• A ratos, el partido estuvo marcado por las imprecisiones. La tónica fueron los centros, que fueron bien repelidos por los metas. En la imagen, el arquero Matías Cano evita una acción de peligro de los azules.
  • Federico Pereyra fue uno de los altos valores de Coquimbo Unido. Aunque tuvo ímpetu, no fue suficiente.
Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro
En un partido que estuvo marcado por la refriega y el ímpetu de parte de ambos equipos, los porteños fallaron en lo más importante: la efectividad, que sí tuvieron los capitalinos. La próxima final para los aurinegros será ante Iquique en el norte.

Se trataba de un duelo fundamental para Coquimbo Unido y para la “U”, ya que el fantasma del descenso los acechaba. Más aún luego de la victoria de Deportes Iquique ante Unión La Calera en la Región de Valparaíso, lo que dejó la pelea por la continuidad en la Primera División al rojo vivo.

Así, es como ingresaron al campo de juego, con mucho ímpetu pero poca claridad. A los 5’, vino la primera jugada clara de ataque para el local, tras el remate de Farfán a los 5’, lo que no generó mayores dificultades para el portero Fernando De Paul.

A los 12’, la primera jugada clara para Universidad de Chile. Vino el tiro de esquina, el cabezazo de Carrasco y salvó en la línea John Salas. Un minuto después, Jean Beausejour remató desde fuera del área, pero sin efectividad.

En el minuto 19’, un nuevo córner servido por Gonzalo Espinoza terminó en el cabezazo de Larrivey que contuvo a medias el portero Cano. No cabía duda que en esos minutos, el cuadro aurinegro se veía ahogado por la presión de los azules.

A los 21’, ocurrió una desinteligencia de la defensa de la “U” y Rubén Farfán se fue solo contra el portero De Paul, que con algo de dificultad logró repeler la amenaza más clara de los dirigidos por Juan José Ribera, que así intentaban equilibrar las acciones. Fue un minuto importante, ya que además se produjo la sustitución de Aravena por Vidal, quien debió abandonar por lesión.

A los 32’, seguía la preocupación aurinegra, ya que Matías Rodríguez envió un centro desde la izquierda y apareció por el centro Jimmy Martínez, quien cabeceó con técnica pero poca dirección, haciendo estéril el intento de Cano por alcanzar el balón. Sin embargo, la pelota se fue por sobre el travesaño.

A los 37’, una nueva desinteligencia en el fondo azul. Lautaro Palacios le logró ganar en velocidad a dos defensas universitarios, remató mano a mano contra el “Tuto” y el arquero achicó adecuadamente. Era la primera clara para los porteños.

Cuando se llegaba a los 43 minutos, una buena triangulación hacía esperanzar a los locales, cuando vino un centro desde la derecha de Gatica, que no logró conectar  ningún atacante aurinegro. El duelo estaba para cualquiera, y así se fueron al descanso, con la esperanza de que las emociones estuvieran en el complemento. Y así fue.

Había que jugarse las chances

Sólo iniciando la segunda parte, llegó el primero golpe de efecto: el ingreso de Mauricio Pinilla por Rubén Farfán, mientras en la “U” todo estaba igual al regreso del descanso. A los 47’, una polémica: patadón de Aguilera sobre Contreras y el juez expulsa al coquimbano, pero tras revisar el VAR, el árbitro desestimó la acción.

Un minuto después, Lautaro Palacios remató desde afuera del área y buscó el segundo palo de De Paul. El balón pasó a un metro del palo  izquierdo y casi celebraron los porteños. 

El juego seguía siendo tenso.  A los 63’, hubo otro centro de Rodríguez y llegó el cabezazo de Larrivey, pero sin fuerza. Dentro del campo del juego, los protagonistas estaban con los ánimos al rojo vivo, lo que hacía más incierto el desenlace.

El ingreso de Walter Montillo debía darle más precisión a los azules, pero tampoco era garantía suficiente. A los 71’, Gonzalo Espinoza intentó rematar de distancia, pero sin mucha dirección.

Siete minutos después, vino un centro desde la izquierda para Coquimbo Unido tras un tiro libre y Pereyra cabeceó para Coquimbo Unido y el palo salvó a la “U”. El grito de gol para los aurinegros se quedó en la garganta.

A los 83’,  llegó la jugada clave: un centro desde la izquierda y anotó Ángelo Henríquez. Si bien el juez anuló la conquista, luego revisó la jugada en el VAR , y finalmente, se validó el tanto que celebró la gente del chuncho como si fuera  una final del mundo. En tanto, para Coquimbo Unido era un momento fatal, pues era una final que se escapaba de las manos.

A los 87’, vino un centro desde la izquierda y el cabezazo de Palacios, que fue la última oportunidad concreta para un equipo porteño que no pudo avanzar en su cometido de salvar la categoría.

El siguiente compromiso de Coquimbo Unido es igual de complicado, ya que se jugarán una verdadera final ante Deportes Iquique en el norte, este lunes desde las 21:00 horas, y el jueves deberán enfrentar a Cobresal desde las 20:00 horas en el puerto.

El técnico de Coquimbo Unido, Juan José Ribera, quien se vio desolado tras el gol de Universidad de Chile, prefirió poner paños fríos. “Sabíamos de la importancia de este partido, y nos duele muchísimo porque habíamos hecho las cosas bien ante Unión Española. No nos queda más que seguir jugando los partidos que nos quedan como verdaderas finales”, aseguró el deté.  

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X