• Pese a la pandemia, la región posee una de las tasas más altas de proyectos inmobiliarios nuevos de departamentos y casas.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
A través de una plataforma web de gestión comercial, denominada MobySuite, se busca avanzar en la digitalización del rubro, permitiendo que el potencial comprador o arrendatario pueda –a distancia- recorrer todo el proceso de adquisición de una propiedad hasta la entrega efectiva del inmueble, herramienta que por lo demás, ya está disponible para acceder a la oferta inmobiliaria de la Región de Coquimbo.

La industria inmobiliaria ha sido uno de los sectores más afectados por la crisis sanitaria generada por el coronavirus. 

Las cifras de hecho, no mienten, pues en lo que va del año, la venta de inmuebles a nivel nacional, ha caído en un 60% respecto a igual periodo del año pasado. 

Eso sí, desde la industria se destaca que el valor de las viviendas no se ha visto modificado en lo fundamental, por lo que la posibilidad de acceder a la oferta existente aún es posible. Sin embargo, las restricciones impuestas por la pandemia han impedido que las personas puedan acudir a las salas de venta, impidiendo así, llevar a cabo un proceso “físico” de compra y entrega de los inmuebles. 

Ante tal escenario, una serie de iniciativas digitales han surgido durante estos meses de pandemia para apoyar e impulsar la digitalización del control y de la gestión inmobiliaria, y apoyar así, la reactivación económica del sector. 

Software inteligente  

Una de esas iniciativas digitales es MobySuite, sistema informático que, aunque nació en 2013, durante esta pandemia su uso ha aumentado, pues recorre todo el proceso de compra de una propiedad desde el primer contacto del potencial propietario, hasta la entrega efectiva del inmueble, con una serie de módulos diseñados para facilitar la atención a clientes (de forma presencial y remota), presentación de proyectos, proceso de reserva-promesa y escritura; además de la gestión de pagos, cobranza y la gestión de documentos.

A eso se agrega, la constitución de un sistema para desarrollar la postventa, de manera de poder coordinar la entrega de los inmuebles, levantamiento de observaciones, atención de requerimientos y control de las garantías y plazos. Todo, de manera digital y motivada por la realidad impuesta por el coronavirus. 

La idea es que las empresas del sector puedan contar con respaldo de todas las informaciones que manejan, rapidez para poder atender los requerimientos de  clientes, automatización respecto a documentos que se deben considerar para el proceso y disminuir la tasa y tipo de errores que antes podían ocurrir bajo un servicio análogo o poco dinámico.

“Creamos esta plataforma para poder ayudar a digitalizar una de las industrias menos tecnológicas del país y del planeta”, indica Dante Opazo, CEO de MobySuite. 

Pandemia y digitalización

Sobre la actual coyuntura marcada por el Covid-19, Opazo explica que, en medio de una realidad donde la industria inmobiliaria “ha sido fuertemente afectada por la pandemia y estallido social, lo que repercutió directamente en la decisión de compra de las personas”, de todas formas, es posible a su juicio, mantener una mirada positiva, “ya que (la pandemia)  le está dando la oportunidad a las inmobiliarias de transformarse digitalmente y mutar hacia procesos que los acerquen a sus clientes y mejorar su experiencia de compra”.

En ese sentido, la Región de Coquimbo se perfila como un lugar de gran interés para quienes buscan comprar alguna vivienda gracias a sus condiciones naturales y sus atractivos turísticos.

En ese sentido explica Opazo, “los precios de las viviendas se mantienen estables considerando que la región posee una de las tasas más altas de proyectos inmobiliarios nuevos de departamentos y casas. Esto proyecta que la región en los próximos años mantendrá su auge inmobiliario y apuntará a ser una región líder de la industria”. 

Justamente, sobre el tipo de inmueble más cotizados por las personas, destacan las preferencias por viviendas con dos dormitorios y un baño, seguido por inmuebles de tres dormitorios y un baño, y de tres dormitorios y dos baños. “Entendiendo que las nuevas generaciones jóvenes postergan la decisión de casarse o tener hijos, la industria inmobiliaria notó cierta tendencias de preferencias en espacios y comodidad”, comentó Dante Opazo.  

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día