Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro
Aunque el experimentado volante ingresó cuando los granates ya vencían a Wanderers por la cuenta mínima, resultó determinante su presencia para los goles de Franco Olego que permitieron el primer y categórico triunfo serenense en su vuelta a la Primera División.

Un mal despeje cuando aún no se cumplía el primer minuto de juego y Fabián Hormazábal llegaba a una exigida cobertura para evitar lo que pudo ser el tanto de Carlos Rotondi que enfrentaba sin marcas al portero serenense Gustavo Fuentealba.

Wanderers había salido con todo entendiendo que la presión alta podía darles buenos resultados. El propio cuidatubos local debió en una gran maniobra evitar un remate de Bernardo Cerezo, minutos después, en un partido que daba sus primeras señales que no sería nada de cómodo para los papayeros.

La hinchada que llegó hasta La Portada, cercanos a las cinco mil espectadores, tenía claro que se podía venir lo peor. El partido era clave ante un rival directo en la lucha por evitar el descenso y el panorama se presentaba complejo.

Resiste la presión

Sin embargo, La Serena resistió el chaparrón inicial de los caturros y poco a poco fue ordenando su funcionalidad en la zona media apoyados por el trajín de siempre de Kevin Medel, quien se apoyaba en Felipe Barrientos, aunque esa mejoría de los hombres de Francisco Bozán, no permitía construir juego para los hombres de ofensiva, hasta ese momento debidamente controlados por los defensores y, en especial, los volantes Alarcón y Miño, que no daban balón por perdido.

El primer aviso

Un cabezazo de Achucarro, a los 10’, fue el primer aviso de los serenenses, que a esas alturas se sentían con mayor confianza en la medida de Ruiz, que se adelantó un par de metros se juntaba con Vallejos y buscaban la presencia en el área de Olego.

No era suficiente hasta ese momento para sorprender a un rival ordenado y muy aplicado, sin embargo, en la primera carga real de riesgo, un cabezazo de Hormazábal fue sacado cuando ingresaba desde la misma línea de gol por Luna cuando el portero Viana no tenía nada que hacer. Si bien la pelota traspasó íntegramente, el sistema VAR no lo validó.

A esas alturas Wanderers ya no tenía la frescura de los primeros minutos siendo el equipo local el que llevaba la iniciativa. Una pelota que recuperan en presión alta Olego y Ruiz, permite una habilitación perfecta del charrúa al zurdo Baeza quien vence a Viana con un remate bajo. El 1-0 de los granates llegaba a los 36’ y con ello una nueva enseñanza sobre el manejo del partido.

Factor Valdés

Bozán, determinó sacar antes que bajara el telón del primer acto a Vallejos, que por su dinamismo pone en riesgo su presencia en la cancha, además que sumaba un cartón amarillo, haciendo ingresar al “pajarito” Valdés, quien a sus 39 años, resultó determinante para cerrar el partido y permitir el festejo de Bozán y compañía.  Aunque la medida de sacar al joven trasandino se asomaba discutible, ya que Bozán pudo esperar el entretiempo, la presencia de Valdés hizo que las miradas, como los balones, se concentrarán en él. Y este responde en su rol de crack.

En la primera que recupera el exColo Colo, llega el segundo tanto serenense cuando caía la primera fracción. Una rápida habilitación a Barrientos para un centro al pie, permitió a Olego debutar en las redes este año sacando un remate imposible para Viana. El nacido en Ramallo, Argentina, marcó el tranquilizador 2-0 a segundos del descanso, en un golpe duro para los hombres de Ramírez.

La efectividad que en otros partidos le había pasado la cuenta a los granates, esta vez jugaba a su favor, sacando una diferencia que terminó siendo inalcanzable para el conjunto del “Cheíto” Ramírez, ya que en la segunda fracción, La Serena se replegó, entregó la iniciativa y el balón al cuadro visitante, que pese a sus variantes ofensivas, no volvió a crear mayor riesgo sobre el arco de Fuentealba.

La obra final

La joya de la jornada llegó nuevamente en los pies de Valdés, a los 79’. Una diagonal del 20 papayero, permitió a Olego anotar su segundo tanto y vencer a Viana con un fuerte remate. La distancia fue insalvable, Wanderers, que jamás bajó los brazos, había recibido un duro castigo en su visita a La Portada y si bien quiso el descuento, terminó por reconocer la efectividad y contundencia que había mostrado el dueño de casa.

De esta manera los dirigidos por Francisco Bozán lograron su primer triunfo en la temporada, avanzando hasta la decimocuarta posición de la tabla y también salir de la zona de descenso directo en la tabla del coeficiente de rendimiento.

Trabajo colectivo

Luego en la conferencia de prensa, el técnico Francisco Bozán, consideró que el colectivo fue determinante para construir este primer triunfo. El entregar un análisis del partido, precisó que fue difícil el comienzo, “sabíamos que ellos propondrían una presión en una zona y me sorprendió que al inicio del partido fuese tan alta, la tenían nuestros centrales y no nos dejaban progresar, se nos hizo difícil, ya con el gol encontramos algunos espacios y cuando estábamos 3-0 retrocedimos en la construcción”.

Para el goleador Olego La Serena, quien se asoció con el “pajarito” para convertir sus dos primeros goles, La Serena  debía ganar un partido con contundencia, “necesitábamos ganar un partido, así de la manera que lo hicimos hoy, faltaba concretar y esta vez fuimos eficaces tomando en cuenta que después se nos viene un clásico. Valdés  es puro talento y experiencia”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital