• Coquimbo Unido se mostró como un equipo con determinación ayer en el Francisco Sánchez Rumoroso para conseguir un valioso triunfo sobre Wanderers. La solidaridad y compromiso de la plantilla refrendada en la imagen con González, Salas y Farfán, cerrándole el paso a Ubilla.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El cuadro aurinegro respira haciéndose fuerte en el Francisco Sánchez Rumoroso , dejando en el penúltimo lugar a Colo Colo, alcanzando a Iquique, O’Higgins y Universidad de Concepción.

La pandilla de Juan José Ribera, funciona como cuando sincronizan Los Mena en el Estadio Francisco Sánchez Rumoroso. Los jugadores han retomado la confianza, despertaron bajo el mandato del Coto y el 100 por ciento de rendimiento en casa, permite un respiro al vencer por 2-1 a Wanderers y alcanzar las 11 unidades en la tabla, pasando a Colo Colo (juega hoy) y alejándose a cinco unidades del colista CD La Serena.

Para conseguir esa sincronización se necesita de un buen libreto y del compromiso concreto de los muchachos, que deben creer en la presentación (como posteriormente lo reconoce el director de la orquesta) que permite que la fanfarria que provoca el pitazo inicial despierte a sus jugadores claves, quienes se sienten en el reducto pirata como si se trata del teatro.

Claro que sin la gente que siempre los aplaude y exige en las gradas, asumen que están ahí, sienten su aliento y comienzan a correr tras la pelotita entendiendo que deben hacerlo con intensidad para frenar a un rival que venía mostrando un buen comienzo desde el reinicio del torneo.

Y anularon a ese Wanderers del Cheíto Ramírez. Y no sólo eso, se fueron en ventaja al concretar la única oportunidad del primer capítulo con una pelota que Cerezo incrustó en su arco al intentar rechazar un remate de Salas. 

De ese primer tiempo de mucha intensidad y de dominio alternado, aunque de escazas emociones, se pasó a un segundo acto de sufrimiento y de acción solidaria.

Cuidó la ventaja Ribera. Esa línea de tres se convirtió en cinco. Wanderers los ahogó y si bien no le hacía daño a Cano, se aprovechó de un penal por malo de Pereyra en el área para conseguir la paridad a los 69’ con un tiro penal de Gutiérrez.

Parecía más entero el cuadro caturro para el remate del compromiso. En cosa de segundos, Cano hizo la tapada del partido ante una entrada de Canelón y en acción seguida, a los 74’, Farfán coronó una acción individual para volver a poner arriba a su equipo y volver a tomar el control de un partido con determinación hasta que llegó el pitazo de Droguet.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital