• Foto: Cedida.
  • Foto: Cedida.
“Con permiso para amar” se llama el reciente libro de Victoria Valenzuela, quien emprende una nueva etapa como escritora luego de dedicarse al trabajo con las personas en su rol de psicóloga, además de mantener un blog

Victoria Valenzuela es coach ontológico y especialista en Gestión de Personas. Licenciada en Psicología y diplomada en Recursos Humanos, tiene experiencia en el desarrollo organizacional y comunicaciones internas para el grupo Copesa, donde ha colaborado directamente en las áreas editoriales de los periódicos del conglomerado. Participó del taller literario de la escritora Claudia Apablaza, mantiene su blog en el que reúne sus relatos y ya lanzó su primera novela, que se llama “Con permiso para amar”, por Ediciones B.

Este trabajo fue presentado en la FILSA 2016 en la Estación Mapocho de Santiago, en la sala Camilo Mori, donde estaban de invitadas la periodista Elizabeth Simonsen; la autora de libros como “Todos piensan que soy un faquir” y “Siempre te creíste la Virginia Woolf”, Claudia Apablaza; y la cantante y actriz de “Preciosas” de Canal 13, Simoney Romero. Diario El Día conversó con la autora, radicada en Estados Unidos.  

Buenos días Victoria, saludos desde La Serena. En primer lugar, nos gustaría saber si tienes algún vínculo, recuerdo o sensación respecto a nuestra IV Región.

"Mi abuela era serenense y muchos veranos de mi infancia los pasé junto a mi hermana, entre la niebla, las gaviotas y ese aire salino que también inunda a mi Vaparaíso que es donde yo nací y crecí. Guardo un cariño especial por Salamanca, Illapel y por supuesto el Valle del Elqui, lugares entrañables por su geografía, aroma frutal y las soleadas tardes de verano, que tantas veces pasamos corriendo con los amigos de la cuadra".

Tenemos entendido que “Con permiso para amar” es tu primera novela, ¿pero has lanzado antes algún otro tipo de publicaciones?

"Esta es mi primera novela, la cual inaugura una nueva etapa en mi vida, como escritora. Anteriormente, me había dedicado al trabajo con las personas en mi rol de psicóloga, haciendo consultoría y coaching. Paralelamente tengo un blog en el que he creado un personaje llamado Lavitos quien va contando historias de vida de diferentes personas con las que se encuentra en sus viajes o que le escriben directamente para compartir su viencias personales a través de www.lavitos.cl Las historias más leídas han sido “Las luciérnagas de Brooklyn”, “Un hombre solitario” y “¿En dónde tejemos la ronda?”. Las ilustraciones las hago a mano, con tinta y lápices acuarelables".

Respecto a la novela, ¿cuánto tiempo te tomó trabajarla y cuáles fueron tus inspiraciones?

"La novela la escribí en pocos meses. Recuerdo que comencé en julio del año pasado y tras una especie de claustro literario en el que podía llegar a escribir hasta ocho horas diarias tranquilamente, en noviembre le puse el punto final. Pienso que cuando se ha vivido una historia como la que inspiró a esta novela, las manos obedecen a los sentimientos y no hay quien las detenga. Cuando intento mirar hacia atrás y recordarme sentada en los cafecitos de barrio, con los audífonos y totalmente abstraída de la realidad circundante, tengo la sensación de que no pisaba el piso, de que era etérea y que no importaba nada que no fuera ese momento. Vivía para escribir. Incluso una vez terminado este proceso creativo que viví en soledad y silencio, me costó un poco aterrizar y regresar a mi vida cotidiana. Así es que el motor que me impulsó a escribir Con permiso para amar, fue mi experiencia en la búsqueda de ser madre, lo que viví en cada tratamiento, los test de embarazos negativos y el peregrinaje por los distintos centros especializados, en busca de alguna esperanza que “curara” mi infertilidad. A partir del contacto con muchas mujeres que, como yo, han vivido realidades similares, comencé a “gestar” la idea de escribir. Y me gusta pensar que de toda esta etapa de creación finalmente resultara un renacer como escritora, que es lo que me apasiona hacer y por el camino que pienso continuar transitando".

¿De qué trata básicamente el libro, en pocas palabras? Parece que hay varios tópicos interesantes en torno a la protagonista.

"Es la historia de una mujer que tras sumergirse en el mundo de los tratamientos de fertilidad, decide atravesar la línea de lo permitido y vivir una experiencia que cambiará su vida. En su desesperación por ser madre, arriesga todas las seguridades en las que se refugiaba a lo largo de la vida, entre ellas su matrimonio, para embarcarse en una aventura que la remecerá profundamente. Se trata una invitación a la mujer moder moderna a olvidarse de los prejuicios,  dejar de lado las imposiciones y atreverse a romper con los moldes de una sociedad que enaltece a la maternidad a la categoría de “identidad femenina”, en circunstancias que no lo es. Se trata de volver a mirarnos como mujeres y darnos el “permiso para amar”, “para amarnos”.

Supimos que el lanzamiento fue en la FILSA, ¿qué nos podrías contar de aquella instancia?

"Fue el cúlmine de una etapa y el comienzo de otra. Seguramente será una experiencia que jamás olvidaré. Crecí rodeada de libros, mi abuelo paterno y tíos, todos profesores de castellano y autores de antologías de literatura, mi padre vendedor de libros para la V región durante toda su vida. Es difícil expresar con palabras lo que significó ese momento para mí, quizás gratitud es la palabra más representativa. El sentir el cariño y el apoyo de tantas personas fue preciosa confirmación del camino que he elejido.En este sentido, me siento profundamente agradecida de Ediciones B por haber confiado en mí en el comienzo de mi carrera. Siento que habla muy bien de una editorial, de su Directora Marilén Wood y del equipo, el que se las juegue por nuevos nombres y brinde un espacio real a autores totalmente desconocidos, más aún en un país donde todos sabemos que el libro representa un enorme desafío, el sostenerlo y desarrollarlo".

¿Qué significó para ti contar con la presentación de Elizabeth Simonsen, Claudia Apablaza y Simoney Romero para este lanzamiento?

"Un honor. Ninguna de ellas fue escogidas al azar. Por el contrario, las elejí cuidadosamente debido a que representan los valores que más admiro en una mujer. Son guerreras apasionadas, libertarias y abrazan la vida con fuerza para construir el camino que las hace feliz. Elizabeth es periodista especializada en educación, fue editora muchísimo tiempo en el diario La Tercera y hoy está dedicada a la investigación en la Universidad de Chile. Claudia es escritora, editora independeinte y ha creado su propia editorial llamada “Los libros de la mujer rota”. Simoney es una mujer excepcional y multifascética, quizás más conocida como actriz pero que en este momento se encuentra en pleno lanzamiento de su carrera como cantautora y que no me cabe dudas llegará muy lejos".

Respecto a tu faceta profesional, ¿cómo ha influido para que pudieras gestar este libro, tomando en cuenta que siempre estás trabajando con muchas personas?

"En mi rol de psicóloga y coach he tenido el privilegio de trabajar con muchísimas personas y conocer diferentes realidades. Siento que mi carrera humanista me permite llegar a lugares más ocultos de la psiquis humana y esto es lo que me gusta plasmar en las facetas de mis personajes. No tengo miedo, por ejemplo a hablar de la envidia y darle un lugar en la vida. Ese sentimiento incómodo muchas veces, es el mismo que nos permite re-afirmar aquello que nos importa y que juzgamos que nos merecemos. Yo he sentido mucha envidia de las mujeres que quedaban embarazadas y aprendí primero a constatarla, a aceptarla y validarla como tal. Los personajes de la historia revelan el sin-sentido de la vida moderna, el edonismo y la obsesión por la inmediatez, al mismo tiempo de que luchan por vencer sus miedos y salir adelante, algunos con mayor o menor éxito".

¿Hay un público lector específico al cual quieras llegar con tu novela?

"Yo le escribo a las mujeres principalmente. Y es que cuando escribía pensaba en las de mi familia, mis amigas, mis pacientes, las desconocidas que caminan por la calle. Aquellas que pasan los treinta años, que aún no han sido madres y que se preguntan en silencio si llegará o no ese día. ¡Y si es que quieren ser madres!"

¿Qué otras actividades hay planificadas en torno a este libro?

"A partir de ahora comienza la difusión principalmente a través de medios escritos, tanto en Santiago como en regiones, diarios, revistas, radios y medios digitales. Por mi parte pueden encontrar toda la información del libro como el booktrailer, eventos y novedades, a través de mi cuenta de instagram “Lavitos” y el fan page de facebook que lleva el mismo nombre.  Esta semana estaré presentando en el café literario Espacio Ñuñoa, en la escuela internacional de coaching Newfield Network y en la librería Punto y Coma de Viña del Mar, en compañía de Simoney Romero".

¿Estarás pronto visitando la IV Región? Si es así, qué actividades tienes planificadas.

"Me encantaría ir prontamente a presentar el libro y generar un espacio de conversación en alguna librería, ojalá antes de emprender mi retorno a Estados Unidos que es donde resido actualmente. Si no se llegara a concretar antes del 15 de diciembre, ya será para marzo o abril con toda seguridad".

¿Estás trabajando en algún nuevo libro o hay planes para ello?

"Sí. Estoy en plena producción literaria. No quiero hacer muchos adelantos porque soy un poco supersticiosa y me gusta abrir mis proyectos una vez que están listos de ser presentados. Lo que sí puedo decir que es una historia actual y totalmente diferente a Con permiso para amar. Si todo marcha bien, espero a mi regreso poder presentarlo para comenzar el trabajo de edición".

¿Algún mensaje especial invitando al lector a sumergirte en tu novela?

"La invitación es a disfrutar de una novela ágil y entretenida, con alto nivel de erotismo e intimidad, y en las que no hay límites imposibles de superar".

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día