• El dólar superó todas las barreras este lunes, alcanzando cifras históricas de cotización producto de la inestabilidad mundial.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Presión inflacionaria, efectos sobre la creación de empleo y mayor inestabilidad general, son algunas de las consecuencias que podrían conllevar los impactos que, por estas semanas, han sufrido los mercados globales –como la expansión del coronavirus y el recorte de los precios del petróleo - y que han tenido a la fuerte alza del precio del dólar como la muestra más visible de aquello en nuestro país.

Histórica fue el alza que este lunes –el llamado “lunes negro” – alcanzó el valor del dólar en nuestro país, cerrando en 841,70 pesos comprador y 842,00 vendedor. Durante dicha jornada sin embargo, el dólar llegó a cotizarse en máximos de 846 pesos.

La expansión del coronavirus, la inestabilidad en el frente interno, y la decisión por parte de Arabia Saudita de recortar la producción del petróleo -luego de no lograr un acuerdo con Rusia para disminuir la producción y así reducir las pérdidas por la menor demanda- buscando inflar artificialmente el precio del crudo, fueron apuntados como los “culpables” de la última jornada de turbulencias que afectó la economía mundial y nacional.

Lo cierto es que la situación con el petróleo viene a empeorar la depreciación de la moneda nacional respecto al dólar, convirtiéndola en una de las divisas que más ha depreciado su valor en el mundo.

La preocupación fue tal que el Banco Central tuvo que emitir una declaración en la señalaba que se encontraba “monitoreando estrechamente la situación” que atraviesa actualmente la economía internacional. Ello, señaló el ente emisor, “no sólo porque los ajustes en los mercados tienen efectos contrapuestos y diferentes a otros países, sino porque se combinan con los efectos del shock interno generado por las turbulencias sociales y políticas de los últimos meses”.

En efecto, el organismo reconoce que el coronavirus y el conflicto desencadenado entre los países productores de petróleo, “generan un clima de incertidumbre y un impacto económico que “ha comenzado a generar efectos reales en los países más afectados y ha gatillado caídas significativas en los mercados financieros globales”.

En este contexto, la entidad llamó a la calma, asegurando que “cuenta con los instrumentos para hacer frente a nuevos desafíos”.

Lo cierto es que la salida del Central, generó algo de alivio en el mercado, permitiendo que este martes el valor de la moneda estadounidense se haya corregido a la baja, registrando mínimos de 830, y oscilando en valores que fluctúan entre esa cifra y 835 pesos por dólar.

Ola de incertidumbre

A juicio de Luis Henríquez, economista de la Universidad de Chile, señaló que ante las causas que hoy generan turbulencia en los mercados, lo primero que se genera en los agentes económicos es una sensación de inseguridad ante tales eventos.

Además, en la línea de lo mencionado por el Banco Central, no deja de ser relevante que tales efectos se vean particularmente ahondados producto de la situación interna del país.

“En este caso tenemos hace rato ya, desde el 18 de octubre del año pasado, una situación de inestabilidad en la economía nacional que obviamente la pone a los ojos del mundo y también internamente, en un escenario más riesgoso que antes. Y ese riesgo se traduce también, por ejemplo, en que una parte importante de la posición de inversión de muchos inversionistas, en vez de tener activos en moneda nacional, decidan tenerlos en moneda extranjera”, sostuvo Henríquez.

“Se genera entonces”, explica, “una presión al alza del tipo de cambio. O en otras palabras una depreciación de la moneda nacional, porque ésta tiene menos poder de compra producto de entre otras cosas, de esta situación”.

Por cierto aclara, no se debe dejar de lado las consecuencias generadas por la ininterrumpida expansión del coronavirus por el mundo, incluyendo Chile, y por el alza del precio del petróleo, “lo que también influye en el tipo de cambio, porque a mayor riesgo a nivel internacional tienden los inversionistas a refugiarse en la moneda más importante en el mundo, que en esta caso es el dólar”, afirmó el economista de la Universidad de Chile, produciéndose así una mayor demanda de la divisa estadounidense.

Efectos y cuidados

Sin embargo, ¿qué efectos en el corto y mediano plazo puede traer a nivel local, una inestabilidad como la que se está viviendo en el plano económico?

Para responder esa pregunta el economista Luis Rodríguez, recuerda que ante un escenario de incertidumbre, los inversionistas tienden a protegerse ante estos eventos.  

“Eso se traduce” asegura, “en que hay menos generación de empleo, hay menos dinámica, y en ese sentido, lo que empezamos a visualizar con el rezago, es que esto implica una mayor tasa de desempleo, empieza el tipo de cambio a estar un poco más alto, a generarse tipos de presiones inflacionarias”.

Por tanto, asegura “la recomendación para el común y corriente de las personas, al menos en este periodo, es también que, al igual que cualquier administrador de recursos, tomen posiciones más conservadoras”.

Ello implica, evitar endeudarse pues no es el momento, a juicio del profesional, de hacer inversiones muy importantes, “pues nos vamos a encontrar con precios más elevados, y con situaciones en donde las señales del mercado te pueden decir que tal o cual área económica es atractiva. Pero eso es solamente con los datos de la inestabilidad, son datos transitorios, no los definitivos”.

En ese sentido, el llamado es a esperar y ser prudentes.

“Vamos a seguir viendo algunas novedades en los próximos días, probablemente, reacciones y sobrerreacciones, respecto a algunos mercados, y en ese sentido, insisto, hay que esperar un poco. Si bien eso no es bueno para la economía, porque la prudencia es enemiga de la dinámica económica, al fin y al cabo es una postura que es mucho más recomendable que arriesgar de partida, en pos de querer alcanzar alguna oportunidad cuando no están dadas las condiciones para ello”, argumentó.

Baja del valor de las bencinas

Pero no todo son malas noticias.

Ello, porque ante los desencuentros entre Rusia y Arabia Saudita y su efecto en la baja del precio del petróleo, los precios de los combustibles irán a la baja.

Así lo indicó el ministro de Economía, Lucas Palacios, vía twitter, quien anticipó que las bencinas bajarán, producto de la caída del valor del petróleo en Arabia Saudita.

“El precio del petróleo registra caída de 30% por aumento de oferta (mayor producción) en Arabia Saudita. El precio está en casi 30 dólares el barril, valor más bajo en 4 años. De mantenerse este exceso de oferta, veremos bajas en precios de los combustibles en Chile”, señalaba la autoridad por la red social.

Asimismo, el titular de Economía, explicó que el gobierno lanzará un conjunto de medidas para aliviar y proteger a las empresas locales y a los consumidores, ante la inestabilidad que golpea la economía a nivel local e internacional.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X