Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Enzo Carrizo, de 9 años de edad, vive en el Bosque San Carlos de Coquimbo. Es cinturón negro, se consagró campeón panamericano en la modalidad ATA Extreme Martial Arts y en julio participará en el mundial de la disciplina, en Arkansas, Estados Unidos.

Por Bastián Álvarez 

Con el apoyo incondicional de su familia, un pequeño talento de las artes marciales busca dar grandes satisfacciones y orgullo al deporte regional. Enzo Carrizo Esquivel, de 9 años de edad, vive en el Bosque San Carlos en Coquimbo y es el campeón panamericano de la modalidad Extreme Martial Arts del taekwondo, que consiste en presentar una secuencia de movimientos de artes marciales y piruetas acompañados de música, logro que obtuvo en el Panamericano de la especialidad realizado en Lima, Perú entre el 6 y el 8 de octubre de 2017.

Enzo, quien practica en la sede del Barrio Industrial de Coquimbo de la Academia ATA Bekho Cuarta Región, bajo las instrucciones de los entrenadores Cristián Acevedo y Flavia Enero, está clasificado para el torneo mundial de Taekwondo que se realizará entre el 9 y el 15 de julio en la ciudad de Little Rock, en el estado de Arkansas en Estados Unidos.

HISTORIA DE UN TALENTO. Enzo cumple 10 años en el mes de junio, practica la disciplina del taekwondo desde los cinco años de edad y es descrito por su madre Patricia Esquivel como un niño perseverante, de perfil bajo e hiperactivo. Es por esta razón que entró a la academia, para evitar ser agredido en el jardín infantil y para canalizar su energía. Estudia en el Colegio del Alba, este año cursará Quinto Básico y tiene el respeto y el cariño de sus profesores y compañeros, comenta orgullosa Patricia.

PERSEVERANCIA, AUTODISCIPLINA Y APOYO FAMILIAR. La práctica de taekwondo e incorporar las prácticas en su rutina diaria y compatibilizarlas con sus estudios escolares, ha cambiado la vida de Enzo y también, la de su familia. Su madre relata que “ha tenido una muy buena experiencia, siempre con el apoyo de sus entrenadores y sus padres.  El entrenador Cristián Acevedo lo ha ayudado mucho, sobre todo con su autoestima y siempre ha sido muy firme con él”, disciplina que no sólo le ha servido para avanzar como practicante de taekwondo, sino que en sus estudios escolares.

Además, Patricia destaca la perseverancia de su hijo, pues “por la academia han pasado muchos niños, algunos se han quedado y otros se han ido.  Enzo nunca se ha dado por vencido. Su sueño era ser cinturón negro y lo logró, pero él quiere llegar todavía más lejos”.

NECESIDAD DE FINANCIAMIENTO. Para la comunidad del ATA Bekho La Serena, sus compañeros y apoderados y, por supuesto, para su familia, tener a un representante en la mayor cita mundial de la disciplina a nivel mundial es motivo de orgullo. “Esto partió como un sueño, Enzo siempre me dijo que ha sido su sueño participar en un mundial y yo se lo voy a cumplir”, comenta Patricia. Para que se haga realidad este anhelo, la autogestión adquiere una importancia vital y se traduce en un sinnúmero de actividades. Es así como su mamá y familia elaboran y venden productos de repostería entre sus vecinos, amigos y conocidos.  Sin embargo, su madre busca que empresas o instituciones puedan ayudar a su hijo con recursos para costear ya sea la estadía, la inscripción o los pasajes.

Sólo en pasajes para dos personas, en este caso Enzo y su madre, el costo se acerca a los $2.000.000. “Hemos hecho actividades para costear la inscripción y la estadía, porque el gasto es muy alto”, comenta Patricia.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X