• Las chilenas Rivas y Mardones lo dieron todo, pero no pudieron quedarse con medallas en el marco de un Sudamericano que por convocatoria fue todo un éxito. Foto: Lautaro Carmona
  • Los primos Grimalt vivieron una final infartante, pero esta vez la suerte no estuvo del lado de los chilenos. FOTO: Lautaro Carmona
En el día de las definiciones, las duplas chilenas de Francisca Rivas y Pilar Mardones, además de los primos Grimalt, cayeron en la lucha por el bronce y el oro, respectivamente.

Por ambiente y organización, estuvo todo a la altura. Fueron cuatro días de excelentes presentaciones deportivas, en un court especialmente preparado para la ocasión, con un paisaje privilegiado.

El mar, las olas y el talento de excelentes exponentes, que lo dieron todo por responder con remaches excelentes es lo que quedó de la realización del Sudamericano de Vóleibol Playa, que se vivió en la Costanera de Coquimbo, específicamente en el sector del kilómetro 465.

No hay duda que este evento internacional, que contó con el apoyo de diversos estamentos como el Ministerio del Deporte, el Gobierno Regional y con el esfuerzo de la Corporación de Deportes y Recreación del Municipio de Coquimbo, dio excelentes frutos.

Y quienes lo disfrutaron fueron las personas que llegaron en gran cantidad para ver estos encuentros. En especial, quienes gozaron del deporte fueron los turistas, que agradecieron esta posibilidad, ya que se trató de encuentros de primer nivel, que la gente pudo verlo en forma absolutamente gratuita. ¿Qué mejor?

Hablando de la competencia, había gran esperanza en lo que podían realizar los primos Marco y Esteban Grimalt, quienes venían cumpliendo una campaña perfecta. En efecto, habían vencido en sus cuatro presentaciones anteriores y eran los favoritos para quedarse con la gran final de este Sudamericano en categoría Varones. Sin embargo, no pudieron festejar en el puerto tras caer en el encuentro decisivo ante la pareja brasileña integrada por Vitor Felipe y Joalisson Gomes.

En una infartante definición que fue acompañada por cerca de 3 mil personas en Peñuelas, los nacionales no pudieron con la solidez defensiva y efectivo ataque de los brasileños, que se llevaron el oro tras imponerse por parciales de 21-18 y 21-18.

Había una suerte de desencanto tras el encuentro, pues sabían que tenían las condiciones para ser los mejores. “Hicimos un campeonato súper fuerte y en la final nos descolocamos, no supimos pensar en los momentos clave y eso contra una dupla de excelente nivel no se puede hacer”, dijo tras el partido Marco Grimalt.

Los rivales de los primos mostraron categoría en el momento preciso, lo que destacaron. “Fue un partido muy bueno, con un equipo muy fuerte del Circuito Mundial y todo el público estaba con ellos, pero logramos marcar diferencias en el final” dijo el brasileño Joalisson Gomes.

En la pelea por el bronce, en tanto, los brasileños Arthur Lanci y George Wanderley vencieron por 21-13 y 21-16 a los uruguayos Mauricio Vieyto y Marco Cairus.

Poder femenino

En damas, por su parte, las brasileñas Victoria Tosta y Taina Bigi (Brasil 2)superaron por 21-12, 16-21 y 17-15 a sus compatriotas Rebecca Barbosa y Ana Patricia Ramos (Brasil 1) y se quedaron con el oro.

“Jugamos juntas hace poco tiempo, por eso nos costó mucho, pero fue un buen y entretenido espectáculo. Además, hubo un público fantástico al que le gusta mucho el vóleibol”, afirmó Rebecca.

En la lucha por el bronce, había otra opción para las aspiraciones nacionales. Hablamos de Francisca Rivas y Pilar Mardones, quienes cayeron ante la dupla paraguaya compuesta por Erika Mongelos y Michelle Valiente , en parciales de 21-12 y 21-13. En definitiva, Chile no pudo festejar, pero el buen deporte de todas formas triunfó, y con creces. Fue un torneo de gran nivel. 3801i

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X