Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro
Los dueños de estos locales en La Serena lamentaron los anuncios de la autoridad, en el entendido de que afectan directamente su sustento. Cabe recordar que desde este lunes sólo podrán vender alcohol las grandes cadenas de hipermercados y negocios que tengan giro de venta de productos considerados esenciales, como los mini markets.

En el marco de las nuevas restricciones anunciadas por el Gobierno este jueves producto del imparable aumento de contagios por coronavirus, a partir de este lunes 5 de abril, las tradicionales botillerías de todo el país no podrán abrir sus puertas al público.

La decisión, criticada desde el comercio y desde ese rubro en particular, se fundamenta en las limitaciones que desde el Ejecutivo se hicieron al concepto de “bien esencial”, el cual, bajo las nuevas restricciones, contempla a aquellos “bienes y servicios imprescindibles” que son ocupados por la gente al interior de su vivienda, y que incluyen, entre otros, productos, alimentos, medicamentos, artículos de aseo y de higiene personal, así como elementos para teletrabajo y funcionamiento del hogar. 

El problema es que, si bien se podrá continuar con la venta de bebidas alcohólicas, ésta sólo se podrá hacer en aquellos negocios que tengan giros de venta de abarrotes, como los mini markets y los supermercados. Por el contrario, aquellos locales que tengan un giro exclusivo de venta de alcoholes –como las botillerías- no podrán hacerlo. 

Esta decisión, como ya se mencionó, molestó a los botilleros nacionales y locales y, por ello, las reacciones no se hicieron esperar. 

Así por ejemplo, el presidente de la Cámara de Comercio de La Serena, Patricio Araya, manifestó que esto acarrea una clara competencia desleal en contra de los pequeños locales de venta de alcohol. 

“Ellos no podrán vender, por ejemplo, cervezas, pero el supermercado si lo podrá hacer. Entonces eso va en completa desventaja de los botilleros. Esa es una medida negativa que la autoridad debiera evaluar para que haya igualdad de condiciones entre todos”, manifestó el dirigente del gremio.

ÚNICO SUSTENTO



Por supuesto que a las palabras de preocupación expresadas por el presidente de la Cámara de Comercio local, se sumaron también las voces de los directamente afectados quienes ven en esto, un directo perjuicio a su sobrevivencia en medio de la actual crisis sanitaria, más cuando en su mayor parte, estos negocios son de carácter familiar. 

Sebastián Torres, de la Botillería Sepiel, considera que si bien, ante el aumento de los contagios por coronavirus, se deben extremar las medidas preventivas, esto les genera un problema de fondo que debiera ser abordado por las autoridades: “la gente necesita trabajar, y si no se trabaja no se gana dinero, y nosotros no vivimos del aire. Así que, o nos morimos del virus o nos morimos de hambre”, señala. 

Este locatario agrega que si no hay ingresos, es toda la familia la que al final sufre, pues no hay forma de pagar los compromisos adquiridos ni de sobrevivir como negocio. “Y la verdad, el Gobierno no hace mucho para ayudar que digamos”, critica. 

Por su parte, Maritza Vásquez, dueña de la Botillería Las Urracas, calificó el anuncio de las autoridades como “ingrato e injusto”. 

Con una opinión semejante a la de su par anterior, esta pequeña empresaria señaló que como botillera “vivo de esto. Yo soy divorciada, entonces este es mi sustento para vivir yo y mis hijas. Además, este local lo arriendo, y debo pagar ese arriendo cada mes, más el pago de impuestos”. 

A esta situación, dice, hay que agregarle además las consecuencias negativas que les han conllevado los cambios de horario del toque de queda, generando una caída significativa en sus ventas. 

“A las 20 horas tenemos que tener los locales cerrados. Eso nos bajó muchísimo las ventas. Antes, el horario de cierre era a las 22 horas, porque la venta de alcohol se concentra a esas horas. Sin embargo los supermercados siguen ateniendo con un horario más extendido”, señala.

FALTA DE INFORMACIÓN



Durante la jornada de ayer, la subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, fue nuevamente consultada por el tema de las botillerías. 

En entrevista con Chilevisión Noticias, la autoridad indicó que “lo que nosotros hemos establecido es un bloqueo al giro sólo de botillería, no al almacén de barrio donde también se puede vender alcohol o a otro tipo de comercio donde se venda alcohol. En el caso particular de los que son sólo botillerías, en este plazo no va a estar permitido. Son dos semanas. Las botillerías podrán abrir siempre y cuando también tengan abarrotes, que es lo que pasa en la mayoría de ellas”.

Sin embargo, respecto a esta última aseveración, Maritza Vásquez negó que eso fuese así. 

“La mayoría de los botilleros no somos mini markets. Discrepo con ella. No sé si lo dice porque no tiene la información acabada al respecto o por otra razón, pero la mayoría de los botilleros no somos mini markets”, señala.

Por último, esta pequeña empresaria lamentó la “información poco clara” que hay aún al respecto, apuntando a las diferentes declaraciones que, según ella, han expresado las autoridades sobre las nuevas restricciones sanitarias, en general. 

“La información que hay es dudosa. Por ejemplo, en un canal de televisión se señaló que si se vendía agua, se podía abrir y atender público. Y resulta que todas las botillerías vendemos agua. Entonces nos queda una información bastante difusa”, criticó. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X