• En la foto, el edificio donde operaba antiguamente el casino de Coquimbo, en Peñuelas con Avenida Costanera.
  • En 2007, Enjoy tomó la decisión de remodelar el recinto completo, período en el que el recinto de juegos operó en el centro de Coquimbo.
  • La fachada del edificio nuevo hace unos 10 años, ad portas de ser entregado para operar.
  • Roberto Mimica, gerente general Enjoy Coquimbo.
  • Así se ve hoy, la fachada del casino de Coquimbo, edificio que ha puesto en valor la costanera de la ciudad.
Crédito fotografía: 
Fotos 1, 2 y 3: Archivo El Día. Foto 4: Janina Guerrero. Foto 5: Andrea Cantillanes
Enjoy ha ostentado la concesión del casino municipal de la región por 23 años, historia que en los próximos meses podría cambiar radicalmente de la mano de Sun Dreams, grupo de capitales chilenos y sudafricanos que ha arremetido con un agresivo plan de expansión en búsqueda de la licitación de cinco casinos del país.

Reconocido internacionalmente como el mejor recinto turístico de la región —con el único hotel 5 estrellas de la zona—, el casino municipal de Coquimbo, administrado actualmente por Enjoy, es uno de los grandes anfitriones de la cuarta región, tanto para turistas nacionales y extranjeros de todo el mundo, como para atajar el creciente turismo de negocios. Es de hecho, el único espacio comercial en la ciudad puerto que cuenta con la infraestructura turística necesaria para albergar artistas internacionales como Luis Fonsi o Jesse y Tirzah Huerta (de Jesse Joy), hasta congresos internacionales como IMPAC4, que reunió a más de mil personas en el mismo lugar por más de cinco días en el mes de septiembre recién pasado.

El mérito del éxito que ha traído la infraestructura de uno de los tres casinos con más ingresos de Chile es de Enjoy.

82 AÑOS DE HISTORIA

La historia se remonta a 1935 año en el que comenzó a operar un casino de juegos administrado por Rotary Club de La Serena y Coquimbo. Sin embargo, en 1976 se autorizó a la Municipalidad de Coquimbo instalar un casino de juegos en la misma ubicación de Peñuelas, y mientras se construía el complejo, operó por más de cuatro años en la actual Casa de la Cultura y Turismo, en el sector céntrico de Coquimbo y a mediados de la década de los 80, se ubicó definitivamente en Peñuelas, donde hoy opera.

Recién en 1994 se adjudica la concesión Enjoy, gracias a un acuerdo con Campos del Norte S.A., sociedad propietaria de los terrenos. Pero no fue hasta 2007 que la compañía ligada a la familia Martínez, hace una inversión importante para concretar el proyecto como se le conoce hoy, donde además de mejorar la sala de juegos, se logró levantar el Hotel de la Bahía y una propuesta de entretenimiento que hasta ese entonces no se había visto en la región.

Desde esa época a la fecha el paisaje ha cambiado rotundamente. Hoy en los alrededores se pueden ver modernos edificios de altura, además de recintos de entretención como restaurantes y pubs que también han aprovechado el potencial de estar de frente a la costa.

Así lo reconoce también el gerente general de Enjoy Coquimbo, Roberto Mimica, quien sostiene que al ver las imágenes del pasado es bien impresionante el cambio que se aprecia del lugar. “La transformación del Casino de Coquimbo a lo que conocemos hoy generó un nuevo paisaje sobre la costanera, con un imponente y moderno edificio. Creo que su emplazamiento ha contribuido también a la integración de las comunas de Coquimbo y La Serena”, puntualiza el ejecutivo.

A la construcción del hotel se agregó además la inauguración en el 2008 de un centro de convenciones de 2.256 metros cuadrados, el que a juicio de Mimica también ha sido un aporte para el desarrollo de diversas actividades durante el año.

LO QUE SE VIENE: UNA NUEVA CONCESIÓN

Durante estos años la cadena nacional ha seguido realizando nuevas inversiones para potenciar el atractivo del recinto. De hecho, durante el 2016 se inauguraron dos grandes obras. La primera de ellas, a principios de año, fue Ovo Beach, una infraestructura que se emplaza en el sector costero y que ha tenido bastante éxito, sobre todo durante la temporada estival. Inversiones que se han hecho con la confianza de que la compañía seguiría ostentando la concesión. Sin embargo, el grupo paralizó las inversiones con miras al nuevo proceso de administración.

Cabe destacar que la actual concesión tenía vigencia hasta el 31 de diciembre de 2017, pero un recurso de protección interpuesto por Enjoy y otras cadenas para definir aspectos legales de la próxima licitación, llevó a la Superintendencia de Casinos de Juego a aplazar este trámite, que hace un mes resolvió que la renovación de la concesión municipal debía ponerse en marcha.

Así, el 4 de octubre recién pasado la superintendencia de Casinos de Juego realizó la audiencia de presentación de ofertas técnicas y económicas para la comuna de Coquimbo, donde se dio a conocer que Sun Dreams y Enjoy entraron a la competencia directa por su administración para los próximos 15 años, a través de las sociedades Casino de Juegos Coquimbo S.A. y Casino de la Bahía S.A. respectivamente.

Tras hacer su oferta, el CEO de Enjoy, Gerardo Cood, señaló que “el casino de Coquimbo es nuestra plaza ícono en términos de rentabilidad y estamos conscientes del crecimiento en la cuarta región, que además nosotros mismos hemos tratado de fomentar”.

LOS INVERSIONISTAS DETRÁS DE SUN DREAMS: EL GRUPO QUE COMPITE CON ENJOY

Con la presentación de la oferta, Sun Dreams continúa con un agresivo plan de expansión en Chile que afecta directamente a Enjoy, pues entró a competir por las plazas más icónicas que hasta ahora, administra la firma ligada a Martínez. Y es que el grupo de capitales chilenos y sudamericanos está pujando por las licencias de Coquimbo, Viña del Mar, Puerto Varas, Pucón e Iquique.

¿Quiénes son los inversionistas detrás de Sun Dreams? Primeramente, se trata de la cadena de casinos más grande de Latinoamérica, con un total de 15 propiedades distribuidas en cuatro países y cerca de siete mil máquinas de azar y 300 mesas de juego. A partir de 2016 se fusionaron en Latinoamérica las operaciones de Dreams —de capitales chilenos y ligado a la familia Fisher— con la compañía sudafricana más importante de la industria de juegos y entretenimiento a nivel mundial, Sun International, que opera destacados hoteles cinco estrellas, como el reconocido complejo turístico Sun City, además de otros resorts de lujo y grandes casinos.

Con ello, aseguran desde la empresa, se generan ventajas competitivas provenientes de la experiencia en el desarrollo de casinos, hoteles y resorts, junto con la confianza de operar en mercados emergentes como Latinoamérica. “Actualmente, nuestras operaciones en Latinoamérica incluyen Dreams de Iquique, Temuco, Valdivia, Puerto Varas, Coyhaique, Punta Arenas y Sun Monticello en San Francisco de Mostazal. A esto se suman Sun Down Town y  Ocean Sun, ambos de Panamá, además del Nao Casino en Cartagena de Indias, Colombia; y de cuatro casinos en Lima, Perú”, expresa Jaime Wilhelm, CEO de Sun Dreams.

El foco de la empresa en esta nueva arremetida operacional, agregan desde Sun Dreams, es el desarrollo del mundo del entretenimiento, sumando calidad y estándares de funcionamiento e infraestructura únicos y de primer nivel.

Respecto al atractivo que representa Coquimbo para el conglomerado internacional, aseguran que “la región es un referente importante para la industria del turismo, que valoraría una oferta integral de entretención y de primer nivel como la nuestra”, agrega Wilhelm.

De adjudicarse esta licitación, Coquimbo se sumaría además a la reciente firma de acuerdos de Sun Dreams con Thunderbird Resorts Inc, para la adquisición del Casino Fiesta en Lima, y otras tres operaciones en Lima, Tacna y Cuzco. La operación incluye la adquisición de la totalidad de las acciones de las sociedades operadoras de las salas de juego, la compra del inmueble donde opera el casino Fiesta en Lima y la transferencia de las autorizaciones municipales y ministeriales necesarias para la operación de las mismas. “Estos cuatro nuevos casinos se suman a nuestras operaciones en Colombia y Panamá y nos posicionan como un importante actor de la industria de casinos a nivel Latinoamericano”, explica el presidente ejecutivo de la firma.

UN CASINO MUNICIPAL: LAS CONDICIONES DE COQUIMBO

Al ser un casino municipal, el administrador de Coquimbo debe atenerse a las condiciones especiales para el otorgamiento de permisos de operación este tipo de recintos.

Aquí, cada municipio puede solicitar condiciones especiales, dependiendo de lo que estimen necesario, y en el caso de Coquimbo, entre ellas se encuentra una oferta económica mínima garantizada de 150.000 UF anuales y contar con un centro de eventos con capacidad mínima para 2.000 personas. Asimismo, se señala que las postulaciones que incluyan inmuebles ya existentes, serán consideradas en el factor inversión, al valor de su avalúo fiscal, y el postulante podrá demostrar hasta 80% de la inversión mínima con las obras existentes de casino o hotel.

Por último, la municipalidad exige que el porcentaje de trabajadores que se desempeñan para el actual concesionario y que continuarán prestando servicios, sea al menos del 80%.

Al respecto, el alcalde de Coquimbo, Marcelo Pereira, afirma que en la actualidad, y luego de un  cambio a la concesión municipal  en la administración del ex alcalde Pedro Velásquez, se redujeron los ingresos de 32,5% al 20% de las utilidades del concesionario. “En términos de cifras, los recursos bordean $5.000.000.000 al año. Esa suma representa aproximadamente un 12 % de los ingresos del municipio”, revela Pereira.62-02R 

RECURSOS DEL CASINO VAN EN AYUDA DE LA COMUNIDAD, SEGÚN MUNICIPIO

Por otra parte, las nuevas reglas para el concesionario que se adjudique el permiso de operación del casino de juego de la comuna de Coquimbo, significan que los competidores por la nueva concesión debieron ofertar un monto mínimo garantizado, no menor a 150.000 UF. Esto en recursos equivale aproximadamente a $4.000 millones, a lo cual se debe agregar el 10% de los ingresos brutos, previo a la deducción del IVA y de los pagos previsionales respectivos. “Estimamos que esta suma equivaldría, considerando los ingresos históricos, a $2.500 millones. Así, prevemos que los ingresos  del casino de juegos de Coquimbo, como resultado de esta licitación no podrían ser inferiores a $6.500 millones al año, siendo esta suma bastante conservadora en la proyección histórica. Como municipio esperamos que sea superior a esa suma y que alcance los $7.500 millones al año; para el desarrollo de iniciativas en favor de nuestra comunidad”, calcula el edil.

En cuanto al destino de los fondos, Pereira asegura que las sumas de dinero van principalmente a la concreción de una serie de iniciativas, y en ayuda directa de la comunidad. Con todo, no quiso profundizar en el detalle de ellas.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X