Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Los aurinegros sólo piensan en salir airosos de sus próximos dos compromisos, los que se disputarán en el estadio Francisco Sánchez Rumoroso. El primer rival es un crecido Magallanes y luego viene Cobresal, duelo que será fundamental para definir la lucha por el ascenso a la Primera División.

En Coquimbo Unido todo son sonrisas. Tras la positiva igualdad conseguida en el estadio Zorros del Desierto de Calama, donde dieron muestra del pundonor que deriva de la confianza y en la voluntad a toda prueba de su plantel, los dirigidos por Patricio Graff  ya están de regreso en la zona para hoy comenzar con una nueva semana de entrenamientos pensando en lo que serán dos duelos que pueden marcar el futuro del cuadro aurinegro en la presente temporada.

Hablamos de dos juegos en calidad de local, el primero ante Magallanes el próximo sábado, a las 18:00 horas, en el puerto y la semana siguiente ante Cobresal, que tampoco quiere perder pisada en la lucha por el ascenso.

Lo importante es que los análisis que se realizan en la interna del conjunto pirata son optimistas, e incluso uno de sus más recientes incorporaciones también disfruta de un alto grado de confianza y de compromiso con un plantel que convive con una palabra clave en el fútbol: convencimiento.

Uno de ellos es Brian Ferreira, refuerzo de Coquimbo Unido para este segundo semestre que ha tenido interesantes apariciones, sobre todo en el duelo ante Barnechea, donde fue uno de los puntos altos de aquella noche en la capital.

En conversación con Gol Gol Gol Golazo de la 95.1, Radio Mistral, manifestó su confianza y optimismo tras lo exhibido ante uno de los equipos más complicados de esta división. Fue un empate que marca además una distancia con el conjunto loíno.

“Sabíamos que ante Cobreloa era un partido difícil, sobre todo porque en sus últimas dos presentaciones como local habían marcado diez goles.  Lo importante es que nosotros vinimos, jugamos de igual a igual y era injusto que no nos lleváramos nada”.

La clave, a juicio de Ferreira, es la actitud que este equipo ha tenido en la presente temporada, sin bajar los brazos en ningún momento.

“Jugamos siempre con el corazón, y es por eso que estando incluso con uno menos (expulsión de Francisco Ayala) logramos un buen resultado. Y creo que si nos animábamos más, quizás la suerte pudo ser mejor”, reconoció.

Respecto del momento en que se encuentran desde lo emocional, Ferreira destaca que no se puede estar en mejor pie.

“Lo importante es que dimos un paso más, quedan nueve finales. Esta es una nueva semana para seguir trabajando y pensar en lo que serán Magallanes y Cobresal, porque son dos partidos como local donde se espera mucho de nosotros”.

Cabe destacar que Ferreira fue importante como alternativa para el conjunto pirata en el segundo tiempo, pues ingresó a los 69’ y fue un trascendente valor a la hora de mantener un control más preciso del balón y aguantar las condiciones que imponía Calama. “Ya había jugado en La Paz y Quito. Trabajamos duro en la semana y eso se demostró en el resultado. Además, sabemos revertir los momentos complicados”, remató. 

CAMBIO DE HORARIO

Si bien es cierto que en la programación inicialmente fijada por la ANFP se indicó que el partido con Magallanes se jugaría el sábado a las 17:00 horas, finalmente la dirigencia de Coquimbo Unido logró que se jugara una hora más tarde.

Teniendo en cuenta el horario de verano, esto podría favorecer un mayor aforo en el estadio, situación que en los próximos días se analizará considerando la buena campaña que viene realizando el cuadro dirigido por Patricio Graff.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X