• Unidos por la camiseta, Herman Dubó y Mario Ramírez luchan por sacar adelante al Unión Peñuelas. Este 2018, esperan, volver a tener su cancha.
Crédito fotografía: 
Rubén Araya
Pese a tener cuatro equipos participando en la Liga Comercial y una larga tradición deportiva a cuestas, no poseen el terreno a su disposición, ya que fue cedido y hoy en día funciona como parque de entretenciones, pasando por alto sus necesidades. Pero ellos no se rinden y esperan recuperar lo que sienten, les pertenece por derecho propio.

Con la vista fija en lo que por años fuera el principal centro de actividades del barrio, Herman Dubó, y Mario Ramírez,comienzan esta entrevista. El presidente del Club Deportivo Unión Peñuelas y el entrenador de la categoría Diamantes Honor,flamante campeona de la Liga Comercial, de manera respectiva, miran hoy lo que es un parque de entretenciones que está sobre su cancha, sus historias y sus recuerdos. Ya no hay líneas de cal o algún distintivo del deportivo. El arco donde tantos goles festejaron es un puesto de comida rápida. Ni en sus peores sueños.

En su momento, llegaron a tener cinco canchas en el sector que abarca desde el kilómetro 465 hasta la Caleta de Pescadores de Peñuelas. Por distintas remodelaciones y avances en la urbanización del lugar, fueron perdiendo esos sitios, quedando sólo el terreno de la cancha principal. Aunque legalmente no les pertenecía, al estar en el corazón de su barrio, ellos la hicieron propia. Con la ayuda del gremio de Pescadores compraron mallas, arcos, pintaron, emparejaron el suelo y arreglaron el entorno. Luego, el terreno fue cedido a Bomberos, quienes subarriendan para generar ingresos. Nadie les preguntó nada. 

“La cancha era un punto de encuentro y unidad para la gente del pueblo. Hacíamos partidos solteros contra casados, en septiembre competencias de juegos tradicionales. También organizaciones como el Centro de Madres o del mismo deportivo se instalaban con sus productos para vender y así poder generar ingresos”, relata Dubó.

Hace no mucho, todos los veranos se hacían jornadas deportivas con equipos invitados. Así lo recuerda Dubó. “Era una tradición jugar contra Diaguitas, equipos de Ovalle, Vicuña, etc. Los recibíamos acá con la especialidad de la casa: pescado frito. Jugábamos, compartíamos entre todos y luego nosotros íbamos a jugar donde ellos, salíamos de acá en buses y autos, una caravana de gente feliz gracias al deporte”, contó. 

“Ahora necesitamos la cancha de forma urgente, en Peñuelas no tenemos donde poder jugar. Y no sólo por nosotros, los viejos, si no que por los niños, no queremos que se pierdan en vicios y el deporte es la mejor forma de hacerlo. Pero no podemos hacer nada si no tenemos el lugar”, agregó. 

FORMACIÓN Y MOTIVACIÓN 

Quince años atrás, un grupo de chicos ilusionaron al barrio, dirigidos por Ramírez, compitieron en el Torneo ACEFA, a la par con las grandes potencias del fútbol formativo regional como Coquimbo Unido, Deportes La Serena o Kiko Rojas, entre otras. Con esfuerzo, motivación y compromiso del gremio y sus padres, más muchas horas de trabajo en su cancha, culminaron en cuarto puesto. Logro hasta la actualidad recordado. 

“Nosotros hacíamos de local acá en nuestra cancha y nos volvimos un rival duro porque ellos no estaban acostumbrados a jugar en canchas como esta. Para nosotros, obtener ese cuarto lugar fue algo muy grande y hasta el día de hoy recordado, porque participar como población contra las escuelas hay una brecha enorme y los muchachos pudieron jugar de igual a igual, con todas sus condiciones a la par, buzos, traslados, etc. Acá siempre ha habido mucho niño bueno para la pelota, pero hoy se pierden porque no tienen donde jugar o terminan jugando en clubes de otros lados. Ahora hay muchos más campeonatos, de verano, de invierno, pero no podemos hacer nada”, reseñó Ramírez.



  

La categoría 95 del Unión Peñuelas disputando un torneo de verano en Ovalle. Con ellos, el futbolista Jorge “Kike” Acuña. 

OLVIDADOS

Dicen, que no requieren ayuda económica, pues ellos están dispuestos a hacer lo necesario para retomar su cancha e incluso, darle un nuevo aire, mucho más profesional. “Nosotros nos organizamos y unidos queremos sacar esto adelante, hacer camarines, arreglarla, postular a proyectos, como corresponde, tenemos personalidad jurídica al día, todos los papeles en debida regla; no queremos que nos regalen nada, con nuestro terreno nosotros somos felices, porque del resto nos encargamos entre todos”, detalló Ramírez. 

“Todos los sectores tienen canchas ahora, si no es de fútbol es sintética, por eso nosotros nos sentimos olvidados. Peor, sabiendo que es una zona de gente futbolera y con muchos niños. Somos gente pacífica, en otro lado, hace mucho tiempo ya se hubieran tomado el terreno o hecho protestas. Nuestra paciencia ha sido muy grande, pero si seguimos siendo ignorados vamos a tener que tomar otro tipo de medidas para que nos escuchen”, advirtió. 

“Nosotros tenemos los planos y todo lo de la cancha, sentimos que nos pertenece, pero no sólo al club deportivo, me refiero a la comunidad, a toda la gente de Peñuelas,al Centro de Madres, del Adulto Mayor, Gremio de Pescadores”, remató. 

2018 

Para la presente campaña, el Club Deportivo Unión Peñuelas seguirá representando a su sector en la Liga Comercial, donde defenderán el título en Diamantes Honor, y sueñan con poder ser anfitriones en su reducto. “Ojalá se acabe eso de ir a jugar a La Serena, Islón, La Pampa, nosotros somos de Peñuelas y queremos jugar con nuestra gente”, afirmó el DT.

Finalmente, adujo que hacer de locales les generaría mayores ingresos. “Jugar en el torneo equivale a dinero de inscripción y otros gastos, pero ¿cómo nos vamos a financiar si no tenemos nuestro espacio para vender nuestras cosas? En las otras canchas no te permiten hacer actividades”, cerró. 

Es temporada de verano y el parque de entretenciones ya comienza a recibir gente. Un niño va de la mano con su madre entrando al recinto. Como Dubó, Ramírez, y muchos otros integrantes del Unión Peñuelas, lo hicieron con sus hijos. Pero no había ningún puesto de comida, ni juego mecánico, ellos iban a la cancha de su barrio. Una historia que sueñan, pueda seguir escribiéndose y en la cual participan Serviu y los bomberos del sector, que la subarriendan.

En Peñuelas destaca la competencia de fútbol femenino que se practica en el sector.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X