Crédito fotografía: 
Cedidas
Si bien es cierto que se formaron para reunir a todos los fanáticos de las dos ruedas en la región en el 2014, jamás imaginaron que serían campeones nacionales de forma tan temprana, logrando que jóvenes deportistas se comenzaran a lucir y a proyectarse desde muy niños. El sueño es seguir contando con el apoyo de sponsors y generar proyectos atractivos. Y todo surgió desde las ganas.

Una de las experiencias más importantes es vivir de la pasión del deporte. No sólo como algo estimulante, sino como una forma de demostrar que con trabajo se pueden conseguir objetivos importantes.

Esto bien lo saben en el club Cerro Grande, que nació a partir de la inquietud de personas de cultores de la pasión bike enduro, superando complejas montañas y obstáculos que son difíciles de llevar.

Y claro, es que esta entidad surgió a partir de la inquietud de un grupo de personas que siempre sostuvieron que se debía organizar un ente que reuniera a todos sus fanáticos.

El presidente de este club, Sebastián Rubio, nos comentó detalles de esta experiencia única.  “Esto nace a mediados de 2013, a raíz de una nueva modalidad de ciclismo en el mundo, que une al cross country, que es el ascenso y el downhill, que es el descenso como tal”, sostuvo este directivo.

Luego de una paulatina organización, este año consiguieron convertirse en campeones nacionales amateur de esta modalidad, lo que les tiene verdaderamente orgullosos.

CAMPEÓN NACIONAL

Diego Fava es uno de los integrantes más jóvenes de este plantel, que se tituló campeón nacional juvenil, pese a llevar sólo un año en la práctica del enduro.

Y ojo, que sólo tiene 16 años y cursa Tercero Medio en The International School.

Y si bien no ha sido fácil, contaba con el aval de conocer de motos. 

Sin embargo, no todo fue abrazos en la presente temporada, ya que en la cuarta fecha del certamen nacional tuvo dificultades mecánicas. Pero él supo levantarse.

“En la última fecha, que tuvo lugar en Ninhue, en la Provincia de  Ñuble, me titulé campeón. La temporada tiene en su totalidad siete fechas a lo largo del país, así que imagínate”, comentó en los estudios de Radio Mistral, donde comentó que entrena sábados y domingos, y durante la semana practica si es que los estudios lo permiten. 

A PUNTA DE ESFUERZO

Lo cierto es que en palabras del presidente Sebastián Rubio aquí se combina una serie de esfuerzos, ya que algunos estudian, trabajan y siguen esta pasión sobre dos ruedas, muchas veces con financiamiento propio aunque cuentan con una cantidad importante de sponsors regionales.

“Otro de los puntos importantes es que siempre  buscamos que se sume gente de escasos recursos y que tengan las capacidades para poder competir”, aspecto muy significativo en lo social.

UNA HISTORIA CON BASE

La historia de este club va de la mano del empuje. Un hombre ligado a esta entidad desde su origen es Maximiliano González, fundador de esta entidad.

Sin embargo, la historia del mountain bike en la región en términos generales no es tan nueva. Son casi 15 años, pero hoy sus cultores sienten que tienen una oportunidad histórica.

De hecho, Maximiliano ha ganado trofeos en campeonatos mundiales y torneos panamericanos.

“Es bueno haber podido contagiar el cariño por este deporte hacia nuestros socios. Y tener a chicos como Diego Fava tan entusiasmados es realmente estimulante. Uno parte solo en esto, pero da gusto que otros se vayan sumando y fue bueno que se pudiera concretar el sueño de competir en forma colectiva. Los sueños se pueden lograr”, sostuvo.

UN DEPORTE DE RIESGOS

Si bien hay pasión involucrada, los deportistas deben  tener en cuenta que están sujetos a accidentes. Incluso, el campeón nacional previo de la categoría de Diego Fava sufrió un accidente que hoy le significa estar en silla de ruedas.

Hay riesgos, por que sólo en el descenso se compite. El tiempo se inicia desde el momento que el deportista comienza la bajada.

El capitán del equipo, Guillermo Castro, comentó parte del trabajo que se realiza para obtener las mejores performances y que han pavimentado un camino sólido.

“Lo que debemos hacer es mantener la moral alta entre los corredores.  Y tanto los que participan de forma titular como aquellos que lo hacen en la suplencia están apoyando, hay un sentido de equipo que es válido destacar”, aseguró Castro.

Los desafíos próximos: no sólo sumar más sponsors, sino también poder levantar proyectos al Instituto Nacional del Deporte. Lo que queda claro es que el Club Cerro Grande Racing tiene cuerda para rato.

UN PLANTEL QUE ES DE LUJOS

El plantel que conforma el equipo de Cerro Grande Racing es una mixtura de mucha juventud y experiencia. Sus integrantes son Diego Fava, Felipe Peón-Veiga, Francisco López, Francisco Muñoz, Sebastián Jorgensen, Jerson Escobar, Pablo Pizarro, Maximiliano González, Mauricio Zepeda, Guillermo Castro, Sebastián Rubio, Carlos Concha, Cristian Jarpa, César Silva y Rodrigo Jiles.

Ese espíritu donde la individualidad y el espíritu de equipo son una mezcla que sin duda han marcado a Diego Favale lleva a comentar que “a veces tengo que estudiar mucho, hay muchos exámenes, pero en los momentos que voy a entrenar me siento liberado. Andar en la bicicleta es un tiempo único para mi”, comentó.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X