Crédito fotografía: 
Cedida
Hace unas semanas participó del reto del Everesting Challenge, completando en 40 horas, la distancia de 127 kilómetros equivalentes a 10 mil metros de ascensión, siendo el primer latinoamericano en lograrlo.

El deportista de Monte Patria, Omar Navea, superó  los 10.000 metros del desafío Everesting, prueba de running que permite ascender lo mismo que el Monte Everest, pero eligiendo un cerro en cualquier parte del mundo. Lo logrado por el atleta, oriundo de Carén, tiene doble mérito ya que pone a prueba las capacidades humanas exigiéndolas al límite.

El concepto de Everesting  elige cualquier colina en algún lugar del mundo y monta repeticiones en una sola actividad hasta que se logre la altura equivalente del Monte Everest (8.848m). Al completar el desafío, el nombre del protagonista queda en el  Salón de la Fama, junto a los mejores escaladores del mundo.

La hazaña de Navea comienza el sábado 20 de julio a las 08:15 horas cuando inicia el ascenso al cerro La Cruz, en Ovalle. Se dispuso en las faldas del monte, en el sector de Potrerillos para batir la marca mínima de 8.848 metros de altitud. Por esto, ya sabía que los esfuerzos serían extremos, porque tenía en mente realizar 10.000 metros de ascensión.

“Ese era el objetivo. Principalmente me han encantado los desafíos, cosas que pocos lo hayan hecho. Supe de este desafío a nivel mundial, me preparé con todos los detalles y la idea era llevar el nombre de Carén y Ovalle al mundo”, dijo.

Tres maratones

En términos prácticos, Navea subió y bajó 41 veces completas el cerro La Cruz, desde su base hasta la cima. En detalle, recorrió 10.948 metros de ascensión, lo que equivalió a 127 kilómetros, misma distancia que recorrer tres maratones seguidas. Todo un récord.

Cumplido el reto, menciona Navea  que la fortaleza mental y la preparación para este tipo de retos, resulta determinante, ya que en caso contrario es casi imposible lograrlo, “hay otras cosas como las que yo me he caracterizado como la garra, tener un objetivo claro y no abandonarlo, por eso me refiero que hay que tener ‘huevos’ y corazón. Hay que ser muy fuertes mentalmente. Siempre supe que el desafío lo iba a completar, aunque me demorara una semana y aunque me cortaran los pies”, sostuvo.

Sin duda no fue una prueba fácil. Se encontró con dificultades, pensó quizás que todo se había frustrado y sería imposible seguir. Cansancio, agotamiento, sueño, “pensé que iba preparado  para todo; para los calambres, las ampollas, el cansancio, pero jamás me preparé para el sueño. Ese no era el problema, porque he corrido de noche y me gusta. El problema estuvo en que enfrenté la noche con 60 kilómetros en el cuerpo, lo pasé pésimo, me estaba quedando dormido, la cabeza me decía que me retirara, pero seguí y saqué toda la garra que me caracteriza”, confesó.

Los propios límites

“Mi idea es también medir mis propios límites, ver en qué era capaz. Luego, los registros entregaron algunos logros que me tienen muy contento. La idea es saber de lo que soy capacitado”, indicó el atleta a El Día.

Y su hazaña la festejan también los integrantes del equipo de La Serena que toma parte en el Cruce Los Andes (La Serena-San Juan), “de ahí soy el capitán del equipo y los muchachos han sentido este logro como propio, están felices. Sin duda que nos prepararemos para la edición del 2020”, recalcó el campeón.

En lo inmediato quiere descansar, aunque tiene claro que su status cambiará al comprobar que está preparado para los grandes retos. Todavía no tiene diseñada su nueva travesía, aunque es un hecho que en Ovalle y la provincia limarina, lo tendrán en varias de las competencias pedestres.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X