Crédito fotografía: 
Municipalidad de Coquimbo
El ascenso del Pirata no dejó indiferente a nadie, ya que toda la comuna puerto esperaba con ansias el paso a Primera División del equipo, es por esto que hinchas se congregaron en el estadio Francisco Sánchez Rumoroso para esperar y celebrar junto al plantel la victoria de ayer.

El triunfo esperado de Coquimbo Unido el día de ayer, emocionó a sus hinchas, es por esto que miles de ellos se congregaron en el Estadio Francisco Sánchez Rumoroso, para recibir al campeón y celebrar junto al Pirata el ascenso a Primera División.

Por los altoparlantes del Estadio Ester Roa Rebolledo se escuchaba con fuerza a los Vikins’ 5 con su himno “De Coquimbo Soy y vengo cantando”, cuando el portero Matías Cano se había escapado de los brazos de sus compañeros para dirigirse a la afición y emocionado, besaba la insignia del club, gritándole a todo el mundo que el Pirata logró ser el mejor de la temporada 2021 en la Primera B, alzándose como el Campeón retornando a la Primera División del Fútbol Chileno. Junto a su familia, el trasandino disfrutó este retorno a la categoría de Honor como no lo había hecho el 2018 o luego de avanzar hasta la ronda de semifinales de Copa Sudamericana.

Vee los videos de la celebración a continuación:

 

 

UN PARTICULAR 2021

No alcanzó a extenderse por un año la estadía del barbón en la Primera B en el 2021. Exactamente, el 14 de febrero pasado, el equipo que dirigía Juan José Ribera, perdía la serie embargando con su tristeza al pueblo aurinegro en el Estadio La Cisterna, sin embargo, 268 días después, en un partido lleno de tensión que se resolvió en el último cuarto con los goles de Esteban Paredes y de su máximo goleador Leandro Garate, había puesto en ventaja al local Fernández Vial, su capitán Kevin Harbottle, el equipo de Héctor Tapia, coronó la campaña con un 2-1 alcanzando un total de 55 unidades en la campaña global, inalcanzable para sus más cercanos perseguidores.

Fueron largos nueve meses, en un campeonato muy similar al del 2020 que se jugaba cada cuatro o cinco días y requería de temple y hombres experimentados para responder a la exigencia, a la presión y el hecho de que todos los rivales buscaban destronar a los aurinegros se paseaban por las calles de la categoría, luciendo nombres ilustres que aceptaron el reto.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X