Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Ya entrena bajo las órdenes del entrenador Patricio Graff el experimentado cuidatubos que proviene, en calidad de préstamo, desde Everton de Viña del Mar.

Ya entrena bajo las órdenes del entrenador Patricio Graff el experimentado cuidatubos que proviene, en calidad de préstamo, desde Everton de Viña del Mar.

Ya entrena con el plantel de Coquimbo Unido, el portero proveniente de Everton de Viña del Mar, Eduardo Lobos. El experimentado cuidatubos ,  que llega en calidad de préstamo hasta el cierre de la temporada 2018, conversó con el programa Gol Gol Gol Golazo de Radio Mistral, reconoce que llega feliz al elenco aurinegro para entregar su experiencia y colaborar en la lucha, que ya todos tienen, por volver a la categoría de Honor del balompié chileno.

Tras el trabajo matinal desarrollado en las canchas del complejo Las Rosas, Lobos se mostró feliz por vestir una nueva camiseta, la décima en su carrera  tanto en el país como en el extranjero, (jugó en dos periodos distintos en Colo Colo) y aunque es primera vez que lo hará en la Primera B, desea tener una rápida adaptación, “realmente estoy muy feliz y contento de llegar a Coquimbo, que por lo que he visto, no tiene mucho que envidiar a equipos de Primera División, en cuanto a implementación, canchas de entrenamiento y cosas que son  necesarias para el fútbol”.

Entendiendo que su préstamo es para el último semestre del 2018, reconoce que “hay que rendir de manera inmediata, tratar de jugar, ser un aporte y esa experiencia a lo largo de los años, traspasarla al grupo, si eso se logra, iremos aportando en varios aspectos al club”, recalcó.

Si bien explica que la experiencia es relevante, precisa que en sus 18 años de carrera y en cada camiseta y club que ha defendido, “para poder jugar hay que entrenarse al 100,  200 o 300 por ciento, siempre hay que tratar de ser lo más profesional, sacrificarse, tratar que la lucha con los compañeros sea sana y competitiva”.

No se siente dueño de la camiseta titular y tampoco por el hecho de llegar a Coquimbo, ya es el reemplazante de Matías Cano. Por el contrario, comenta que “si entreno bien, a full, con intensidad, ayudaré a que cuando Matías vuelva lo haga a mil y los demás también se exijan, eso hace que los niveles y rendimientos individuales crezcan. Vengo a entrenar, a aportar, sacrificarme y no me siento con la titularidad ganada, tengo que demostrarlo y si me toca o no jugar, demostrar que soy un aporte. Siempre lo he hecho así en mi carrera”, recalcó.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X