• La primera autoridad comunal señala que si no se toman medidas ahora la situación se va a ir agravando cada vez más.
    La primera autoridad comunal señala que si no se toman medidas ahora la situación se va a ir agravando cada vez más.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El edil señala que, en el caso de la uva de mesa, principal sector productivo de esa zona, a la merma en la calidad de la fruta se ha sumado la aparición de nuevas variedades que han dificultado el ingreso a los mercados internacionales, generando retornos negativos a los agricultores, que los tienen ad portas de perder sus predios. Enfatiza en que se requieren medidas urgentes

Una complicada situación ha provocado la escasez hídrica en la comuna de Monte Patria. Su alcalde, Camilo Ossandón, denuncia que la crisis en el agro ha llegado a tal punto que ha generado la pérdida de cerca de 2.200 puestos de trabajo en los últimos años.

En entrevista con Radio Mistral, el edil explicó que ese territorio se vio enfrentado a 11 años de sequía lo que además, en opinión de los expertos, se va a ir acentuando con el tiempo. “Es decir, vamos a tener años o muy lluviosos o muy secos, pero mayoritariamente secos, el desierto avanza y esta condición en una comuna donde el 83% de toda su actividad económica principal es la agricultura, ha generado un problema”, puntualiza.

Según detalla, el primer impacto que tuvo la falta de agua fue debilitar la calidad de la producción. “Si antes teníamos por ejemplo uva de mesa y producíamos tantas cantidades de cajas hoy estamos produciendo un tercio menos que eso, porque los calibres han bajado a propósito que ha habido tanta variación en el riego”.

“Tenemos agricultores que están endeudados y con campos hipotecados por los bancos, otros con deudas con Indap, la Tesorería General de la República y las exportadoras”, CAMILO OSSANDÓN, Alcalde de Monte Patria

En los últimos dos años, dice, han tenido una producción equivalente al 20% de fruta XL y el 80% de fruta M o S “por lo cual no alcanzamos a entregar una fruta de alta calidad que compita con un buen precio en los mercados internacionales”.

A esto se suma, indica, otro factor que está impactando fuertemente a los productores de uva flame principalmente y es que éste producto ya no está siendo comercializado como antes en los mercados internacionales, debido a que otros países competidores como Perú y Estados Unidos han ingresado fuerte con uvas de nuevas variedades, de mayor porte y mejor calibre, además de contar con costos de producción mucho más competitivos.  

“Eso hace que tengamos una cantidad de agricultores que son pequeños, desde media hectárea  hasta 10 hectáreas, que tenían este tipo de uva y que a través de las exportadoras mandaban su fruta, pero que desde el año pasado han tenido retornos negativos, es decir, menor al costo de producción y han tenido que enfrentar deudas importantes”.

Si uno hace un recuento de todo lo que les ha pasado a estos agricultores en los últimos años, sostiene Ossandón “tenemos que muchos de ellos están endeudados y con campos hipotecados por los bancos, otros con deudas con Indap, la Tesorería General de la República y las exportadoras”.

El problema más grave, enfatiza, es que hoy no tienen como ponerse a producir “porque no cuentan con recursos frescos ni capital de trabajo para echar a andar sus negocios y además con la incertidumbre de que si vuelven a producir uva flame lo más probable es que al enviarla a Estados Unidos van a seguir teniendo un retorno negativo”.

Ante ello, se ven obligados a un proceso de reconversión que no es rápido, al menos 3 años para la primera producción e implica recursos económicos que no son menores. “Además que estas nuevas variedades pagan royalty, una patente que hace muy compleja la inversión y por un largo tiempo tiene que pagarse a los dueños de las franquicias”.

Otra alternativa sería la reconversión a las mandarinas, que está dando resultados bastante interesantes, que está entrando al mercado asiático y la fruta tiene una durabilidad mayor “pero la dificultad que tiene es que no tenemos condiciones hídricas, porque le consumo de agua es mucho mayor al de la uva”, plantea.

 

BUSCANDO SOLUCIONES

Ante esta realidad, el alcalde de Monte Patria solicitó la semana recién pasada una reunión con la intendenta Lucía Pinto, a quien le agradeció la disposición que ella y su equipo técnico tuvieron para hacer frente a estas complejidades.

Cuenta que este tema lo vienen planteando desde el año pasado “no es nuevo y lamento que en esa oportunidad no se hayan tomado medidas para poder resolver esta dificultad o al menos enfrentar el problema, porque estamos hablando que esto está golpeando a la gente más humilde de la región y a una de las actividades que genera mayores empleos”, dice el edil, quien agrega que se trata de un sector como el de producción de uva de mesa que mayoritariamente está radicado en Monte Patria “y es muy relevante desde el punto de vista productivo para el PIB regional”.

En este sentido, agregó que “siento que acá no ha habido seriedad para poder enfrentarlo y espero que la intendenta con el ánimo que nos ha presentado y la comprensión que tiene del trabajo en el campo nos pueda ayudar”.

De hecho, Ossandón informa que tras este encuentro se fijó una mesa de trabajo para la primera semana de junio donde van a estar los sectores públicos involucrados como la seremia de Economía, de Agricultura, Corfo, Indap “para poder analizar algunas de las propuestas que algunos de nuestros agricultores han presentado, porque ellos tienen algunas medidas de corto plazo que creemos que pueden funcionar en hacer frente a la situación que se va a generar”.

A través de esta instancia, también se buscará generar gestiones a largo plazo “que permitan a nuestros agricultores y al Estado hacerse cargo de una realidad que es muy importante para el desarrollo económico, social y cultural de nuestros territorios rurales”.

Manifiesta que también han estado en conversaciones con la Sociedad Agrícola del Norte (SAN) a través de su presidenta, María Inés Figari. “Ella nos comentó que a través de Corfo hay 20 agricultores de la región que tienen un Nodo agrícola y están haciendo investigaciones. El tema lo debatimos durante el año pasado en mutua colaboración y esperamos que sirva y que las medidas sean adecuadas”, puntualizó Ossandón. 3701

 

MIGRACIÓN

Esto no solamente trae dificultades económicas, sino que también sociales. Cabe destacar que según el informe “Migraciones, ambiente y cambio climático”, publicado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en agosto de 2017, el 15% de la población de Monte Patria ha emigrado principalmente hacia el norte, situación que se debe particularmente por una baja sostenible de hectáreas cultivables, producción y precios en el mundo del agro comunal, provocando desempleo, siendo el mayor índice a nivel país.

“Cerca de 5 mil habitantes, han migrado por las condiciones del cambio climático, reconociéndonos como los primeros migrantes climáticos de Chile. Estamos en una situación muy complicada en este minuto”, recalca el edil.

 

 

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X