Crédito fotografía: 
Foto El Día
La deportista serenense Claudia Munizaga, quien acaba de regresar cargada de medallas de oro de los Juegos Olímpicos Masters celebrados en Nueva Zelanda, tiene nuevos retos que cumplir en su afán de mantener sus marcas en las pruebas de velocidad y de ser un ejemplo para las nuevas generaciones

Claudia Munizaga mientras preparaba el calentamiento para comenzar luego con los entrenamientos. Sin duda que con admiración. Luego ella también se sumaría a la rutina de los estiramientos de músculos. Claudia venía llegando desde las Olimpiadas Masters celebradas en Nueva Zelanda donde había conquistado cuatro medallas de oro en pruebas de velocidad. Agustina es quien sigue sus pasos en las pistas atléticas de la región y el país. Es que su mamá se ha convertido en un verdadero espejo para los jóvenes, en su mayoría estudiantes, que toman parte en el Club Atlético Inglés de La Serena. En especial a su mamá, a quien le tiene preparado un hermoso festejo en este especial domingo.

Cierto que participa en un deporte individual, aunque a Claudia la conocen porque interactúa con el resto de los compañeros, en especial los chicos. En las citas nacionales o internacionales se relaciona con los rivales. Experiencias que la definen y que pone a prueba en su vida, en cada jornada de prácticas, en la entrega de los valores que van implícitos en quienes practican deporte.

Claudia, con sus 50 años, tiene una vitrina especial en su hogar por los títulos y medallas de oro que ha obtenido a través de su trayectoria en los niveles Masters y destaca esa  actitud en la transformación que ha tenido su vida a través del atletismo que no es un hobby, sino que un hábito de vida. Parece ser demasiado sencillo. No lo crea.

Tiene seis hijos, trabaja, entrena y no hay día que no despierte con mayor actitud para seguir ganando metros en nuevas competencias en el país. De hecho, ya mira una nueva participación internacional en el Mundial de 2018. No para, se entretiene. Cuenta que no va a sufrir. Por el contrario, aunque sea un hobby el atletismo, va a pasarla bien, a sentirse cómoda. A disfrutar.

“Forma parte de mi vida el atletismo, mis hijas y la familia. Comencé a los 45 años  y en el colegio, pero no entrenaba como ahora. Ahora lo hago metódicamente, con un plan, que antes en el colegio jamás lo hice”.

-¿Por qué recién a los 45 años?

“Siempre hice gimnasia, aeróbica, pero no me motivaba estar encerrada, lo encontraba fome cuando mi hija mayor entrenaba atletismo por el colegio, comencé a acompañarla y entrené con ella. Me di cuenta que me gustaba y era buena y Peter (Grohs, su entrenador) me decía que qué estaba haciendo en la casa. Comencé a entrenar con ellos, después mi segunda hija, la tercera, y ahora Agustina, menos los hombres que son todos futbolistas (6 hijos) y es entretenido entrenar con ellos. La verdad es que me encanta, lo disfruto, como que saboreas los entrenamientos, no siento lata o estoy cansada. Estoy muy a gusto”.

-¿Un hobby claramente?

“Sí, lo es porque me gusta, igual trabajo (ingeniera en Computación) en una minera hasta las 14.00 horas y después debo choferear, ir a buscar a los hijos al colegio y darme el tiempo para entrenar todos los días,  lo ideal es hacerlo una hora al día”.

-¿Seis hijos, todo un tema?

“Cuesta, pero hay muchos atletas como yo, que en realidad nadie sabe que hacen lo mismo. No somos muchas los que viajamos al Mundial, pero a las competencias en el país sí, se viaja con mayor frecuencia. Hay muchas historias detrás de cada uno de los atletas de las series Masters”.

-Una cosa es el incentivo propio, pero el sistema ¿entrega las opciones para desarrollar este deporte ya en edad Masters?

 “A la edad nuestra la gente conoce poco de las opciones de practicar atletismo. Además, como que creen que no lo pueden hacer. Yo he motivado a muchas amigas y dicen cómo hacer deporte a esta edad y la verdad es que sí pueden,  es cosa de mentalidad, motivación, sentirse capaz de hacerlo. Yo que estoy en este mundo del deporte, veo como personas de 100 años compiten en los 100 metros. Los Masters van de 5 en 5 años y somos como 8 en diferentes categorías en el club, desde un señor que tiene 82. También existen en la zona otros clubes, aunque son sólo de atletas Masters”.

-¿Eso los hace diferentes?

“En el Club Atlético Inglés, nosotros compartimos con los jóvenes, interactuamos. La idea es ver y compartir para nosotros con ellos y que vean que se pueden proyectar en el futuro. Muchos a los 25 años truncan el atletismo  por diferentes causas, acá se convive, se comparten esas experiencias que creo son muy importantes en la interacción y convivencia”.

-¿Siempre se motivó por las pruebas de velocidad?

“Siempre, me gustan, me di cuenta que era matea. También me agradan las vallas. Tengo hartas medallas para ordenarlas, pero no me he hecho el tiempo todavía, son un hermoso recuerdo”

-¿Y el tema de los viajes?

“El 2008, cuando decidí ir a los nacionales, salí campeona. Decidí sumarme al Sudamericano de Rosario en 2008, donde logré el segundo lugar y estuve al borde de salir primera. Eso me motivó. Después fui a un Mundial a Sacramento, Estados Unidos, con un nivel altísimo, me ubiqué  séptima  en los 100

200 metros y hacía tiempo que no había una chilena en velocidad en la final, me sentí súper orgullosa”.

-¿Y con las marcas que nos puedes contar?

“Debo reconocer que me gustaron los mundiales, como que miro en menos los Sudamericanos, que son bastantes buenos. De hecho, igual salí campeona sudamericana con récord, aunque mi mejor marca es de 13.32 en los 100 metros planos, record de Chile”.

-¿Sostenerlas debe ser todo un reto hoy?

“En mi categoría por lo menos lo que me ha pasado es que he mantenido mis marcas, que por la edad deben ir hacia abajo. Me he mantenido, lo que habla que he mejorado, no he decaído, siempre me mantengo y eso me tiene contenta, porque mi entrenamiento es preciso, no sobreentreno. Los técnicos saben que no vengo a sufrir, sino que a sentirme bien”.

-¿Qué viene en la bitácora de viajes y competencias?

“Este 2017 nos queda prepararnos para el Sudamericano en Santiago. Y en 2018, en Málaga, se realizará un nuevo Mundial, por lo que muchos queremos ir a esa competencia, aunque debemos prepararnos con intensidad”.

OLIMPIADAS EN NUEVA ZELANDA. Claudia regresó desde Auckland, Nueva Zelanda, feliz, no sólo por el buen resultado obtenido en las pruebas de pista, sino también por la organización. Esa cita internacional reunió, en las diferentes pruebas, a deportistas provenientes de todos los rincones del  mundo. Fue una experiencia diferente, intensa, bajo una organización que no descuidó detalles.

“Como era unos Juegos Olímpicos Master donde se desarrollaban todos los deportes, era entretenido conversar con ellos. Había velerismo, remo, bádminton, todas las disciplinas en realidad y ver gente mayor haciendo deportes bien bruscos me llamó la atención. Algunos jugaban vóleibol, era impactante ver gente de 70 años dándolo todo, incluso lanzándose al suelo para salvar un balón”.

-¿Desde el aspecto organizativo?

“Me llamo la atención como organizaron un  tremendo torneo. Toda la logística me llamó la atención, era como unos Juegos Olímpicos originales. Había 7 chilenos en esta disciplina, quizás en otras series había más, pero como estaban distribuidos en ciudades cercanas, no tuvimos la oportunidad de compartir o conocer sus experiencias”.

-Tienes claro que lo tuyo a los 50 años es un claro ejemplo de vida, ¿qué nos puedes decir para fortalecer no sólo el atletismo en los Masters, sino que el hecho de practicar deportes?

“Cierto, la idea es que esto sirva para motivar a la gente, que se sienta atraída a participar, ya que ayuda a mejorar la salud. Para mí es un estilo de vida y tengo la posibilidad de viajar a cualquier parte y cada vez que lo hago, siempre ubico un lugar para entrenar, eso es lo primordial, dejando claro que tanto en los entrenamientos como en las competencias vengo a pasarla bien”.

-Además que no estás sola, una de tus hijas te acompaña en el día a día en las pistas...

“Motivo mucho a la Agustina. La motivo y la obligo, aunque a ella le gusta y cada vez se motiva más. Mis otras hijas que partieron en el atletismo hoy están en la universidad y es difícil que retomen. Es todo un apoyo tenerlas y verlas en las prácticas”.

Termina la jornada de prácticas. Ambas preparan el viaje a casa. Allá las espera el papá y los cinco hermanos. Tiempo de conversación. Tiempo para analizar las cuestiones que se producen en el día a día de todos los padres con los hijos. Hablar de estudios, de la vorágine, de la elección de vida, de la importancia que tiene el deporte, que no encuentra obstáculos pese al paso del tiempo y que en el mañana tendrá nuevos momentos para que se conozcan mejor.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X