Crédito fotografía: 
ANFP
Se espera que en el consejo de presidentes que tendrá lugar hoy en la sede la ANFP, se resuelva finalmente el término de la temporada 2019 y se concreten los cambios de Wanderers y La Serena a la serie de Honor, aunque hay una corriente que busca que se juegue una liguilla en la Primera B (inexplicablemente en enero próximo), entre 9 equipos para resolver en cancha uno de esos ascensos.

Aunque en el último tiempo las notarías también han visto disminuido su flujo, en la tarde de ayer la Oscar Fernández, en calle Cordovez, en La Serena,  se agitó más allá de lo habitual luego que la base de los jugadores del cuadro serenense, liquidaron con sus finiquitos la temporada 2019. Eso significa que cerca del 85 por ciento de la actual plantilla quedó en libertad de acción para buscar un nuevo futuro o, en su efecto, esperar la resolución  de una posible renovación si así lo consideran los administradores de la institución.

Así se cierra una historia de un año que los tuvo en la pelea por el ascenso y que se truncó hace una semana cuando el consejo de presidentes de clubes de la ANFP, estableció el término de la temporada y, de paso, castigó a esos equipos que buscaban ascender, negándoles la posibilidad.

Si bien esto último podría revertirse hoy cuando se realice un  nuevo  consejo y se permita uno o dos ascensos a la categoría de Honor (todo indica que sólo el primero Wanderers como campeón y el segundo en una extrañísima liguilla en la que participarían nueve equipos), los equipos prácticamente se han desmantelado liquidando sus compromisos con aquellos jugadores que defendieron sus colores en la temporada 2019.

Esto último llama la atención en CD La Serena, porque al grueso de los representantes de los equipos de la Primera B se le ocurrió una brillante idea, impedir lo que podía ser el ascenso de los granates que se ubicaron en el segundo lugar de la tabla (a 3 unidades del líder caturro), desarrollar una liguilla para resolver ese segundo cupo, con partidos en enero próximo que tendrían como sede la capital del país.

Si esta idea cobra realidad en el consejo de presidentes anunciado en Quilín, tendría que diseñarse un nuevo articulado en las bases (de un campeonato ya finalizado) que permita que los equipos se puedan reforzar abriéndose ya el libro de pases la próxima semana.

La jornada se presenta compleja en Quilín, aunque tras los pactos y sorpresivas decisiones adoptadas en los pasados encuentros, se espera cualquier sorpresa.

En el elenco papayero, equipo que pretende la justicia deportiva por lo hecho en cancha y se aplique la misma regla que utilizaron los equipos de la Primera División para zanjar al campeón y a los equipos que asistirán a copas internacionales, existe una nueva evaluación de los hechos y si bien no anticipan lo que pueda ocurrir en el encuentro de timoneles, recalcan que realizarán todas las acciones para “defender las legítimas aspiraciones del club”.

El gerente Felipe Irarrázabal, indica que “el viernes (hoy) podremos sacar algo en limpio, lo que hay es una propuesta y veremos qué se decide, ya que todo puede cambiar”.

De hecho y si bien la mayoría de los clubes de la Primera B se prestó para desarrollar esa liguilla para conocer al segundo ascenso, en Cobreloa, no se muestran tan seguros que será así.

El presidente del club, Walter Aguilera, dijo al programa En La Línea, “lo que va a ocurrir es una incertidumbre total, tuvimos una reunión de seis horas hablando ayer (miércoles) y no nos pusimos de acuerdo y eso que éramos de una sola categoría, imagínese  cuando estemos ahí con el resto de la Primera División. Ya no podemos dar las señales que hemos dado, el bochorno que pasamos el viernes pasado (sic), por lo tanto, mañana (hoy) va a ser clave. No me sorprendería que salgamos con una situación totalmente distinta a lo que se ha especulado o lo que en el fondo vamos a plantearle a los equipos de Primera División”.

El capitán papayero

Rodrigo Brito, el capitán del elenco serenense y que tiene contrato por el 2020, se mostró sorprendido al conocer lo planteado en los medios de comunicación que a Wanderers ya lo dan por ascendido y que el segundo ascenso se conocerá en una liguilla, “nos sorprendió el hecho de que se jugara una liguilla del 3 al décimo, además que en las bases del torneo estaba escrito que sería del 3° a 6°”.

Y con razón se queja de tal resolución, ya que los planteles se desmantelaron, “llegaríamos totalmente desarmados, los compañeros la mayoría están finiquitados, nuestro técnico posiblemente no siga y me parece que es inviable jugar la liguilla y menos en Santiago”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día