• El rendimiento de las cosechas de la región entre 2015 y 2016 aumentó en 29%, debido también a la mayor disponibilidad de agua durante la primavera y verano anteriores. Crédito: Janina Guerrero
La zona norte del país obtuvo saldos mayores a las esperadas durante 2016, según Chile Oliva, debido a una mayor disponibilidad de agua en zonas afectadas por la sequía durante la temporada anterior.

La producción de aceite de oliva durante la temporada 2016 alcanzó 17.500 toneladas, lo que significó una disminución de un 5,4% con respecto al año 2015. Sin embargo, la temporada pasada fue positiva para los productores de la IV región. Según Chile Oliva, asociación de productores del aceite en el país, la zona norte obtuvo producciones mayores a las esperadas debido a una mayor disponibilidad de agua en zonas afectadas por la sequía durante la temporada anterior. Asimismo y de forma contraria, la producción de las empresas de la zona centro sur se vio mermada por factores agroclimáticos.

“Durante 2016, las almazaras de la región de Coquimbo produjeron 4.500 toneladas, es decir, un 26% del total de la producción nacional”, explicó Gabriela Moglia, gerente general de Chile Oliva.

Asimismo, la producción de la zona entre 2015 y 2016 aumentó en 29%, debido también a la mayor disponibilidad de agua durante la primavera 2015 y verano 2016, dijo Moglia.

Brasil es el principal importador

Los principales destinos de los envíos chilenos de aceite de oliva nacional en el período de enero a junio de 2016 fueron Brasil y Estados Unidos.

A Brasil, las exportaciones representan el 38% de la mercancía exportada y el 40,5% del valor para este período, mientras que las exportaciones a Estados Unidos representaron un 27,9% de la mercancía exportada y un 26,8% del valor. El tercer principal destino de los envíos nacionales corresponde a Canadá el cual abarca un 10,1% del total de la cantidad de aceite de oliva exportado entre los meses de Enero a Junio 2016.

Eso sí, durante el primer semestre del año pasado, se exportaron US$ 12.831.487 lo que representa una disminución de un 16,9% respecto al mismo período del año 2015, donde se registraron transacciones por un total de US$15.455.557.

Con respecto a la cantidad de envíos de aceite de oliva al extranjero, el primer semestre del año 2016, se realizaron embarques de un total de 2.860 toneladas (2.860.389 kg) de aceite de oliva, lo que representa una disminución de un 16,6% respecto al año 2015 en el mismo período, en donde se registraron 3.432 toneladas (3.432.294 kg).

Superficie plantada

La tasa de crecimiento de la superficie plantada con olivos en Chile durante los últimos cuatro años se ha estabilizado, explican en Chile Oliva. La principal razón se asocia a una consolidación de las empresas ya existentes, sin embargo se suma una ausencia de nuevos proyectos e inversiones en el rubro. “Durante el primer semestre del año 2016, la superficie nacional de plantaciones de olivos para aceite de oliva, se mantuvo en 25.000 hectáreas al igual que en el año 2015”, señalaron desde el gremio.

En tanto, en la región, hay 10 empresas asociadas a Chile Oliva que producen aceite de oliva, entre ellas Valle Grande (en la foto), Agronoble y Las Agustinas. A ellos se suman emprendimiento familiares apoyados por el Instituto de Desarrollo Agropecuario, Indap, como Camarajando y Santo Sazón.

En Valle Grande, por ejemplo, una planta orientada a la producción sustentable y orgánica de aceite de oliva en la región, reafirman que la temporada 2016 fue mejor que años anteriores, pero que eso también se debe a la variedad del olivo, que es añera, es decir que tiene ciclos de alta producción, y de baja. A esto se suma la recuperación de la sequía. “Los niveles de riego se han ido recuperando,  por lo tanto nos vimos favorecidos por las lluvias, y también por el ciclo del olivo”, indicó Hugo Pizarro, subgerente agrícola de Valle Grande.

Para este año, el interés y esfuerzo de la industria actual están orientados a minimizar la incertidumbre de la productividad del olivo así como aumentar la acumulación de aceite en el fruto, manteniendo la calidad de los aceites.

“Nuestros principales desafíos en el área de campo, es aumentar  la acumulación de aceite en el fruto, ya que a pesar de tener algunos buenos años, no se ha llegado a las productividades esperadas”, señaló Moglia.  Otra meta es seguir trabajando en el tema de sustentabilidad para continuar siendo eficientes en el uso de los recursos hídricos y energéticos, que permite a las empresas tener un proceso productivo amigable con el medio ambiente y ser más competitivos en los diferentes mercados, disminuyendo los costos de producción.

“Respecto a los mercados, nuestro desafío es seguir difundiendo la calidad única del aceite de oliva chileno en el mundo destacando su calidad extra virgen y sus cualidades para la salud”, concluyó Moglia.

 

Las características del mercado del aceite de oliva

La estabilización en los últimos años de la superficie de olivos plantados en Chile, el reconocimiento e imagen de calidad que Chile presenta a nivel mundial presagia un continuo crecimiento y desarrollo del sector durante los próximos años, aseguran desde la asociación de productores de aceite de oliva, Chile Oliva.

Según explican, los tratados de libre comercio que Chile ha suscrito con distintos países, y el hecho de obtener un producto fresco a contra estación de los grandes productores de aceite de oliva del Mediterráneo son algunos de los factores que los benefician como industria para seguir creciendo.

Por otro lado, la mayoría de los proyectos desarrollados en el país presentan una integración vertical, contemplando la producción de aceituna, el proceso industrial con su propia almazara y el posterior embotellado. Lo anterior permite que el 90% de la producción nacional esté orientada a la categoría extra virgen, y que la calidad sea la principal vía de acceso a potenciales mercados compradores.

En el ámbito de la sustentabilidad, el gremio continúa trabajando en el Acuerdo de

Producción Limpia, el cual tiene como objetivo incorporar en el sector productivo de aceite de oliva medidas y tecnologías de producción limpia, promoviendo la sustentabilidad y eficiencia productiva, y fortaleciendo la estrategia de competitividad.

38% de la mercancía exportada se envía a Brasil, según cifras de Chile Oliva. Le siguen en importancia los mercados de EE.UU. y Canadá.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X