• Coquimbo Unido extravió el poder de fuego anoche en La Florida. Audax cobró a través de los balones detenidos y juego aéreo.
Crédito fotografía: 
JORGE LLEWELLYN/COMUNICACIONES COQUIMBO UNIDO
En un flojo partido el cuadro aurinegra cayó por 2-0 ante Audax Italiano, en el primero de los compromisos de la fase de revanchas en la Primera División. Este miércoles debe recibir a la Universidad Católica.

No fue el comienzo de la segunda rueda que esperaba Coquimbo Unido. El cuadro de Juan José Ribera se inclinó anoche por 0-2 ante Audax Italiano en el comienzo de la tanda de  revanchas, en un compromiso que le deja enseñanzas y nuevas urgencias al deté porteño. Dos goles nacidos de balón detenido tras lanzamientos de esquina, al caer la primera etapa y el periodo final, precisamente uno de los fuertes del dueño de casa, derrumbaron la estructura de los aurinegros que ya se había presentado diezmado en el sintético de La Florida.

Ofensiva improvisada

Las ausencias de sus principales delanteros, entre ellos Rubén Farfán y Joe Abrigo, el primero por un problema muscular y el segundo por suspensión, le restaron el brillo y potencialidad a un equipo que en ellos ha concentrado su buen accionar en las últimas fechas. La improvisaba ofensiva contó con Jhon Salas por derecha, acompañando a Diego Vallejos y Cristofer Salas, sin embargo el tridente no logró tener la asistencia y conocimiento con sus compañeros, pero a que los dos Salas, participaron en las únicas dos cargas de peligro sobre el arco itálico en la primera fracción y prácticamente en todo el partido.

Tanto anulado

En la etapa de estudio, Cristofer ensayó un remate de distancia que Muñoz debió enviar al córner a los 11 minutos y el polifuncional Jhon, le anularon un tanto por la tecnología VAR, que sigue despertando polémica, a los 28’, por una milimétrica posición de adelantó.

No era un partido de alto vuelo. En el sintético estaban frente a frente dos equipos que se conocían suficiente y se contrarrestaban constantemente. En el área aurinegra, en tanto, el portero Guillermo Orellana, quien reemplazó a Matías Cano que se resintió del muslo quedando fuera de la convocatoria, no pasaba penurias, salvó contener un par de centros ante un desordenado ataque de los anfitriones.

Sin embargo, el dueño de casa tuvo la virtud de abrir el marcador. Corría el minuto 40 cuando Jorge Henríquez apuró un lanzamiento de esquina que encontró sin marca al zaguero Carlos Labrín, cuyo cabezazo superó la resistencia de Orellana. Un gol que reforzó su estrategia para el segundo lapso y obligada a los porteños a mostrarse más agresivos.

Lapso final

En la etapa final Audax manejó los tiempos del compromiso. Coquimbo no logró aproximarse, perdiendo la intensidad y agresividad que lo había caracterizado en los pasados encuentros. Por el contrario, bien pudo Audax aumentar en el marcador en un par de contras que fueron malogradas por sus atacantes.

Ribera intentó y agotó sus cambios. Si bien el marcador parecía cercano, en la cancha los itálicos eran claros dominadores. El segundo tanto, a los 86’, tras un mal despeje del meta Orellana, también tras y un lanzamiento de esquina, permitió al recién ingresado Gonzalo Alvarez, proveniente de San Felipe, establecer el 2-0 y sentenciar la lucha.

Sin duda que Coquimbo se desarticuló y bien pudo Audax estirar la diferencia, aunque Felipe Villagrán sacó un balón que dio la sensación traspasó la línea de sentencia ante un buen toque de Jesús Ramírez.

Ya en la reflexión del post encuentro, Ribera coincidió que no fue un buen partido y que tendrá que recuperar esa agresividad que lo ha hecho imponer un sello que en La Florida se extrañó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día