• Sara y su técnico, Felipe Yáñez, confían en que el futuro será promisorio.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes / Cedida
Lamenta que actualmente la falta de ayuda le impida viajar a competencias internacionales para sumar puntos y mantenerse en el ranking.

Sara Valenzuela (16) entrena cada día para cumplir el sueño de ser una tenista profesional. Tiene las ganas y también el talento, como advierte su técnico, pero por la falta de apoyo para viajar a torneos, algunos en el extranjero, teme que le pueda pasar la cuenta como a muchos otros tenistas y deportistas en este país.  

Sara viene de obtener el primer lugar en dobles en el Torneo Grado A Copa IND en Santiago -en singles no le fue muy bien-, pero no pudo viajar a Paraguay junto a algunos de sus compañeros de academia por falta de recursos.  

En Santiago, Sara se lució en el Torneo Grado A Copa IND logrando el primer
lugar en dobles. Foto: Cedida

“Particularmente mi padre, mi familia, son los que me ayudan. Pero estamos tratando de generar algunos recursos para poder viajar al extranjero. Cuesta mucho juntar el dinero. Hace una semana comenzó una gira ITF a Paraguay y los niños de mi academia fueron, pero yo no por la falta de recursos.

Lamentablemente, no salió en el último instante y me quedé abajo”, cuenta, acongojada. Y con razón, pues el no poder viajar la perjudica en su desarrollo y también en el ranking. 

“Sí, me perjudica mucho no poder viajar. Tenía las instancias para ir, tenía todo, pero no se pudo. De todas maneras, Correos de Chile me ha colaborado mucho. Me ayudaron a viajar a una gira en el verano a Paraguay y Ecuador y ahora estamos viendo la opción de que esta ayuda sea para varios años. Así, contentos con ellos. Ahora, cuando no viajo, sigo entrenando y preparándome para lo que viene”, agrega.

MUCHO POTENCIAL

Felipe Yáñez, el técnico de Sara en la Academia Punto Verde Alto Tenis -ubicada en Cuatro Esquinas con la Caletera-, cuenta que están trabajando en una segunda etapa. Que antes la conoció  en el Club de Tenis de Coquimbo, pero que solamente entrenaron un par de días y no pudieron continuar porque Sara no estaba tan decidida como ahora a dar lo  máximo.

Sin embargo, sostiene Yáñez que “siempre ha tenido las ganas, pero no había una intensidad como para decir ‘quiero ser campeona’. Eso hoy cambió. Tiene potencial para estar dentro de las mejores cien del mundo. En este momento depende de ella, porque las herramientas que yo pueda darle en términos de conocimiento están dadas y entendidas, así que ahora le toca poner de su parte, ser consecuente y muy disciplinada”.

Reconoce Yáñez,  no obstante, que la piedra de tope, muchas veces, ha sido la falta de auspiciadores para poder viajar. 

Aunque recién tiene 16 años, su entrenador advierte
que acá no tiene rivales y que todo depende de ella
para poder llegar lejos en este deporte. Foto: Cedida

 

“Topamos en hartas cosas, como el recurso económico, que es una de las primeras barreras que tenemos. Por ejemplo, había una gira y ella no fue. Los demás suman puntos y ella no. Entonces cuando vuelves a Santiago los demás te pasaron en el ranking, lo que implica que no estás dentro de los mejores sembrados en el cuadro y por eso te toca lo más difícil. En el lugar de seguir en el carro de los que tienen el nivel de Sara o a veces hasta más bajo, si han seguido viajando”.

Pese a todo, asegura que “acá es la número uno hace rato y no hay mucha competencia ni discusión. Pese a todo, ella lucha contra un montón de cosas y eso es bien admirable”.

- ¿Y cómo suplen este tipo de cosas, por ejemplo?

“Cuando pasan esas situaciones, el entrenamiento tiene que ser de mayor calidad, principalmente. Más allá del tiempo, lo que tenemos que lograr ahora, en el corto plazo, es que el entrenamiento sea de calidad y esa es la primera tarea que tenemos, junto con ir mejorando los detalles técnicos y físicos, pero la calidad, el tema mental, es lo primero que debemos apuntar”.

- Da lo mismo, entonces, estar todo el día si el entrenamiento es malo...

“Claro, porque si en una hora y media eres capaz de hacerlo bien, vamos a más, pero no sacas nada con entrenar tres horas, cinco horas, si tuviste solamente media hora de calidad, así que esa es la primera tarea que tenemos ahora con Sara”.

POLÍTICA DEPORTIVA

En el tenis, como en otros deportes, el motivo es el mismo de siempre: La falta de apoyo del sector privado para financiar sus carreras deportivas. Y para que esas cosas no pasen más, Yáñez confiesa que se necesita un política del deporte.

“Falta que en el país exista una política deportiva, mientras no exista es imposible, porque finalmente todas las organizaciones que giran en torno al deporte no se organizan de manera adecuada, porque no hay nadie controlando que así sea y eso, en el fondo, deja todo el desorden hacia abajo, porque si no hay un sistema de torneo bien hecho, si no se le financian a los mejores los viajes al extranjero, no hay ambiente, no hay un espacio para que los jugadores puedan jugar y no se generan las condiciones también para que los colegios entren a un sistema, porque justamente la federación de tenis no hace el trabajo que tiene que hacer, involucrar a los colegios y a todas las organizaciones posibles para que entren a jugar”, acotó.

Sara está segura de que con más ayuda, mejor serían los
resultados en su carrera. Foto: Cedida

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X