• Jaime García, entrenador del elenco granate, reconoce que cuando asumió el cargo la situación fue compleja, ya que el equipo iba último y tenía que trabajar el doble para cambiar el panorama. Y lo hizo, a base trabajo y confianza, clave en su forma de ver la vida. Foto: Andrea Cantillanes.
El DT granate, que hace sus primeras armas, vive su segundo torneo a cargo del primer equipo

Cuatro años estuvo como ayudante técnico de Luis Musrri. Y en tres llegaron a instancias finales. Por cosas del destino, Musrri se fue a la “U” y él, quien lo siguió hasta San Antonio Unido, en la Segunda División, esta vez se quedó acargo del primer equipo de Deportes La Serena. Eso sí, -asegura- nunca buscó hacerlo. Ni tampoco se lo esperaba.

“Pero se dio, el destino así lo quiso. Nunca desee el puesto de Lucho, puesto que siempre estuvo contento con mi trabajo. La ilusión de algún día dirigir estaba, pero siempre en su debido momento”, afirma un feliz Jaime García (40). 

Y claro, si el conjunto granate viene de un triunfo importante, en su debut, frente a Deportes Copiapó en la ciudad de Caldera, con un calor infernal y en pasto sintéctico, haciendo que la victoria se festeje todavía más.

- Qué triunfazo, ah. Y pensar que algunos decían que se traería una derrota.

-“Ellos (Copiapó) habían perdido muy pocas veces en ese recinto, ya que saben manejar los resultados en su cancha, así que fue un resultado muy positivo. Copiapó entrena y juega ahí, así que lo enfrentamos de muy buena forma, lo trabajamos bien en la semana y logramos un buen resultado. Y se logró en una cancha muy difícil que no estaba en buenas condiciones, con una alta temperatura, con un calor que se sentía el doble dentro de la cancha y con algunos de mis jugadores con sus pies llenos de ampollas...”

- O sea que el triunfo se festejó como una final...

-“Fue doble mérito la victoria. Así gusta más, puesto que tiene un sabor distinto jugar a esa hora y con una alta temperatura, pero el plantel aguantó de buena manera. Tenemos un sistema de juego que los jugadores conocen, saben lo que quiero y les pido. Bien por la forma que se entregaron y contento también por el gol de (Rafel) Viotti que lo ayudará a seguir creciendo, pues quiere aportar al equipo y todos sus compañeros le demostraron el cariño por el gol”.

- Responda con la mano en la Biblia ¿Cuál es el objetivo para este año? Safar del descenso, terminar en la medianía de la tabla, pelear arriba...

-“Yo vivo de sueños, al igual que el hincha, el plantel, siempre en tratar de mejorar la campaña del torneo pasado, tratar de mejorar el rendimiento de cada jugador, también en lo colectivo, pero siempre paso a paso. El triunfo de este sábado fue por el trabajo, por la entrega, pero igual les hice sentir el gol que nos marcaron, que nos están haciendo en varios partidos, principalmente por las desconcentraciones. Uno los trata de aterrizar y dar vuelta la página. Todos terminamos contentos tras el partido, pero ya está, ahora nos toca otro complicado compromiso y en casa, donde no hemos podido ganar. Sabemos que estamos en deuda con nuestra gente, así que con Cobreloa tenenmos claro que será un partido complicado, aunque sabemos que ganar sólo dependerá de nosotros”.

Propio Camino 

- Dicen los entendidos y también wikipedia, que un ayudante técnico no comienza a trabajr solo antes de los ocho años. Jaime García, fiel escudero de Luis Musrri (Coquimbo Unido y San Antonio) duró casi los cinco.  

-“Cuando me pasó, la verdad es que no me lo esperaba, porque todo pasó muy rápido. Es que nunca he tratado de apurar las cosas, siempre respetando al profe y se dio esto de quedarme en Deportes La Serena. Lo bueno es que venía con algo de experiencia, que igual no es la misma como ayudante, especialmente por la presión, pero cuando tienes un grupo de trabajo como el que tengo, todo se te shace más fácil. Los jugadores te creen y todo va de la mano”.

- ¿Le costaría volver a trabajar como ayudante técnico alguna vez?

-“A veces no es malo retroceder, pero si me preguntas ahora, lo que estoy viviendo es algo bonito, estoy aprovechando el momento, estoy aprovechando las circunstancias, estoy haciendo mis primeras armas, pero tenía claro la responsabilidad que me venía con esto. Cuando asumí sabía que veníamos últimos, pero tenía que ponerle mi sello, el de correr, la entrega, el cariño a la institución y además, es mi primer club, entonces el cariño es distinto, pues le vas tomando un aprecio especial. Y eso trato de traspasarlo a mis jugadores”.

-¿Y cómo hace para que el plantel le crea? Con el látigo... 

-“Trato de tomar este cargo con mucha responsabilidad y no volverme loco. Generalmente los técnicos son dueños de la verdad, somos tipos egocéntricos, tipos que no dejan que nadie opine. Pero yo trato de no ser así. Vengo de una familia humilde, trato de compartir con el hincha, con mis jugadores, entonces les traspaso como soy yo en mi vida. Soy un convencido   de que uno tiene que dejar algo en la institución en la que se encuentra. Y eso me gusta. Quizás como técnico puedo ser malo o bueno, pero lo importante es dejar algo, un sello como persona y eso les he entregado a mis jugadores. Si el jugador te cree como técnico, tú les dices que se pare de cabeza y lo hace. Y a eso trato de apelar: a la credibilidad, a la cercanía. Soy como soy, de ayudante pasé a ser el técnico, pero la diferencia no cambiará. Sigo siendo el mismo con ellos, quizás con otro tipo de cargo, pero siempre el mismo”. 

Sí, antes García veía sólo las señas. Hoy, desde el rol de DT de Deportes La Serena, es al revés: Esta vez no quiere señas. Ahora busca más entrega y juego, potenciar la presencia del equipo para que el granate  sea un hueso difícil de roer para cualquier rival. 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X