Crédito fotografía: 
LCG
El investigador señala que la instalación del observatorio en la Segunda Región ha significado un antes y un después en observación astronómica.

El pasado jueves, el astrónomo español del observatorio  ALMA, Miguel Sánchez, participó del “conversatorio con ALMA: Explorando nuestros orígenes cósmicos”, en el marco de las actividades de las vacaciones de invierno de la Biblioteca Regional Gabriela Mistral.

Durante el conversatorio, Sánchez buscó difundir la visión del observatorio,  contar cómo se ha implementado técnicamente, la importancia de su ubicación en el corazón de los Andes chilenos  y mostrar algunas de las maravillas que se está descubriendo, como él mismo explicó.

El Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) fue inaugurado en marzo de 2013 y es un proyecto multinacional entre el Observatorio Europeo Austral (ESO), la Fundación Nacional de Ciencia de Estados Unidos (NSF) y los Institutos Nacionales de Ciencias Naturales de Japón (NINS) en cooperación con Chile. Para Sánchez, el observatorio representa un antes y un después en cuanto a observación astronómica.

-¿Cuál es la importancia de ALMA para la astronomía chilena y del mundo?

“ALMA es un fenómeno astronómico mundial y es un ejemplo claro de lo que llamamos ciencia transformacional. Es algo que no supone un pasito más respecto a otros observatorios o un poquito más grande. Es algo que abre una puerta completamente nueva y desconocida. Es un ojo nuevo”.

-¿En qué sentido?

“La cuestión es que nosotros multiplicamos por factor 100 la resolución de cualquier otro instrumento que haya ahora. En observatorios interferométricos, el observatorio más parecido a ALMA tiene 6 antenas de 15 metros;  nosotros tenemos, en nuestro arreglo principal, 50 antenas. El factor de sensibilidad es enorme.  En cuanto a resolución, es más larga que cualquier línea base que tengamos. Los observatorios competidores de ALMA tienen líneas de base, las más largas, del orden de menos de un kilómetro, nosotros estamos en 16 kilómetros con nuestra resolución. Vemos cosas que no ve nadie más, entonces, no tenemos competidor”.

Sánchez agrega que es el  proyecto astronómico más ambicioso en tierra. “En cuanto a la tecnología que se ha puesto, en cuanto a la implicación de muchos países porque es un proyecto multinacional muy complejo,  es un proyecto enormemente desafiante tecnológicamente y  que se trabaja en condiciones muy duras, pues  se ubica a cinco mil metros de altura. Los astrónomos trabajamos a los tres mil metros,  pero hay ingenieros que suben a diario en esas condiciones, es un reto importante”.

-¿Y en cuanto a investigación?

“Es ciencia transformacional, es abrir una puerta donde no existía anteriormente. Es un universo nuevo. Estamos siendo capaces de ver cosas que no tienen parangón, somos capaces de resolver ver la formación de los sistemas planetarios, podemos demostrar las teorías, habíamos teorizado mucho sobre cómo se formaban los sistemas planetarios, cómo los planetas en formación despejaban sus órbitas, pero ahora lo vemos. Vemos fenómenos.Mi campo de trabajo es más la cosmología, las galaxias tempranas,  y ALMA está proporcionando información valiosísima sobre cómo se formaron las primeras galaxias,  cómo evolucionaron las primeras estrellas, realmente hay un antes y un después”.

CHILE EN LA ASTRONOMÍA

En cuanto a observación por parte de astrónomos chilenos, Sánchez explica que la cantidad y calidad de propuestas que llegan desde nuestros astrónomos  es muy buena  y desmitifica que la observación chilena vaya a rezago.

“Quizás fuera cierto hace años, pero la cosa ha cambiado. La astronomía chilena ha crecido mucho y se ha vuelto muy competitiva. De alguna manera es algo parecido a lo que pasó hace algunos años en España. No teníamos vocación o no teníamos una base de conocimiento grande de astronomía. Teníamos muy pocos astrónomos y la astronomía era prácticamente inexistente  tal como la conocemos aquí, pero teníamos muy buenos cielos. Entonces  países europeos del norte que tienen mucha tradición en astronomía,  y son muy fuertes técnicamente, comenzaron a instalar sus telescopios en el suelo español y eso fue una semilla que fue fomentando el crecimiento de la astronomía en España y ahora somos una potencia más o menos importante”, señala.

“Yo creo que acá está pasando más o menos lo mismo. Tardas un poquito, entre que se instalan los telescopios, empieza a haber una tradición y creo que ya es diferente y se ve en la cantidad de propuestas chilenas y la calidad que tienen, muy buenas. Yo creo que la astronomía chilena está alcanzando un buen nivel”, dice.

"Sigue siendo algo fascinante"

El eclipse solar que tendrá lugar el 2 de julio del próximo año se ha convertido en todo un fenómeno.  El astrónomo señala que dado que la zona de máxima visibilidad se dará en la región, resultará para nuestra zona un fenómeno interesante.Si bien explica que ya no es necesario un eclipse para estudiar fenómenos como la corona solar dada la actual instrumentación, “sigue siendo algo fascinante, es sobrecogedor ver cómo se hará de noche”.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X