• Las cámaras y las luces han seguido al Coto Ribera en la semana, se hizo cargo de un Coquimbo Unido complicado en la tabla y debutó con una victoria.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Hoy se cumple una semana desde que el joven entrenador se hizo cargo del cuadro Pirata. Debutó venciendo a Palestino y este martes, tiene un complicado reto ante Curicó en La Granja

El nuevo entrenador de Coquimbo Unido, Juan José Ribera, cumple hoy, en su segundo paso por el club pirata, su primera semana de trabajo. Hace siete días, desde Santiago, viajó de madrugada para hacerse cargo de un equipo que había terminado el vínculo con su antecesor, Germán Corengia y en Santiago, ante el puntero Universidad Católica, claro que con el interinato de Rafael Celedón  en la banca, se habían comido una boleta 4-1.

No lo pensó dos veces cuando llegó la oferta desde el equipo aurinegro. Consideraba injusto, por sus pergaminos, estar diez meses sin trabajo (hay que agregar todo este tiempo de la pandemia ahí), por lo que volver al puerto, donde la hinchada te hace sentir el amor y la exigencia, era un atractivo nuevo reto. En especial si se trata de la Primera División.

Y debutó el martes ganándole a Palestino que llegaba con un mejor rendimiento y mayor número de individualidades. No le importó, le hizo retoques al equipo, ordenó dos líneas de cuatro y dispuso que sus hombres de ataque jugaran libres y con espacios.

Le resultó la jugada. Crecieron las individualidades, entre ellas el capitán Cano, para sumar tres puntos de oro en la lucha por desprenderse del fondo.

“No vengo a mostrar un estilo de juego, vengo a sumar puntos, ya que de esa manera saldremos del fondo. Así estaremos más tranquilos para trabajar y poder conocer realmente a todos los jugadores”, dijo el Coto, reconociendo que estaba feliz por los jugadores, “ellos y sus familias realmente sufren mucho cuando los resultados no se dan”, agregó.

No obstante y pese al debut ganador, no se encandila con las cámaras y los flashes, por el contrario, reconoce que “falta mucho por hacer, acá hay que trabajar mucho, aunque realmente es importante ganar para estar tranquilos”.

Frente al partido de este martes ante Curicó, en la región del Maule, explica Ribera, que hay que mostrar intensidad y compromiso, “necesitamos mantener el mismo nivel de concentración, ya que el rival también necesita de los puntos”.

En efecto, Curicó hace cuatro fechas que no sabe de triunfos y acumula 391’ sin marcar un tanto. El último fue de Federico Castro en el triunfo 1-0 sobre Huachipato, el 2 de marzo de 2020, “no nos podemos confiar de esa situación de ellos, son puntos muy importantes y buscaremos volver con ellos al puerto”, enfatiza el DT.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X