Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El presidente de la escuadra Pirata, reflexiona luego del bochorno de la suspensión del encuentro de ida de las semifinales de la Copa Sudamericana ante Defensa y Justicia de Argentina en suelo chileno por parte de la Conmebol, insistiendo que son los únicos perjudicados, aunque, insiste, este es un llamado de alerta para que el fútbol chileno recupere el peso internacional en la Confederación Sudamericana.

El presidente de Coquimbo Unido, Jorge Contador Araya, aprovechó la mañana del sábado para caminar un momento por la Avenida Costanera, en el puerto, buscando encontrar una razón para el despojo que recibieron de parte de la Conmebol de no poder actuar en calidad de local, primero en el puerto y luego en Santiago, de la semifinal ida de la Copa Sudamericana ante su similar de Defensa y Justicia, de Argentina. La tranquilidad del paseo, sin duda sirvió para encontrar esa paz interior y la reflexión necesaria ante esta trama que los tiene hoy, preparando las maletas para actuar de local en suelo extranjero: Paraguay.

En conversación con El Día, reconoce que la rápida respuesta que la Confederación de Fútbol Sudamericana, Conmebol, envío al reclamo formal que presentó el club (donde se argumentaba que fue la delegación trasandina la que no se presentó en el partido que estaba programado para las 21:30 horas del jueves en el Estadio Nacional, por razones ligadas a casos Covid 19, exigiendo que se debía aplicar la normativa, permitiéndoles la victoria por walkover, con un  marcador 3-0), le pareció “sin contenido”, solo con “el mérito del poder que les da el cargo para tomar este tipo de decisiones”.

Recalca Contador, como lo reitera en varias ocasiones en esta nota, que el gran perjudicado de toda la trama que ocurrió en la previa a este compromiso, “ha sido Coquimbo Unido, una institución que ha hecho todo bien, que no ha cometido ningún error ni de reglamento, ni de protocolo de salud, al final al único que han castigado  ha sido al que ha hecho bien las cosas”.

Asunción y Buenos Aires

Sin duda que en el puerto, como en el país, provocó molestia la rápida respuesta a la misiva protesta enviada a la Conmebol, ya que desde Luque, Asunción, no sólo rechazaron la propuesta de los porteños, que además ofrecían como solución que los duelos de ida y vuelta se jugarán en Asunción, como equidad deportiva,  sino que les comunicaron que serán ellos los que tengan que actuar de local este martes, 19:15 horas, aparentemente en el Estadio de Olimpia y de visitante,  la revancha, en suelo trasandino el sábado 16, a las 20:30 horas en el Florencio Varela de DyJ.

- Daba la sensación que todo el proceso se  desarrollaba sin complicaciones, ¿no le parece extraño que todo haya sido tan fortuito o casual?

“No puedo presumir intenciones, no tengo antecedentes para formarme una idea de esa naturaleza. Nuestra misión es defender los intereses de Coquimbo y así lo vamos a hacer con toda la fuerza que nos da la seguridad de que actuamos bien, que no incumplimos ninguna norma, nos hemos presentado como corresponde con un plantel de jugadores que se ha cuidado con  un protocolo estricto liderado por el área médica que dirige el doctor Rodrigo Araya que ha realizado alrededor de 40 PCR y ninguna ha salido positiva, entonces, ¿porqué a nosotros se nos castiga trasladándonos el partido quitando la localía de Coquimbo, después del país, para ir a jugar a Paraguay de manera arbitraria e injusta?”.

- Frente a los hechos que se sucedían a cada instante, ¿usted mantuvo algún diálogo con los personeros de la Conmebol?

“No, ellos lo sostenían a través del presidente de la ANFP, Pablo Milad, quien ha estado con nosotros, con su equipo jurídico, de tal manera de arbitrar las medidas reglamentarias y protocolos”.

- ¿No ocurrió nada finalmente?

“Uno espera que la Federación defienda con fuerza, golpee la mesa y no deje que un club como el nuestro o cualquiera de Chile, sufra este tipo de arbitrariedades que no lo dejan competir en igualdad de condiciones deportivas con nuestros rivales de Sudamérica”.

- ¿Faltó ese peso que si tienen otros países?

“El fútbol chileno necesita retomar el peso dentro de las decisiones de la Confederación Sudamericana para que así no vuelva a ocurrir lo que está pasando con Coquimbo Unido que lo han despojado de su localía, tanto en la comuna, como en nuestro país, teniendo que ir a jugar a Paraguay. El fútbol debe estar atento a estas decisiones, porque si hoy fue Coquimbo Unido, mañana puede ser cualquier otra institución la que puede sufrir los efectos del abuso de la autoridad, ya sea selección adulta, menor, masculina o femenina”.

- ¿En tal sentido le faltó tener una postura más radical a la Federación de Chile?

“Creo que el presidente Pablo Milad no tiene responsabilidad en la pérdida del poder, esto viene sucediendo hace varios años, con la administración anterior principalmente, Milad  tiene un gran desafío de reinsertar el fútbol chileno en la Conmebol y que participe de las decisiones para que no pase lo que está sucediendo con Coquimbo Unido”.

Apoyos y respaldos

Finalmente fue el gobierno de Chile, a solicitud de su par de Argentina, que permitió que la delegación de DyJ, salvo los casos que arrojaron positivos, pudieran salir del país la noche del viernes y aunque Contador entiende que se trata de un tema diplomático, siempre se mostró partidario que pudieran salir, “en estas circunstancias, en pandemia, una espera que lo hagan lo antes posible, ellos tienen sus familias y deben estar todos intranquilos, esta situación extraordinaria que está pasando el mundo, genera esta incertidumbre y angustia que  no permite que todos estemos tranquilos”, precisó.

Ya asumido que deben trasladarse a suelo paraguayo, en el puerto preparan la logística que los llevara primero a Asunción donde enfrentarán la ida y luego Buenos Aires, para disputar la revancha, el timonel Pirata, reflexiona y saca a relucir la capacidad de reacción que mostró la institución frente a la exigencia de la Conmebol de cambiar la localía del encuentro en el puerto, apenas 30 horas antes del inicio del compromiso, “nos suspendieron el encuentro notificándonos que debíamos jugar en Santiago, había poco margen de acción para ratificar un estadio dónde íbamos a ser locales y recibimos el apoyo de la ministra del Deporte Cecilia Pérez, quien nos permitió habilitar el Estadio Nacional que fue aprobado. En menos de dos horas el equipo viajaba a Santiago, 21:30 del miércoles estaba concentrado en un hotel en Santiago comidos y descansando, o sea Coquimbo actuó de manera diligente y aceptó la notificación de cambio de localía, no estando de acuerdo bajo ninguna circunstancia, pero la aceptó para evitar males mayores y se trasladó a Santiago”, concluyó.

Los jugadores, los héroes

- ¿En algún momento pensaron en sublevarse ante este despojo?

“Por ningún motivo, estamos fuertes, hemos aprendido de esta lección, el plantel ha estado a la altura. Ellos son los verdaderos actores y héroes de esta historia, de haber llegado a esta instancia y de tener la posibilidad de seguir avanzando y jugar esa anhelada final.  No tengo palabras para agradecer el trabajo, sacrificio y compromiso que han realizado junto al cuerpo técnico en toda esta adversidad, no es casualidad que después de 40 test PCR ninguno de nuestros jugadores se haya contagiado, lo que significa que ellos se han cuidado, de que han dejado de juntarse. Espero por ellos y sus familias, logren el objetivo de ser campeones de la Sudamericana”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día