Crédito fotografía: 
Luis Collao
Patricio Graff hizo su análisis y reconoció que hay responsabilidades compartidas por lo sucedido en Valparaíso. El técnico insiste en que deben ser capaces de levantarse para así ratificar por qué siguen en lo más alto.

Este fin de semana no fue del todo favorable, desde el punto de vista de los resultados, para Coquimbo Unido luego del trapié sufrido en el estadio Elías Figueroa Brander de Valparaíso ante Santiago Wanderers.

Y es que el 0-2, si bien no les permitió sumar a los dirigidos de Patricio Graff, los mantiene expectantes, considerando que Cobresal cayó en Puerto Montt y que sólo Santiago Morning logró abrazarse para así igualar las cosas en la tabla general de la Primera B, pensando fundamentalmente en el ascenso directo.

Lo importante, a juicio del propio entrenador de Coquimbo Unido, es conservar la serenidad y efectuar la autocrítica que corresponde, dichos que fueron ratificados tras el duelo ante los “caturros” en los micrófonos de “Gol Gol Gol Golazo” de la 95.1, Radio Mistral.

En ese contexto, valoró la llegada al plantel aurinegro de un sicólogo que podría aportar en mantener la “cabeza” de este plantel fuerte y unida pensando en los complejos desafíos que se vienen por delante.

“La llegada del sicólogo estaba prevista con antelación. Durante esta semana comenzará a trabajar, aunque pienso que los jugadores están convencidos de lo que estamos haciendo. Y no hay otro elemento mejor en el que podamos apoyarnos para levantar el ánimo de este equipo. Ante Wanderers los vi bien, que compitieron los 90 minutos y los vi convencidos de la idea. Fueron muy pocas veces las que reventamos el balón hacia arriba y hay que seguir así. Si en cada derrota no eres capaz de seguir y no puedes levantarte es porque no estás preparado para esto. Debemos ir por los 13 partidos que nos quedan”, aseguró el adiestrador aurinegro.

Consultado sobre el planteamiento de los coquimbanos ante Santiago Wanderers, Patricio Graff subrayó que se juega de la misma manera en todas partes. 

“Sabíamos que ellos se iban a replegar  y que nos iban a dejar la responsabilidad del juego en nuestras manos. Teníamos claro que nos iban a jugar de contragolpe. Tratamos de hacer lo que habitualmente realizamos,  que es mucha posesión de balón, salida elaborada y tratar de aprovechar las oportunidades, que creo fueron más esas chances en el segundo tiempo que en el primer lapso”, argumentó.

 

EL FACTOR HOLGADO

Un hecho que cambió el partido, y que tuvo lugar pocos minutos después de los goles del conjunto verde fue la expulsión del goleador pirata Rodrigo Holgado, tras chocar al portero Mauricio Viana. De acuerdo a las impresiones del propio atacante, queda la sensación de que no hubo intencionalidad en golpear al meta caturro, pero eso ya es historia. Lo importante es que podría tratarse de una importante baja pensando en el duelo de este sábado ante Deportes Copiapó en el estadio Francisco Sánchez Rumoroso.

Graff está convencido de que “no se trató de una acción con mala intención. Justamente el centro viene desde la derecha, Rodrigo mira el balón, pero termina golpeando al arquero con el botín. Esa expulsión, lógicamente, nos obligó a duplicar el esfuerzo de nuestros jugadores”, acotó.

La incógnita pasa por quién será el reemplazante del ariete en caso que no logre revertirse esta determinación en el Tribunal competente.

De esta forma, se abren posibilidades para Maximiliano Rolón y Lucas Martínez.

Otro punto que evidenció la postura autocrítica de Patricio Graff se marca en sus declaraciones por lo que fue el segundo gol de Wanderers, por parte de Rafael Viotti.

“Es mío, porque mi propuesta es que el arquero juegue adelantado y que sea el último hombre.  La lectura correcta de Viotti permite que ese primer tiempo termine con un 2-0. Pero bueno, eso ya es historia y nuestro trabajo debe estar enfocado plenamente en lo que será Deportes Copiapó”, concluyó el adiestrador, que sabe que este duelo, a disputarse desde las 18:00 horas del sábado, es una nueva final. 

HAY 13 FINALES POR DELANTE

Kilian Delgado, atacante de Coquimbo Unido, tras el encuentro ante Santiago Wanderers puso los paños fríos y aseguró que no hay que desesperarse. “Quedan muchos encuentros por delante y espero que todas las situaciones nos acompañen”.

El porteño lamentó la expulsión de Rodrigo Holgado, pero subraya que no hubo mala intención. “En todo momento fue en búsqueda del balón. Quedó bajoneado con la expulsión, pero creo que esto le ayudará para volver con mucho más ánimo”, subrayó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X