• La pasa salta a la vista como una opción atractiva para exportación, en medio de la crisis de la uva de mesa.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
La Sociedad Agrícola del Norte, Corfo, ProChile, municipios y por supuesto los productores de uva de la región de Coquimbo, se abocarán esta temporada a la producción de pasas, para evitar las pérdidas en exportación de uva flame principalmente, que han venido observando desde hace ya unos años.

Un salvavidas masivo es lo que está intentando implementar el gremio agrícola ante la crisis de la uva, —principalmente flame—, por la baja en sus exportaciones en los últimos años. Ante la preocupación de los productores de la región de Coquimbo, la Sociedad Agrícola del Norte está haciendo un llamado a los agricultores que tienen este tipo de parrones a migrar hacia la producción de pasas, que requiere otro tipo de gestión y que podría generar retornos positivos mientras se migra al bullado recambio varietal.

 

ANTES DEL RECAMBIO, PROPONEN CAMBIAR EL FOCO HACIA LA PASA

Carla Carmona, secretaria ejecutiva de la SAN, comentó a diario El Día que si bien ya están avanzando hacia un recambio de la uva de mesa —que podrá ser varietal o de especie, según la preferencia del agricultor—, este cambio implica tiempo y una inversión importante. “Y mientras tanto, hay que seguir produciendo y evitar las pérdidas que para que nuestros productores no desaparezcan”, explicó Carmona. Por esto, la producción de uva salta a la vista como una alternativa atractiva para generar quizá menos retornos, pero ingresos al fin. “La idea es que nuestros agricultores no sigan incurriendo en pérdidas. Y producir pasas a partir de los parrones que el productor ya tiene, es una solución rápida y efectiva”, confirmó.

 

LA GESTIÓN DE LAS AUTORIDADES

Con eso foco, la SAN está participando en un nodo de Corfo en la provincia del Limarí, donde se agruparon 11 productores de la zona. La instancia consiste en enseñarles a cómo dejar el parrón exclusivamente para producción de pasas. Y es que se trata de todo un sistema que, entre otras cosas, implica duplicar la producción, para tener alto volumen, pero también con una muy buena nutrición para que no se vean resentidas las plantas, y mantener un buen calibre. “Las pasas tienen una poda distinta, una fertilización distinta, etc.”, adelantó Carmona.

En este sentido, el nuevo director regional de Corfo, Gregorio Rodríguez, confirmó a diario El Día que el bajo precio de la uva flame en el mercado internacional y la complicada situación de  la exportación de uvas tradicionales, ha hecho que el Gobierno a través de Corfo promueva la reconversión a nuevas variedades o subproductos acorde a la demanda extranjera.

“Bajo esa línea tenemos dos programas Nodos en ejecución, para mejorar la competitividad de empresas agrícolas de uva de mesa que dentro de sus variedades se encuentre “Flame Seedles” para productores de las Provincia del Limarí y Elqui”, declaró Rodríguez. Del mismo modo, agregó que “se está ejecutando un Programa de Difusión Tecnológica, para acelerar el cambio varietal de uva de mesa en la región de Coquimbo ejecutado por ASOEX.

Asimismo, los nodos también enseñan cómo exportar este producto, distinto a la uva a la que los productores de la región estaban acostumbrados, a buscar mercados y un sinnúmero de etapas que implica el proyecto.

“Existe también un proyecto de la municipalidad de Monte Patria junto con Indap para productores más pequeños”, agregó la secretaria ejecutiva de la SAN, donde autoridades y privados se han unido en pos del mismo objetivo: generar un nuevo negocio en tiempos de crisis.

De hecho, desde el gremio comentan que si estos proyectos llegaran a ser exitosos, si las exportaciones comienzan a aumentar y se encuentran mercados atractivos, la idea es que los productores se queden en este rubro. “También buscamos abrir un nuevo frente de negocios con estas acciones que van enfocadas en la pasa”, dijeron desde la SAN.

 

LOS MERCADOS MÁS ATRACTIVOS

Si de mercados se trata, la uva tiene un par de alternativas bastante atractivas. Desde el grmeio confirman que uno de los principales es Europa, donde Inglaterra, Alemania, España y algo en Rusia (que cabe dentro de los europeos en estos casos), juegan el rol principal como importadores del fruto seco.

Luego se perfila como interesante y con inclinación al crecimiento, el mercado latinoamericano, y en tercer lugar, Estados Unidos.

“Uno emergente es Medio Oriente, con países como Turquía, Emiratos Árabes, etc. Pero son un poco más gourmet, buscan formatos más elegantes. Aquí quizá hayan aún más oportunidades de negocios para nuestros productores”, acotó Carmona.

Y para continuar abriendo mercados, ProChile se ha unido a la cruzada de los productores de uva con una serie de misiones al extranjero, que tienen como objetivo presentar el producto en ferias europeas, puntualmente en Paris y España. Aquí, el foco es darle el valor agregado al producto chileno, que por lo demás tiene muy buenas cualidades, como ser producida en una zona de sequía, con buen sol. La idea es darle una connotación y denominación de origen más elaborado, y aumentar la masa de importadores.

 

PRODUCTORES INTERESADOS EN EL PROYECTO

Hay que destacar que hay varios productores de uva que ya han iniciado acciones tendientes a la producción de uva a partir de los parrones flame, que por calibres bajos u otros factores, han perdido terreno en los mercados internacionales, dejando de comercializarse a buenos precios.

En este sentido, Alex Salas, agricultor de la comuna de Monte Patria, confirmó a diario El Día que los precios de flame en el extranjero ya no eran competitivos, y que de hecho desde el año pasado comenzaron a hacer inversiones para generar uvas de buena calidad. “El año pasado compramos una máquina de procesadora de pasas, que deja el producto listo para ser exportable. Y este año comenzaremos con la producción de lleno”, aseguró.

Según Salas, es un rubro interesante ya que los costos de exportación de pasas con más bajos, debido a tener un manejo más liviano, entre otras cosas. “De todas maneras nos interesa mantener una buena calidad en este sentido, para lograr también mejores precios”, dijo, y agregó que la ayuda que está entregando el nodo de Corfo es esencial en este cambio.62-01

LOS DETALLES DE LA MIGRACIÓN A LA PASA: CÁLCULOS Y CONSEJOS

Para reconvertir un parrón de uva flame a pasa, se recomienda tener una producción menor a 3.500 cajas por hectárea, explican desde la SAN. “Si eres exportador y estás con más de 3.500 cajas por hectárea, quédate para la exportación, porque va a ser más rentable que producir pasa”, reveló Carmona. Y es que no es llegar y producir pasas: hay ciertas recomendaciones. Otra razón para quedarse en exportación es que se debe tener un gran volumen de fruta tamaño L, ese el calibre que aún se está demandando en el extranjero. Si el productor tiene uvas más pequeñas, puede evaluar migrar a la pasa.

En este sentido y a groso modo, desde la SAN comentan que para producir pasas, se debe tener en cuenta que la proporción es de 4 a 1. Es decir, si un parrón de flame da 50 mil kilos en fresco por hectárea, esto dividirá por cuatro en la producción de pasas, para quedar con 12.500 kilos del fruto seco. “Si un productor pequeño no quiere exportar y la vende en el campo, que es lo más simple, puede vender el kilo $850. Estamos hablando de lograr $10.625.000 por hectárea. Pero hay que quitarle el costo, y según nuestro asesor, son US$ 7 mil por hectárea, es decir en torno a los $4,4 millones”, calculan desde el gremio.

Así, se podría tener una ganancia de unos $6 millones. “Ganar eso versus cero, que es lo que han venido logrando los últimos años algunos productores, obviamente es mejor”, precisa Carmona, quien comentó que el negocio es rentable siempre y cuando se sigan las instrucciones para parrón de pasa.

LA CIFRA

$850 a $900 el kilo pagan los compradores en Chile a productores de pasas.  

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X