Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Los asistentes pudieron presenciar y aprender de las técnicas de tres cocineros que trabajaron con diferentes algas, para crear platos innovadores aprovechando los recursos naturales de la región de Coquimbo

El Centro Cultural Palace de Coquimbo fue el punto de encuentro para el “Taller de cocina con algas en vivo”, iniciativa de la Universidad Católica del Norte, que con apoyo de Corfo busca potenciar el consumo y comercialización de productos de origen algal en la Región de Coquimbo.

Gustavo Dubó, director regional de Corfo (S) explicó que esta actividad se da en el marco de dos líneas de trabajo en las que “por un lado le estamos dando mayor valor agregado a nuestros productos del mar y por otro podemos impulsar a la región para que se transforme en un polo turístico de destino gastronómico, con productos identitarios e innovadores”.

En estos esfuerzos se encuentran trabajando en un programa para el desarrollo de cocina patrimonial y de autor, en base a algas y productos marinos de la región de Coquimbo, con el objetivo de difundir y transferir técnicas a restaurantes, que permitan innovar la oferta gastronómica a través de algas y otros productos marinos de la región.

Además de un nodo de comercialización de productos de origen algal como alimento funcional, destinado a incrementar en las empresas beneficiarias la comercialización de estos productos, considerando sus propiedades curativas y preventivas de diferentes enfermedades. Ambos proyectos con una inversión que supera los $59 millones y los $46 millones de pesos respectivamente.

Fernando Madariaga, destacado chef regional a cargo del taller explicó que, si bien en Chile se consumen algas desde hace mucho tiempo, predomina una sola variedad que es el cochayuyo, por esto “estamos tratando de introducir algas como el huiro, la chicoria de mar, la lechuga de mar, el ulte y además el cochayuyo, o sea que tenemos cinco tipos de algas que están en la retina y en la memoria de la mayoría de la gente”, señaló.

En este marco, indicó, se encuentran además encuentran trabajando en mejorar “conexión del recolector con el productor, en este caso con el dueño del restaurante, para que los puedan abastecer y tener materia prima para desarrollar las recetas que ya hemos hecho en los talleres”.

Lorna Muñoz es otra de los chefs que estuvo presente en la actividad, ella tiene un restaurante en Castro y fue invitada debido a la tradición de consumo de estos productos en Chiloé.

“en la isla tenemos tradición de consumo de algas, si bien tradicionalmente en Chiloé la cantidad de algas son más bien acotadas, también hay un impulso desde los cocineros y desde los científicos a incentivar al consumo de más variedades de algas”.

Por esta razón valoró la iniciativa, recalcando que “es rescatable que la universidad haya tomado este tema y que lo desarrolle desde el punto de vista productivo hacia el área turística y gastronómica”.

“Eso en general no es muy común porque si bien los cocineros estamos empezando a mirar de nuevo a las algas con otros ojos, desde la academia no existen las instancias como las que se están dando ahora”, añadió.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X