Crédito fotografía: 
El Día
Los dirigentes del equipo regional solicitaban a la Confederación Sudamericana de Fútbol, que se decretara el correspondiente walkover por no presentación de Defensa y Justicia. Sin embargo, la entidad oficializó, la noche de ayer, los partidos para el día 12 (ida) y 16 enero (vuelta).

La suspensión por parte de la Conmebol del partido entre Coquimbo Unido y Defensa y Justicia, que debía jugarse la noche del jueves, correspondiente a la semifinal de la Copa Sudamericana, aún no logra entenderse en el mundo del fútbol, menos en las huestes porteñas, los principales perjudicados.

Molestia que se incrementó luego que la noche de este viernes, la Dirección de Competiciones de Clubes de la Conmebol, mediante las Asociaciones Nacionales de Chile y Argentina, informara sobre la reprogramación de los cruces.

La ida se jugará el día 12 de enero a las 19.15 horas en el estadio Manuel Ferreira de Asunción, Paraguay. Mientras que el encuentro de vuelta, en el que hará de  local el equipo trasandino, se realizará el sábado 16 de enero a las 20:30 horas  en el estadio Norberto Tito Tomaghell, en Buenos Aires, Argentina.

“La reprogramación del partido y el traslado de sede son facultades de la Conmebol, asentadas en los reglamentos del organismo. La resolución no afecta el normal desarrollo de la competición”, indicaron desde el organismo rector del fútbol sudamericano.

Todo esto pese a que los dirigentes porteños realizaran un reclamo formal a la Confederación Sudamericana de Fútbol, en el que solicitaban que se entregara los 3 puntos, y con un resultado de 3 a 0, al equipo pirata, tras la no presentación de su rival Defensa y Justicia.

Según explicaban en el documento enviado al ente regidor, Coquimbo Unido cumplió en tiempo y en forma con todos los requerimientos, aceptando incluso un cambio de escenario, e igualmente respetó a cabalidad todas las exigencias reglamentarias y de protocolo.

Agregan que el plantel profesional se presentó al terreno de juego en la hora y momento citados según la programación. No así el equipo rival pese la normativa de la propia Conmebol, que no deja lugar a interpretación alguna en estos casos.

Es así que solicitaban que se decretara el correspondiente “walkover” contra el equipo trasandino, pero también dejaban abierta la posibilidad, de que se pueda jugar el día 14 de enero de 2021 un partido único para determinar al ganador de la llave. O, en su defecto, y conforme a la normativa vigente, la localía debiese ser dispuesta por el equipo local, esto es, Coquimbo Unido, y de ningún modo impuesta por la Conmebol. 

Toda esta situación quedó en nada, esto luego que a través de su cuenta de Twitter oficial la confederación confirmara la fecha y hora de los encuentros.

De nada sirvió tampoco la reunión entre los directivos del cuadro pirata  con el  presidente de la ANFP, Pablo Milad, para coordinar los pasos a seguir en relación a la suspensión y reprogramación del partido.

Reacciones a la suspensión

La noticia sorprendió a Pablo Morales, gerente general de Coquimbo Unido, quien manifestó que el cambio de recinto deportivo en menos de 24 horas y lo que pasó el día del partido, no le parece justo. “Pero me quedo con lo que dijo nuestro capitán Matías Cano. Nadie dijo que iba a ser fácil, no quiero hablar más allá, no me corresponde, pero donde estemos tenemos que salir a ganar y a representar al país. Lo que hizo la Conmebol fue una falta de respeto a una región y a un país“, argumentó el dirigente.

Morales señala que se han tenido que dividir las funciones en el directorio del cuadro pirata para actuar rápidamente, para realizar el reclamo formal ante la Conmebol y por la logística para el próximo encuentro.

“No tenemos tiempo para preocuparnos, sino que para ocuparnos del caso. Hemos tenido que delegar funciones, me dejaron la tarea de la logística del viaje a Paraguay. Tenemos que irnos el domingo y ya nos hicimos el examen PCR este viernes, el domingo tenemos que estar viajando para no dar ventaja deportiva”, afirmó.

Quienes están preocupados de la parte deportiva y no quieren distraerse del objetivo que es ganar, en lo posible en la cancha, son los integrantes del plantel.

Su técnico Juan José Ribera ha sostenido que el cambio de localía no le gusta a nadie y que los sacaran del puerto a Santiago ya era complicado. “Que ahora te trasladen a Paraguay no tiene ni pies ni cabeza. Es ilógico y absurdo”, dijo el “Coto” a medios radiales de la capital.

Juan José Ribera comentó que respecto a la decisión de la Conmebol, son los dirigentes los encargados de presentar su molestia a las autoridades correspondientes.

“La pelea se está dando más arriba, nosotros estamos trabajando para estar preparados dónde nos toque jugar. Debemos estar listos para jugar hasta en una cancha de tierra”, indicó el técnico de los aurinegros.

Mientras su par trasandino, Hernán Crespo, afirmó que “ni Coquimbo ni Defensa y Justicia tienen culpa en todo esto. Solo queremos jugar al fútbol, enfrentarnos con un gran rival. Vinimos a jugar en la cancha de Coquimbo. Todo se comenzó a desvirtuar desde que llegamos, con el cambio de sede.

Donde digan jugamos. Nosotros hicimos lo que teníamos que hacer”, dijo el exgoleador de la albiceleste y técnico del Halcón.

A su vez, el presidente de Defensa y Justicia, José Lemme, reconoce que la situación es compleja y que de estar en la posición del cuadro regional haría los mismos reclamos.

“La verdad es que si yo hubiera estado en su lugar, haría lo mismo que está haciendo Coquimbo. Cada uno defiende a la institución como corresponde. Coquimbo está haciendo lo correcto. Si es justo o no, nosotros no hicimos nada para no jugar, sería injusto que hiciéramos nuevamente el mismo trayecto. No vinimos a Chile para no jugar”, sostuvo Lemme a medios de comunicación trasandinos.

Lemme insistió en que “el reglamento lo hemos cumplido, fuimos a otros países y nunca tuvimos problemas. A lo mejor se cambió el reglamento y nos tocó a nosotros. No sé en qué nos  equivocamos”, sentenció.

Conmebol apunta a autoridades de salud chilenas

Para justificar su decisión las autoridades de la Conmebol indican que el protocolo en vigencia en Chile para los partidos internacionales establece que todos los miembros de la delegación visitante serán sometidos a pruebas de detección del virus al momento de arribar. “Según este protocolo, las autoridades chilenas debían entregar los resultados en ocho horas”, explicaron. 

Situación que no habría ocurrido en esta oportunidad con la delegación de Defensa y Justicia.  “Los test a la delegación de Defensa y Justicia fueron realizados el día 6 a las 13 horas, pero los resultados fueron proveídos recién el día 7, sobrepasando largamente las ocho horas referidas. Además, la determinación de declarar en aislamiento a toda la delegación fue comunicada apenas dos horas antes del inicio del partido”, indicaron por parte de las autoridades sudamericanas.

Salida de Defensa y Justicia

Defensa y Justicia se pudo ir del país gracias a una excepción presidencial. De acuerdo a versiones de medios nacionales, se permitió la salida de la plantilla del Halcón por una solicitud formal del gobierno argentino a través del embajador Rafael Bielsa. Para no agrandar aún más el problema y mantener la buena relación, las autoridades locales accedieron.

Claro porque desde la Seremi de Salud metropolitana habían indicado que la delegación debía permanecer en cuarentena por los tres casos positivos y el resto por ser contacto estrecho.

Gracias a las gestiones de cancillería lograron regresar a Buenos Aires en dos aviones. En uno que salió ayer iba la mayoría del plantel y en el otro que salía la mañana de este sábado los tres positivos por covid. 

Según indicaron miembros del equipo trasandino, tuvieron que esperar más de dos horas y media para subirse al avión con regreso a Argentina, que finalmente salió con destino a su país pasada las 20.30 horas.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día