• Foto: El Día
  • Junto a Harold Mayne Nicholl’s en el momento que trabajaban al mando del fútbol chileno en la ANFP. Foto: El Día
  • Carlos Carmona, seleccionado nacional, partió en el proyecto que en el 2000 impulsó Contador. Foto: El Día
El presidente de la entidad porteña pondrá hincapié en la estructuración de las fuerzas básicas del club, ya que de esa manera se pueden conseguir los objetivos de la formación y el rol social que cumple la entidad en la comuna. En lo inmediato, la estructura administrativa va por un camino paralelo al del primer equipo.

El actual timonel de Coquimbo Unido, Jorge Contador,  es un hombre que ha estado ligado por siempre a la institución porteña. No es un aparecido, sabe la impronta que despierta la entidad deportiva en el arraigo de la gente y sufre como muchos por el hecho de estar jugando en la Primera B del balompié nacional.

Con una experiencia que califica de positiva cuando saltó como brazo derecho del expresidente de la ANFP, Harold Mayne-Nicholls,  al mando del fútbol chileno en la previa al Mundial de Sudáfrica en el 2010 y que permitió la llegada a nuestro país del entrenador argentino Marcelo Bielsa, hoy está de vuelta en la actividad, buscando, en el equipo pirata, la consolidación institucional con un área dejada de lado y poco valorada: El fútbol joven.

Contador tomó la posta que dejó en el puerto Fernando Sánchez Acevedo. Después de llevar prácticamente solo las riendas del club en la última década, “Nanin” dio un paso al costado luego que el club fuera concesionado al empresario y representante de jugadores Sergio Morales, ya próximo a cumplir dos temporadas ligado al equipo porteño.

Para el exsecretario de la ANFP, el tiempo lejos de su querido Coquimbo se estaba tornando complicado hasta que se dio la posibilidad de regresar y diseñar su plan de acción, esta vez dirigido al fútbol formativo: crear las bases y sustento para que el club comience a generar recambio al primer equipo con chicos formados en casa.

“Una vez que terminó la mala gestión que hizo Sergio Jadue, yo inmediatamente vi que tenía la posibilidad de retornar a ser dirigente de fútbol de Coquimbo Unido, que es el club de toda mi vida”, nos cuenta durante la amena conversación bajo la excusa de un grato café en una  hermosa mañana que da la bienvenida al verano.

“Asumimos en Coquimbo Unido hace seis meses y ha sido un trabajo difícil, pero muy motivante. Difícil por la situación con que venía el club que había terminado en los últimos lugares en el campeonato anterior, dos malas temporadas, por lo tanto había que rearmarse. Las condiciones en el club son distintas, hoy tenemos una concesionaria que tiene la administración y por lo cual hay que tener una relación directa con ellos y que es liderada por Sergio Morales”.

-¿En qué términos se lleva esa relación?

“En muy buenos términos. Han ocurrido algunos cambios en la gerencia, en la administración y se ha hecho un trabajo que esperamos sea a un plazo de tres años. Estoy convencido de que el fútbol es un proceso. No es un tema que año a año cambiando el equipo completo se tengan resultados, esto tiene que ser de manera gradual y los equipos que han logrado el éxito es porque han hecho un trabajo en más de una temporada. En eso estamos nosotros”.

-¿Es fuerte eso de involucrar al fútbol joven?

“En la medida que el fútbol joven  pueda estar llegando con  jugadores al primer equipo, indudablemente que eso va a mejorar. Los clubes de una ciudad como la nuestra para poder tener resultados tienen que tener dos tres características básicas: arraigo en la ciudad; divisiones fuertes y con mucho trabajo y  una vinculación con la comunidad a través de la municipalidad”.

-¿La tercera de ellas parece estar bien encauzada ya con el nuevo alcalde porteño?

“Asumió Marcelo Pereira,  al que conozco hace bastante tiempo, trabajamos muy bien con su padre y nos ha mostrado gran actitud para trabajar en las divisiones menores y fútbol formativo”.

-Ustedes como club son muy responsables de la fuerza o no que puedan tener esas fuerzas básicas, ¿claramente las han descuidado?

“Absolutamente, sin ninguna duda. En todas las reuniones en las que he participado, el club no ha trabajado en sus divisiones menores y no lo ha hecho por distintas razones: motivación y no contar con la infraestructura necesaria para poder desarrollar la actividad. Estamos haciendo los esfuerzos  para conseguir tener canchas mínimas, necesarias para poder desarrollar el fútbol menor, por lo tanto hay muchas cosas que se deben conjugar para poder desarrollar. Tener recintos deportivos, un equipo técnico que pueda dedicarse a esto. Tener la motivación necesaria para poder desarrollar y en eso tenemos un déficit”.

-¿Hay muchos que proyectan y pocos los que concretan?

“Los intentos que se hicieron no fueron buenos, hay que comenzar de nuevo, estamos trabajando, creo que hemos avanzado en estos seis meses. Me acompaña en este proyecto, Francisco Varela, que es un reconocido profesor de educación física, monitor, entrenador, veedor de la selección chilena, de la época de Bielsa, Sampaoli, de Martín Lasarte. Una persona que tiene una dilatada trayectoria en el trabajo técnico”.

-Y el sistema administrativo, ¿también será de manera independiente?

“Hemos dividido la administración de fútbol. Primero está la concesión que tiene Sergio Morales y  su función está radicada en el primer equipo con consulta al presidente en las decisiones importantes. Por otro lado, tenemos las divisiones menores separadas del primer equipo. Estamos buscando un financiamiento aparte del primer equipo, de tal manera que no sean el patio trasero”.

-¿Qué costo tendría para Coquimbo Unido?

“A Coquimbo Unido no le significa nada, está fuera del club. Es una organización distinta, es un club deportivo cultural que tiene su directiva propia y funciona independiente del primer equipo, sólo los abastece para lo cual se debe reeditar económicamente, ya que ellos se benefician de esta organización. Si ellos obtienen un beneficio,  tienen  que pagar. Nosotros como organización le pasamos jugadores al primer equipo, el Club Deportivo debe pagar por el servicio”.

-Parten de cero entonces, ¿los ingresos del CDF  van a Morales o algo les queda a ustedes?

“Esta organización que está dentro del club está bajo el alero del presidente, es independiente en su generación de recursos y en su administración. El foco principal es el fútbol joven, desarrollar la actividad física en los niños de nuestra comuna a través del fútbol”.

-¿O sea, se puede postular a proyectos ya que están reconocidos por el IND?

“Nosotros vamos a recurrir a todas las fuentes de financiamientos posibles. Privadas, porque hay coquimbanos que van a aportar una cuota ya que esto hay que financiarlo, ya que nos cuesta algo así como $130 millones al año y para eso tenemos que juntar los recursos a través de aportes de privados, presentación de proyectos y donde postulan todos los que quieren desarrollar alguna actividad”.

-Para crecer, además, se debe tener una buena competencia y ahí existe otro gran problema…

“Soy de la teoría que debe haber una buena competencia. Primero el fútbol formativo como dice la palabra,  es formar niños en esta actividad, pero también está la competencia y el crecimiento lo está dando la competencia. Nosotros vamos a formar y los vamos a hacer competir y si acá van bien, bienvenido, pero para que exista desarrollo, la competencia debe ser exigente. No podemos estar jugando con La Serena, con Ovalle, es siempre lo mismo, debe haber competencia con los equipos que tienen mayor convocatoria, con equipos como Everton, Wanderers y Huachipato, tenemos que competir con ellos y ver la real situación en la que nos encontramos. En este semestre clasificamos con tres categorías a play offs y de ahí no pasamos, pero ya dimos un paso. Esto es un proceso y en el próximo campeonato debemos clasificar las cuatro series. Hoy tenemos 8 jugadores de las divisiones menores en el primer equipo  y esperamos al término del primer semestre contar con  11 o 12, porque hay material y niños que pueden llegar”.

-Usted me hablaba del arraigo, ¿no es una de las características que los porteños ven en Sergio Morales?

“Sergio Morales, a través de una sociedad de inversiones, tiene la administración del club por 4 años y lleva cerca de dos. Una vez que termine esa concesión la administración vuelve directa al directorio y la Sociedad Anónima”.

-¿Y el arraigo?

“Tenemos una buena relación. Sergio Morales ha apoyado, porque se ha comprometido con el desarrollo de la actividad. Es un empresario que ve cómo desarrollar esta actividad para tener los beneficios que él espera, diferente el caso nuestro, que vemos la actividad como un desarrollo para Coquimbo”.

-Entonces, ¿Morales llegó en el momento justo a Coquimbo Unido?

“Desconozco la forma como llegó, yo no estaba, me encontré cuando volví a Coquimbo, con esto firmado. Es hombre de fútbol y hay que tener confianza en que esta alianza va en beneficio de nuestra institución y mientras yo sea presidente las cosas se van a administrar y manejarse en esos términos. Debo reconocer que Sergio Morales en muchas ocasiones el porcentaje que le corresponde por su participación, lo ha dejado en Coquimbo en los casos de ambos jugadores, al final todos esos recursos llegaron a Coquimbo. Por eso lo destaco, porque él, independiente de ser un empresario, se ha ido arraigando con nuestro club, que es fácil de querer ”.

-¿Si suben, Morales sigue?

“Si asciende se prolonga por un par de temporadas más”.

-¿Deben reembolsarle algo?

“Nada, esto termina y muere en el tiempo. Nosotros veremos en ese momento o los que estén, verán cuál es la mejor decisión para el club. Hoy hay que analizar de acá hasta que termine esto y ver qué pasará, eso no quita que vayamos desarrollando nuestra institución. En tres años más se verá si se concesiona o nosotros tomamos la administración directa”.

-¿Usted habla de proceso y de tiempo es lo que menos gusta hablar a  los hinchas?

“Ellos deben tener paciencia, porque no puede prometerse que esto es inmediato. Han pasado diez años desde que bajamos de categoría y se han hecho distintos esfuerzos y nunca se ha logrado, porque nunca se ha tenido la paciencia de tener un proceso. Por eso nosotros debemos tener paciencia, tenemos que tener un presupuesto equilibrado y confianza que los jóvenes porteños llevarán a este club”. 

 

EL CDF Y COMPROMISOS

¿La posibilidad de concesión del CDF les permitiría la llegada de 2 millones de dólares?

“Está aprobada la concesión a 10 o 12 años que se va a licitar y que tiene un piso de 2 millones de dólares por club. Un aumento en la cuota mensual. Dentro de las cosas más importantes, una vez terminada esa concesión vuelve el 100% del canal a ser de propiedad del Consejo de Presidentes. La distribución de los $32.500 millones,  de los cuales 25% para los clubes grandes; 25% para la Primera B y 50% para el resto de los clubes de la A. Después hay unos topes que son  el 70% para la Primera B que se reparte en partes iguales y 30% para la Primera b que se reparte en partes iguales. Esa es la distribución. Esos topes van bajando de un 20% hasta un 16% al final del periodo, por lo tanto va achicando el margen de distribución, tratando que sea más igualitario y eso se espera dentro de los próximos 6 meses terminar este proceso que está en marcha hay una comisión que trabaja en las bases. Y este será el piso, en una propuesta pública usted no sabe que es lo que puede pasar de ahí para arriba. Ojo, por mal formación profesional, mientras no se selle y los recursos no estén en nuestra contabilidad, no sacamos nada con distribuirlo antes. No sabemos cuánto es, puede que nadie se interés en colocar este piso. Sabemos que hay interesados, pero hay que ver una vez que se abran los sobres, ahí sabremos, hoy son expectativas y cuentas alegres”.

¿Y los compromisos del club?

“Nosotros como club tenemos unos compromisos con instituciones y privados, que felizmente están controlados, pero nosotros tenemos que pagar y para eso una parte importante de esos recursos es para ir a pagar eso que está sancionado, cerrado, en acuerdo. Debe ser alrededor de un 50 o 60 por ciento, calculo, sin entrar en detalles, la mitad o un poco más de la mitad se irán a cubrir estos compromisos, que fueron por compromisos no logrados, intenciones buenas de todos, pero al final del día quedamos en la misma división, con más deudas”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X