• Foto: EFE
  • Foto: EFE
En menos de 10 minutos, el equipo nacional recibió los tantos donde el arquero Toselli no tuvo una buena reacción. A los 35' descontó la "Roja" mediante cabezazo de Arturo Vidal, y aunque tuvo 45 minutos para revertir la situación, el cuadro de Pizzi no pudo

Habían aspiraciones en la “Roja”. Y no es para menos, considerando la performance y el respeto internacional que el cuadro de Juan Antonio Pizzi ha ganado tras la obtención de la Copa América Centenario, que se suma al trofeo sudamericano conseguido en 2015 en Santiago de Chile durante la era Sampaoli.

Con esos antecedentes, el equipo de Macanudo llegaba a los pastos del estadio Defensores del Chaco, donde contaban con un cierto favoritismo.

Las cosas no empezaron bien. Junto con la entonación del himno nacional, que fue evidentemente “cortado” por la organización del match, los primeros minutos del encuentro fueron nefastos para el conjunto nacional.

A los 4’, Eugenio Mena casi anota tras un buen centro desde la derecha de José Pedro Fuenzalida, pero ese aviso fue el presagio de dos jugadas desafortunadas y que tuvieron un costo alto para la “Roja”.

A los 6’, el paraguayo Romero lanzó desde fuera del área y su remate resultó inatajable para el portero Christopher Toselli, reemplazante del capitán Claudio Bravo en el arco nacional.

El meta de la Universidad Católica trató de rechazar a mano cambiada pero su intento resultó fallido. Fue el 1-0.

Dos minutos después, y aún sin reponerse del golpe de la apertura de la cuenta guaraní, vino un tiro de esquina en favor del local, que significó un pivoteo y el cabezazo de Da Silva en plena área chica.

Tanto la defensa nacional como el portero estuvieron flojos en la reacción. Es más, el arquero de la UC ni siquiera se despegó del piso. Fue el 0-2 en contra.

En los minutos siguientes, el equipo nacional se mostró inseguro en la salida, cometiendo errores de precisión que pudieron ser fatales.
A los 24’, Eduardo Vargas ejecutó una “chilena” que fue  tapada magistralmente por el arquero Barreto, y a los 32’, un contragolpe casi termina con las ilusiones nacionales.

Sin embargo, ya acercándose a la mitad del primer lapso, los muchachos de Pizzi comenzaron a retomar el control del balón y avance por las bandas, que fueron tentación para los guaraníes, que comenzaron a golpear.

De hecho, sobre los 35’, una falta fuera del área provocó un tiro libre que fue servido, un minuto después, por Charles Aranguiz, que permitió el cabezazo de Arturo Vidal que puso el descuento y las esperanzas para Chile .

De hecho, sobre el final del primer lapso, el cuadro nacional siguió presionando y puso en entredicho la seguridad de un cuadro local que se fue conformando con una ventaja tempranera que parecía muy segura. Bajo esas condiciones, el segundo lapso aparecía como un desafío importante, desde el punto de vista anímico, para el once de Pizzi. 

Intensidad

El segundo lapso, más allá del resultado final, prometía ser intenso y muy bregado. Así fue. Pero al igual que en el primer tiempo, los primeros minutos de la “Roja” fueron débiles. A los 48’,  Romero remató tras una serie de indecisiones defensivas y Toselli envió al corner de buena forma.

Un minuto después, Lezcano volvió a quedar frente al golero chileno y definió sobre el horizontal. Las dudas continuaban para el cuadro de “Macanudo”.

A los 53’, una jugada aparentemente intrascendente sin duda complicará la planificación del próximo encuentro ante Bolivia, ya que el árbitro Nestor Pitana de Argentina amonestó a Gary Medel, tarjeta que le significa perderse el duelo a jugarse en el Monumental el próximo martes.

La presión chilena comenzaba a manifestarse con intensidad, y los ingresos de Puch y Gutiérrez  buscaban entregar un segundo aire para buscar a toda costa la igualdad. A los 65’, y luego de una buena jugada colectiva, Chile anotaba el empate pero la jugada fue correctamente anulada por posición de adelanto.

Dos minutos después, Vargas remató y el tiro pasó apenas desviado. Chile seguía avisando.

A los 71’, Paraguay pudo definir el encuentro, con un “picotón” de Moreira, pero el remate se fue elevado por sobre el horizontal. A los 77’ ingresó Pinilla, buscando ganar en potencia y altura frente a una defensa paraguaya que ya estaba cansada, pero los dirigidos por Francisco Arce se dedicarona cuidar el resultado y a contragolpear. A los 89’, un tiro libre de Sánchez fue la última oportunidad para Chile, pero esta no era la noche para la selección nacional. Incluso Medel fue expulsado. Una jornada para olvidar.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X