Crédito fotografía: 
Eleazar Garviso
La versión 18 de la Fiesta Costumbrista de Rio Hurtado fue una nueva oportunidad para destacar las potencialidades turísticas de la comuna, no sólo con sus ventajas como el Monumento Nacional de Pichasca, sino que también reviviendo práctica de antaño como la trilla y la sabrosa gastronomía.

Rosa Geraldo  y su madre Eliana del Carmen Tirado de 87 años están  impacientes por el inicio de la trilla a yegua suelta que  se efectuará en un ara acondicionada en  la cancha de SamoAlto, comuna de Rio Hurtado. Mientras esperan  almuerzan comida típica bajo  una suerte de gimnasio donde se levantó el comedor de las cocinerías. Ambas son de la comuna y  destacan estar orgullosas  que se revivan tradiciones de antaño.  En esta  ocasión  estuvieron insertas en  la Fiesta Costumbrista que la comuna ha organizado por 18 años.

En cada rincón  de la ciudad sus habitantes insisten que Rio Hurtado es una comuna inexplorada y que posee un alto potencial turístico.

Tal  como  adelantó  el alcalde de la comuna, Gary Valenzuela, la muestra  se  transformaría en una vitrina de las principales actividades que se  desarrollan en la ciudad. Fue así  que alrededor de la iglesia decenas de puestos ofrecieron  artesanía  y productos típicos de los alrededores.

Los artesanos  coincidieron en  la importancia de  seguir efectuando este tipo de eventos criollos  para resaltar  la actividad del turismo, sobre todo en el verano. Dentro de la oferta  resaltó  el  trabajo de don Walter, quien desde hace 14 años viene desarrollando  trabajos en cerámica como una forma de cautelar el legado de sus antepasados.  “En los talleres me di cuenta que me salían cosas innatas  y no sé de dónde y resulta que descubrí que mi abuela fue diaguita, de apellido  Campillay”. Fue así como  comenzó a efectuar réplicas de los diferentes objetos encontrados en los cementerios indígenas, “por ejemplo, el jarro pato, las vasijas y las culebras que están en el museo de Limarí”.

El  stand de la señora  Emilia Cortés  destacó por sus tejidos  en telar.  Integra   la agrupación de tejedoras Alpahur constituida por mujeres   dueñas de casa  autodidactas que  rescatan la confección de trabajos con lana de ovejas.

“En este  tipo de feria costumbrista podemos mostrar las obras de nuestras socias”, destacó a diario El Día. Asegura estar orgullosa porque  desarrolla  este arte hace 40 años.

De la misma forma  destacó  una serie de  stand donde los pobladores del sector pudieron  expender todo tipo de  alimentos, sobre todo comida casera.

Por momentos,  la cantidad  de mesas de las diversas cocinerías  fue insuficiente  para  contener a los cientos de turistas que llegaron al lugar de diferentes partes  de la región  de Coquimbo.

En paralelo  hubo música chilena  con grupos de Ovalle, Punitaqui de la localidad y Santiago. Asimismo, destacaron los juegos populares para los menores. 

ACTIVIDADES CON HISTORIA

Una de las  actividades que más llamó la atención fue la  recreación de  una  trilla a yegua suelta que se desarrolló en  una ara que se  levantó en la cancha de fútbol.  En  la oportunidad los visitantes, sobre todo  las nuevas generaciones  pudieron conocer cómo en el pasado se efectuaba la obtención de la materia  primaria para cocinar el pan  o la elaboración  de harina tostada. La iniciativa fue liderada  por  Sergio Guerrero y asegura que es primera  vez que se efectúa en el marco  de la fiesta  costumbrista.

“Es bueno que los jóvenes sepan  que  de esta forma se obtenía el trigo porque no  había maquinaria.  Todo se hacía con animales y se transformaba en una verdadera fiesta”, nos sostiene cuando está próximo  a liderar la trilla.

Confiesa que  es un orgullo comprobar la cantidad  de persona que repletaron las graderías para deleintarse con esta demostración. “Estoy contento con el resultado, porque nos costó bastante sacar esta actividad adelante. Debimos conseguir los animales. Pero, fue bueno  ver sorprendidos y encantados a los jóvenes”.

UNA CITA CON EL PASADO

Dentro de las actividades, el municipio de Hurtado organizó un circuito  por el Monumento  Nacional de Pichasca, donde los asistentes pudieron disfrutar  del recorrido por el sendero que conecta con el pasado. En  el lugar  uno de los mayores atractivos, además de la historia, es una replica de un dinosaurio   y el refugio de la casa de piedra, donde se puede advertir el lugar donde vivían los antepasados. 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X