingüinos, Benavente 1160, La Serena.

Horario: Lunes, miércoles y viernes a las 21:30 horas

 

  • Clases de Salsa y Bachata:

Dirección: Ademica E'motion, Espacio Arte, Brasil 470, La Serena

Horario:

Salsa principantes: Lunes y miércoles 20:00 horas

Salsa Intermedio: Lunes y miércoles 21:00 horas

Bachata Principiantes: Jueves a las 20:00 horas – viernes a las 21:00 horas

Bachata Intermedio: Martes y jueves a las 21:00 horas

 

  • Clases de salsa en línea y bachata

Dirección: Centro de Eventos Costa Azul, Av Costanera 2501, Coquimbo.

Horario:

Salsa ON1 principiantes: Miércoles 20:00 horas

Salsa ON1 básico: Miércoles 20:45 horas

Bachata principiantes / básico: Miércoles 21:45

 

  • Clases de salsa y bachata:

Dirección: Serena Danza Studio, Manuel Thomson #4184, La Serena.

Horario:

Salsa ON2 principiantes: Lunes a las 20:30 horas.

Salsa ON2 básico: Lunes 21:30 horas

 

  • Clases de salsa:

Dirección: Tejado Salsoteca

Horario:

Salsa ON2 principiantes: Lunes a las 20:30 horas.

Salsa ON2 básico: Lunes 21:30 horas

 

  • Clases de ritmos latinos

Dirección: Edificio Atrium, Av. Juan Cisternas 2283, La Serena, Región de Coquimbo

Horario: Lunes a las 20:00 horas / Miércoles a las 11:00 y 20:00 horas / Viernes a las 11:00 horas

 

¿DÓNDE BAILAR?

Yesterdey Pubs: Eduardo de La Barra 628, La Serena (Miércoles)

Living & Loft: Av Costanera 5685. (Jueves)

Costa Azul, Av Costanera 2501, Coquimbo, (Sábados)

Salsoteca El Tejado, Barrio Inglés, Coquimbo. (Sábados)

New Kayser, Av. Balmaceda 660, La Serena

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Lo más visto hoy

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital