Con cerca de 150 años de historia, el Parque Nacional Yellowstone fue el primero que se estableció en Estados Unidos y uno de los más emblemáticos del país. En sus enormes límites hay seis bosques, viven un buen ramillete de animales salvajes y posee el mayor número de géiseres del planeta.

Lo más  impactante de alguien que visita por primera vez el Parque Nacional Yellowstone es percatarse de que la mayor parte de sus límites están en lo alto de un volcán dormido que, según indican los guías, “estalló hace medio millón de años”, aunque también advierten de que está habiendo una renovada actividad, sin que sea para asustarse. Según indican desde la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura  (UNESCO), que desde 1978 lo tiene incluido como Patrimonio de la Humanidad, en él “se pueden observar más de la mitad de los fenómenos geotérmicos que se dan en el planeta, con unos 10.000 ejemplos diferentes”.

Ubicado el 96% de su superficie en el noroeste del estado de Wyoming, sus lindes también se extienden por el suroeste de Montana, que representa un 3% y por la zona este de Idaho, que es un 1% de la extensión, de un total  8.983 kilómetros cuadrados, aproximadamente el tamaño de la isla de Puerto Rico.

 

DE ROOSEVELT A OBAMA

Como es de suponer, en una extensión tan enorme, existen multitud de rutas y lugares para visitar que en la zona de entrada del parque los guías y guardabosques se encargan de mostrar y ofrecer al viajero que vaya por su cuenta. 

Al ser una extensión enorme, existen también varios centros para que el visitante pueda acceder a toda la información de la zona que quiere visitar. Esos puntos de encuentro e interpretación son los siguientes:.

Centro para visitantes de Albright, Centro para visitantes de Old Faithful (Viejo fiel), Centro educativo para visitantes del cañón,  Centro para visitantes Puente de Pesca, Centro para visitantes de Grant, Estación de información de Madison, Museo de los Guardabosques de Parques Nacionales Norris, Museo y Estación de Información de la Cuenca del Géiser Norris, Estación de Información West Thumb y el Centro de información para visitantes de Yellowstone Oeste.

Pero entre tanta oferta no puede dejar de visitarse el géiser más conocido, denominado Old Faithful, entre una gran variedad de docenas de fuentes termales que conforman la colección más grande del mundo de géiseres, con un total de más de 300, unos dos tercios de todos los existentes en el planeta, según la UNESCO. Algunos otros relevantes son: la denominada Mammoth, la fuente Paint Pot y Firehole Lake Drive o la Cuenca del Géiser Midway.

Tampoco se puede perder el bello lago Yellowstone, así como el fuerte del mismo nombre, y también el denominado Gran Cañón con sus impresionantes cascadas. 

Lo más recomendable es practicar senderismo o acampar por sus límites, por los que puede encontrar algunos búfalos, alces y también lobos, osos y el bisonte, un animal que, Barack Obama ha designado  como el "mamífero nacional", pasando a convertirse oficialmente en símbolo del país junto con el águila calva.

Para la turista española Belén Guinaldo Coldeira, “ha sido una de las experiencias más maravillosas que he tenido. Vinimos cuatro amigos y acampamos tres días en el parque. Ha sido fantástico y muy recomendable para quien visite Estados Unidos”.

Precisamente el Servicio de Parques Nacionales  del que forma parte Yellowstone (https://www.nps.gov/yell/index.htm)  acaba de cumplir 100 años con el objetivo central  de permitir "su disfrute sin defecto para las futuras generaciones". 

Aunque la legislación fue firmada por el entonces presidente demócrata Woodrow Wilson en 1916, se considera a Theodore Roosevelt (1901-1909), un republicano, como el gran impulsor en la conservación de los espacios naturales y protección de la fauna salvaje.

Además, según indica la UNESCO “es uno de los lugares más importantes del mundo para el estudio y la valoración de la historia evolutiva de la tierra”, que también cuenta con cerca de 150 especies de plantas fósiles, que van desde pequeños helechos y juncos hasta grandes sequoias y otras especies de árboles.

 

QUÉ HACER EN EL PARQUE

Sobre cuál fue su mayor hallazgo en el parque, el visitante español, Guimar Chicharro, otra visitante, comenta a Efe: “Lo más impresionante fue vivir unos días dentro de la Naturaleza completamente, porque sientes que eres tú quien está donde viven los animales y no la sensación de que sea un parque. Vimos también varios bisontes cruzando la carretera y también ciervos y un par de osos pardos”.

En un espacio tan inmenso es posible hacer multitud de actividades deportivas o de observación y disfrute. Desde acampar en lugares designados, donde se controla el número de personas para no incidir negativamente en el entorno, hasta navegar por el lago del parque, practicar muy diversas rutas de senderismo, montar a caballo o pasear en bicicleta con un camino que tiene más de 300 millas (482 km). 

Es de significar que Yellowstone cuenta con más de 350 millas (564 km) de carreteras pero, al ser un lugar de naturaleza, suelen ser desiguales y estrechas, por lo que siempre hay que respetar las normas de velocidad y tener cuidado, porque es muy frecuente, además, encontrarnos animales cruzando la calzada, especialmente por la noche. 

Es importante obtener  los permisos oportunos y también la información más completa sobre el estado de los senderos y rutas acudiendo a los centros o estaciones antes mencionadas y, desde la organización del parque, indican que es importante que se hagan las reservas con anticipación especialmente durante julio y agosto, los meses de temporada alta.

 

ALTITUD Y TEMPERATURAS.Las autoridades del parque indican también que hay que tener en cuenta la altitud que tiene, que oscila entre los 1.615 y los 2.700 metros, por lo que recomienda a aquellas personas que tienen algún problema cardíaco, deben informar a su médico antes de acudir a sus instalaciones. 

En cuanto a las fechas convenientes para visitar Yellowstone y las temperaturas, fuentes del parque indican que, en verano, suele oscilar entre los 25 y 30 grados centígrados, aunque por las noches baja mucho; en invierno pueden llegar entre los -5 y -20 grados centígrados bajo y es habitual que baje mucho más por la noche.

En primavera y otoño las temperaturas que ofrece el parque pueden ser de o a 20 grados de día y entre -5 y -20 grados centígrados por la noche, puntualizando en que las nevadas son muy comunes y que si existe una constante en la zona es que las condiciones del tiempo allí son  imprevisibles.

Por Joaquín Méndez Rosa.EFE/REPORTAJES

 

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X