Crédito fotografía: 
Pexels
Años de esfuerzo pueden terminar en nada, si no se registra oportunamente una marca. Esto porque un tercero puede hacerlo por ti y echar por tierra todo lo construido.

Emprender es siempre una alternativa para quienes desean independizarse o buscar dar en el clavo a la hora de aventurarse con un nuevo negocio. Eso sí, muchos de aquellos que buscan lanzar un nuevo negocio cometen un error clave: no registrar su marca. Esto es fundamental, pues hacer este trámite es indispensable para proteger el nombre en que se invertirá dinero, energía y tiempo.

Con todo, registrar una marca debiese ser lo primero que hay que hacer. Esto le permite a un potencial cliente reconocer el producto o servicio que se ofrece y no confundirse con la competencia.

A su vez, quienes usen un nombre igual o incluso similar a uno que ya está registrado pueden ser sancionados con altas multas. En contraparte, los afectados por este delito pueden tomar acciones judiciales. “Estar bien informados podría ayudar a tomar a tiempo la mejor decisión, ya sea proteger una marca

registrándola o cambiarla antes de seguir invirtiendo en un bien que puede ya pertenecer a otra persona”, comenta Alejandra Pimentel, Directora de Simplemarcas.cl, startup chilena de búsqueda de disponibilidad de marcas registradas.

 

Estos son algunos tips básicos que tienes que saber respecto a este trámite:

 

  • Existen distintos tipos de marcas. Estas pueden ser “figurativas”, es decir, que se distinguen por imágenes, figuras o símbolos. A su vez, están las “denominativas”, las cuales se constituyen a través de escritura, sin incorporar diseño o imágenes.

Asimismo, existen las mixtas. Estas comprenden tanto símbolos, dibujos, imágenes como letras. Y, finalmente, las sonoras, compuestas de sonidos o música. El costo del trámite asciende a las 3 Unidades Tributarias Mensuales (UTM) por concepto de tasas o derechos. Eso sí, la legislación nacional establece que además se debe pagar la publicación en el Diario Oficial una vez que sea realizada.

 

  • Existe una serie de restricciones para el registro de marcas. La más importante de ellas es la imposibilidad de que un nombre sea descriptivo de los productos o servicios que se ofrecen.
  • El registro de marca tiene una duración de 10 años, este puede ser renovado mientras sigue vigente o después de 30 días de expirado el plazo.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X