Crédito fotografía: 
Jorge Díaz | ANFP
En otro flojo encuentro, tanto colectivo como individual, Deportes La Serena se inclinó por 1-2 ante Audax Italiano, resultado que lo deja en solitario al fondo de la clasificación y en la cuerda floja a su entrenador Francisco Bozán.

Diez fechas han transcurrido desde que CD La Serena juega en la Primera División en este 2020 y de los 30 puntos, apenas ha conseguido cinco, que lo mantienen en el último lugar de la clasificación tanto en la tabla de puntaje como en la de promedios. La derrota que sufrió al mediodía de ayer en el sintético de La Florida ante Audax Italiano por 2-1, agudizó la crisis colectiva que arrastra el equipo de Francisco Bozán, quien quedó en la cuerda floja luego de este revés y con la hinchada exigiendo su partida.

Apenas un triunfo y dos empates con siete derrotas, agotó la paciencia de los aficionados granates, quienes ven que el equipo ha involucionado y que la paralización por la pandemia, más el alejamiento de Enzo Ruiz, le está jugando en contra, luego de los 180 minutos jugados en el empate con O’Higgins y la caída con los capitalinos.

Presionados

Los granates, que ayer jugaron de camiseta blanca, llegaban presionados a la jornada en La Florida. Los otros tres equipos que lo acompañaban en la tabla de puntaje, Universidad de Concepción, los mismos rancagüinos y Coquimbo Unido, consiguieron triunfos, por lo que se veían en la obligación de sacar puntos ante un rival que tampoco llegaba bien perfilado.

Se presentaba como el momento preciso para recuperar la confianza, la mística, el buen fútbol, que llamó la atención (pese a los resultados) de las primeras rondas del torneo y que hizo temblar a varios. Sin embargo, lo de ayer, no tiene forma, la plantilla jamás mostró su idea o un plan que lo hiciera merecedor a quedarse con la victoria. Ni siquiera un tiro libre del Pájaro Valdés o el gol del “Chupete” Suazo, despertaron a un grupo que se quedó atragantado en el desayuno y en el ahogo de la capital. Ninguno de ellos está para la refriega y  claramente necesitan de otros y buenos socios para que las jugadas tengan mayor relatividad frente al arco rival.

Momentos similares

No parecía que itálicos y papayeros llegarán tan distanciados en sus momentos futbolísticos, sin embargo, los hombres de Menighini se movieron al compás de un mediocampo que presionó constantemente siendo dueños del balón. La pelota corría cuando sus jugadores se desplazaban de zonas, mientras que a los dirigidos de Bozán, les quemaba. No eran capaces de dar dos o tres pases cuando ya estaba de vuelta en los pies de los hombres locales.

El irse al entretiempo con la paridad en blanco fue lo mejor para el visitante, aunque López había evitado que la ventaja pasara a manos de los azules (así lució la camiseta de los itálicos), tras remates de Delgado y Martínez.

Y el arranque del segundo capítulo fue prometedor. Un cabezazo de Suazo, hizo pasar zozobras al meta Joaquín Muñoz, aunque el anfitrión no estaba para cambiar la temática del compromiso. Antes de que se cumpliera el primer minuto de este lapso, López salvó un remate a quemarropa de Delgado, sin embargo, el mismo ariete  pudo conseguir la apertura del marcado  sesenta segundos después, con un balón que los hombres serenenses no lograron despejar.

El Chupete

El golpe de entrada lo sintió el papayero. La desorientación en la recuperación, como en la última línea granate, se sentía en el sintético. Si Audax no encontró el camino para un segundo tanto fue exclusivamente por sus limitancias, ya que la posesión, la intensidad y el balón, seguía siendo administrado por sus jugadores.

Ni la movilidad por las bandas, por donde Hormazábal y Baeza transitan con propiedad y atrevimiento, se pudo apreciar en esta ocasión, no había quien tomara las banderas y si bien Valdés estuvo a las puertas de anotarse otro golazo con un tiro libre que el meta Muñoz envío al córner, a los 62’, el desgaste le termina pasando la cuenta, necesita alternativas en quien descansar y con quien dialogar.

Y llegó el gol del Chupete Suazo, a los 71’, el primero en cinco años en la Primera División (estuvo ausente en todo este tiempo de la categoría), aprovechando unos rebotes en el área. Parecía ser el golpe vitamínico para los hombres de Bozán, que si bien aceleraron sus desplazamientos, se apagaron rápidamente, ya que los cambios no le permitieron mantener el ritmo que ameritaba la ocasión.

Desorientación

La banca de Audax, sin embargo, cambio nuevamente la historia. El tránsito por la banda derecha del ataque donde Durán se encontraba con dos o tres rivales, fue la preferida para los ataques. Bozán puso ahí a Pérez luego de sacar a Baeza, por lo que el venezolano terminó en una desorientación extrema. Lo sacaron del ataque, como acompañante de Suazo y su lío interno fue máximo al pasar a la banda como extremo.

El DT vio otro partido

Fue el entrenador de CD La Serena, Francisco Bozán quien habló con los periodistas al término del compromiso y si bien reconoció que la situación que viven es compleja, afirma que no fueron un equipo que bajara la cabeza en las dos oportunidades que Audax Italiano se puso en ventaja.

Al hacer un análisis del partido, recalcó que en la primera fracción “fue trabado, aunque no fuimos capaces de tener y generar ocasiones…después, como nos ocurrió en el partido anterior, reaccionamos y terminamos empatando, con la sensación de que estábamos más cerca nosotros de ser más profundos”.

Finalmente precisó que el segundo gol de los itálicos, “fue un error del equipo, un error colectivo”.

En el cuadro ,local, el volante René  Meléndez, reconoció que había sido un partido duro, pero que lo ganaron con propiedad, “fue parejo en los primeros minutos, pero después asumimos el protagonismo y las oportunidades”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital