• Si bien, durante este lunes, al menos en La Serena, el comercio no alcanzó a notar si existió o no una disminución en la afluencia de público, se espera que en el los próximos días este escenario pueda cambiar drásticamente.
Crédito fotografía: 
LAUTARO CARMONA
Afectados por el estallido social, los comerciantes locales se preparan ahora para lo que ya vaticinan, como un importante descenso en la compras por parte de los consumidores debido a la expansión del coronavirus. Si bien, acatan y reconocen como necesarias las acciones que hoy las autoridades sanitarias están llevando adelante, esperan que se dicten una serie de medidas que puedan paliar en parte, esta difícil situación.

156 infectados hasta la tarde de este lunes, y Chile ya pasó a la fase 4 del coronavirus.

Esto último quiere decir que en el país se ha perdido la trazabilidad de los contagiados, pues se desconoce si los infectados por el COVID-19 contrajeron la enfermedad durante un viaje al extranjero o por el contrario, lo adquirieron ente personas que no han sido  al  virus  bajo estas condiciones.

Esta delicada situación, llevó al gobierno a ejecutar una serie de medidas preventivas y de control que incluyen entre otras, la suspensión inmediata de las clases en jardines infantiles y establecimientos educacionales públicos y privados, la suspensión de eventos masivos, y el cierre de las fronteras para el tránsito de personas extranjeras, pero no para la entrada y salida de carga.

Pero ante las recomendaciones de las autoridades para que la gente evite las grandes aglomeraciones y se mantenga en sus hogares para no seguir elevando la curva de contagio, uno de los damnificados será sin duda, la economía.

El sector más expuesto

Ya lo reconocía esta mañana el propio ministro del ramo, Lucas Palacios, quien a través de su cuenta de Twitter aseguraba que “el efecto del virus en la economía chilena será transitorio pero profundo. Personas tendrán que quedarse en casa para cuidarse, lo que enfría al comercio, servicios y recreación. Hay efectos en exportaciones por disminución de demanda, y en importaciones por aumento del precio del dólar”.

En medio de esta realidad, nuevamente aparece el sector Comercio como el eslabón más expuesto de la cadena de la matriz económica, ante los avatares generados por la expansión del coronavirus.

Y es que en efecto, tal como lo anunciaba el ministro Lucas Palacios, la eventual disminución de gente en las calles dejará en mal pie a este sector de la economía – formado en su mayoría por micro, pequeños y medianos empresarios – quienes además, aún no se han recuperado de los graves efectos del estallido social.

“La verdad es que ahora estamos con un signo de interrogación, en la medida que el comercio en cuestión tengan menos interacción con su público, indudablemente va a haber una baja ostensible en las ventas”, comentó al respecto, el presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de Coquimbo, Fernando Guzmán.

Si bien, los comerciantes reconocen que las medidas que ha puesto en acción el gobierno son necesarias para combatir al coronavirus, de todas maneras, no deja de haber incertidumbre por lo que pueda pasar de aquí a las próximas semanas.

“Evidentemente va a haber una disminución de las ventas, eso está claro. Lamentablemente por esta pandemia no va  a haber mucho público”, señaló por su parte el presidente de la Cámara de Comercio de La Serena, Patricio Araya.

En ese sentido, la mayor preocupación de los comerciantes es que, ante una segura caída de sus ventas, se vean en la imposibilidad de cumplir con sus compromisos financieros y legales, lo que empeoraría aún más la delicada situación financiera que arrastran desde el estallido social.

“Estaríamos sin posibilidades de cumplir con nuestros compromisos si es que la afluencia de público disminuye en las calles producto de que se está recomendando que la gente se quede en sus casas. Eso sería bastante dañino con el comercio”, señala Fernando Guzmán.

“Está el bien superior de la gente y eso es algo muy entendible, pero a la vez también, nosotros no somos personas que reciben un cheque a fin de mes con seguridad. Nosotros estamos creando nuestra economía para poder cumplir con nuestros compromisos. Por lo tanto, a mayor cantidad de locales cerrados o con menos movimiento, evidentemente tendremos problemas”, agrega el dirigente gremial coquimbano.

Medidas

Debido a esta situación, los comerciantes locales esperan reunirse prontamente con las autoridades para ver que se puede hacer al respecto. A modo de propuestas, aparecen planteamientos como la postergación del pago de impuestos por ejemplo, que permitan de alguna manera, alivianar la pesada carga que se les viene a los comerciantes.

En ese sentido, Patricio Araya, presidente de la Cámara de Comercio de La Serena, aseguró que “mañana (hoy) tendremos una reunión de directorio de la cámara, justamente para ver este tema, y todas las medidas que las autoridades nacionales, regionales y comunales, están tomando”.

De todas maneras, el principal líder gremial del comercio serenense considera que si bien, se va a dar con toda seguridad, una baja en las ventas, el flujo de compradores no va a desaparecer, pues la gente se va a haber obligada a adaptar sus costumbres al momento de consumir.

“El flujo de gente va a disminuir en las calles, creemos que sí, dado los llamados de la autoridad. Pero también la gente va a salir a hacer sus compras aunque ya no como antes. Por ejemplo, si necesitan algún producto van a ir a comprar eso que necesita y luego regresarán inmediatamente a sus casas, sin cotizar o vitrinear”, señaló Araya.

“Evidentemente, todas las personas tienen necesidades que satisfacer como comprar algunas cosas para su abastecimiento normal y parea su uso también. Entonces obviamente estaremos abiertos con nuestros locales para atenderlos a ellos”, agregó Araya.

En tanto, desde el gobierno, mientras el ministro Lucas Palacios señalaba que ya se ha “tomado contacto con gremios y actores fundamentales de diversas industrias, para generar protocolos de acción necesarios ante eventuales problemas futuros”, a nivel regional, la intendenta Lucia Pinto, señaló que “sin duda” se van a tener que tomar medidas para contener una posible afectación en la economía.

“En este minuto estamos preocupados de que la ciudadanía tome conciencia, tome todas las medidas que sean necesarias para evitar algún tipo de contagio y para evitar la propagación y poder mantener lo que tenemos (…) Obviamente vamos a tener que reunirnos con el comercio mayor para tratar de evitar el mayor impacto posible que efectivamente, vamos a tener debido a esta situación”, comentó.

Se espera que en estos próximos días, la autoridad económica de a conocer algunas batería de medidas para ir en auxilio del sector, ante el progresivo deterioro del panorama económico.

Al menos, el Banco Central ya lo hizo, pues este lunes, durante la sesión especial de Política Monetaria, el Consejo del instituto emisor acordó reducir la tasa de interés de política monetaria en 75 puntos base, hasta un histórico 1%, entre otras medidas.

 

Llamado a la flexibilización

Ante la expansión del coronavirus en nuestro país, también se ha monitoreado su impacto en el mundo laboral, en donde se ha hecho un llamado tanto a empleadores como a trabajadores, para acordar formas de trabajo diferentes se diera el caso, como el teletrabajo o trabajo a distancia, evitando así, salir del hogar.

“Hemos estado haciendo un fuerte llamado a la flexibilización”, señaló al respecto, el seremi del Trabajo, Matías Villalobos, quien recordó que hace unos días atrás que “la Dirección del Trabajo sacó un dictamen que refuerza lo mismo que dice el Código del Trabajo y la Ley 16.744 sobre Accidentes y Enfermedades Profesionales, la cual señala que los empleadores deben velar eficazmente por el resguardo de la salud y la seguridad de sus trabajadores. Por lo tanto, deben extremar las medidas de higiene y de cuidado, para que evitemos propagación o casos de contagio dentro del contexto laboral”, señaló la autoridad.

En tanto, sobre las dudas que se han manifestado durante estos días sobre quien paga una eventual licencia médica en caso de contagio y posterior cuarentena, el seremi señaló que la Superintendencia de Seguridad Social ofició a cada uno de los organismos administradores de la Ley 16.744 que habría que determinar en qué casos eventualmente se produce un contagio.

“Si por ejemplo, una persona que realiza un viaje de placer al extranjero, y vuelve contagiado con el COVID-19, en ese caso sería tomado como enfermedad común. Por lo tanto esa licencia médica - porque tiene derecho a licencia médica-, va a ser pagada, ya sea de acuerdo a Fonasa o Isapre o según donde esté afiliado. Ahora, si la enfermedad la contrae en un contexto laboral, es ahí donde la mutualidad o el Instituto de Seguridad Laboral va a tener que determinar si el contagio efectivamente es laboral, y le va a tener que entregar todas las prestaciones de dicho organismo administrador”, explicó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital