• Felipe Villagrán ya sacó el zurdazo imparable que permitió a Coquimbo Unido rescatar un punto ante Unión Española.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Los hispanos se pusieron en ventaja en tiempo suplementario con un tanto de su máximo goleador Carlos Palacios, mientras que el once de Juan José Ribera, consiguió llegar a la igualdad con un violento remate del joven Felipe Villagrán, en la última acción del encuentro.

Un zapatazo violento, imposible para el portero Diego Sánchez, salido de la zurda de Felipe Villagrán, en la última acción del compromiso que ya jugaba el séptimo minutos de tiempo agregado, permitió a Coquimbo Unido rescatar un valioso empate ante Unión Española en la tarde de ayer en el Estadio Francisco Sánchez Rumoroso, encuentro que puso punto final a la participación e ambos equipos en la primera rueda de la Primera División. El cuadro capitalino se había puesto en ventaja, tres minutos antes con un remate de su máximo goleador Carlos Palacios.

Fue un partido del que se esperaba mucho más en la previa, aunque la emotividad de los minutos finales y los expulsados, subió la temperatura encendiendo los ánimos de sus protagonistas, discusiones que, incluso, se trasladaron hasta las bancas, siendo expulsado por reclamos el deté del equipo visitante Ronald Fuentes.

Presión permanente

Luego de lo que había sido el triunfo categórico sobre Estudiantes de Mérida por la Copa Sudamericana, al elenco Pirata sólo le cambiaron la camiseta del rival, ya que su actitud siguió siendo la misma presionando para evitar que fuese el conjunto visitante el que dominara el juego y llevara las riendas del compromiso.

El cuadro de Fuentes, ganando en el puerto se alzaba como único líder de la clasificación sobrepasando a Unión La Calera, sin embargo, se encontró con un rival que presionó en todos los sectores de la cancha y no dejó que se acomodaran en la cancha.

19 son las unidades que logró Coquimbo Unido en las pasadas 17 fechas en la primera rueda.

Con escasas aproximaciones a los arcos, un penal a Joe Abrigo, que el juez Julio Bascuñán no quiso revisar a través del VAR, cuando recién se jugaban los 7 minutos, pudo darle otra sintonía al juego de ambos equipos. Ese vértigo inicial y la movilidad de Espinoza y Farfán por la derecha del ataque, provocó desarreglos en el fondo hispano, aunque esas oportunidades que se creaba el pirata, no encontraron una perfecta ejecución. La Unión, por su parte, apelaba al buen trato del balón, sin embargo se mostró carente de profundidad.

La figura de Cano

En la etapa final, el trámite del compromiso no varió sustancialmente, aunque las mejores oportunidades de abrir el marcador corrieron por cuenta del cuadro rojo, quienes comenzaron a convertir al meta Lucas Cano en la figura de la cancha al evitar la apertura del marcador cuando un colocado remate de Carlos Palacios buscaba el arco. En acción seguida, un cabezazo del panameño Cummings, también encontró la intervención del meta argentino.

La Unión, que en el trámite final del compromiso, monopolizó el juego, atrincheró a Coquimbo Unido en los últimos 25 metros, no podía entrar y cuando lograban sortear esa defensa de cinco hombres, Cano respondía con acierto.

El partido no encontró mayor matiz ya en el ocaso. Unión  arriesgó todo, se posicionó en el suelo Pirata, aunque la intensidad de sus acciones resultaron previsibles, Coquimbo, que a esas alturas acusaba el desgaste de dos partidos en las últimos 70 horas, se conformaba con la paridad, lo que era un buen negocio entendiendo de la jerarquía del rival.

El gol de Palacios, que dio en las piernas de Federico Pereyra, descolocando a Cano, premió esa búsqueda de los hispanos, sin embargo, una trifulca y discusiones inexplicables terminaron con la expulsión del deté visitante. Se adicionó un minuto más a los 6 originales de tiempo agregado, que fue cuando apareció la zurda de Villagrán, que había ingresado a los 80,’ para castigar a Sánchez con un remate alto, tras un lanzamiento libre que dio en la barrera, convirtiendo lo que era un desastre, en una tremenda alegría.

Una justa paridad

El portero de Coquimbo Unido, Matías Cano, la figura en la paridad ante Unión Española, reconoció que había sido un partido intenso y que deben seguir luchando como lo han hecho hasta hoy, “todavía hay cosas que trabajar y aceitar para seguir mejorando”. En medio de la queja que mostró respecto de la calendarización que hicieron con los equipos que representan al país en la Copa Sudamericana y debieron jugar el fin de semana teniendo pocas horas de descanso, reconoció que la primera rueda de Coquimbo, “fue mala, perdimos ocho partidos, es demasiado”.

El técnico aurinegro, Juan José Ribera,calificó la igualdad de importante, un partido parejo hasta los 70 minutos, generando nosotros ocasiones por los espacios que deja el rival, con ellos maneando la pelota. En los últimos 20 minutos nos tuvimos que defender más cerca de nuestro arco, un poco por el rival y por el cansancio, me parece que el gol es fortuito y luego con pundonor y fuerza y coraje, salimos a buscar el empate que me parece que es un punto merecido por el trámite del partido y del desgaste”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día